capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

BUZÓN


Va de siglas:

Recordando una contribución ya «antigua», la de Joaquín Calvo Sobre siglas y acrónimos, aparecida en PUNTOYCOMA n° 5 (febrero del 92) y que suscribo al 90%, me gustaría precisar lo siguiente:

Las excepciones que en dicha colaboración se admiten a la grafía en versales de las siglas no me parecen afortunadas. En efecto, se consideran admisibles grafías como «Cepal» (Comisión Económica para América Latina), por el hecho de incorporar una palabra accesoria («para»), «Unesco» y «Unicef», por estar lexicalizadas por el uso. Ahora bien, en todos esos casos se trata de organismos del sistema de las Naciones Unidas, cuyas publicaciones oficiales emplean sistemáticamente la grafía con mayúsculas, por lo que parece 1ógico atenerse a dicho uso oficial (entre paréntesis, diga lo que diga la prensa española, UNICEF es masculino: Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia).

Un caso en que sí puede hablarse de lexicalización por el uso es el de PYME. ¿Por qué no escribir, pues, «pyme», igual que escribimos «ecu», y santas pascuas? (Nunca mejor dicho: diciembre de 1992). Esa grafía nos libraría de todo remordimiento a la hora de pluralizar. ¿O no? No. PYME, al margen de la conveniencia o inconveniencia de la caja baja, no es pluralizable... por la sencilla razón de que no es singularizable, antes es, per se, un plural: ¿qué sentido tiene, si no, hablar de una empresa que es, a la vez, pequeña y mediana? Así que dejémoslo en «las PYME» y que la patronal se las componga.

Miguel Candel

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal