capítulo siguientePágina principal

CABOS SUELTOS


Del hierro ferroso/férrico a los metales férreos

El hierro, el elemento más utilizado en la metalurgia y el sexto más abundante en el universo, presenta dos valencias, es decir, dos estados de oxidación: + 2 y + 3.

Aunque la nomenclatura química actual utiliza otro tipo de terminología [ahora hablamos simplemente de hierro (II) y hierro (III)], algunos recordamos que en la escuela nos habían enseñado dos sufijos distintos para indicar esos estados de oxidación: el ion Fe++ se denominaba ferroso y, el ion Fe+++, férrico. El DRAE conserva esa nomenclatura:

ferroso, sa. (De ferro- y -oso). adj. Quím. Se dice de las combinaciones de hierro bivalente.

férrico, ca. (Del lat. ferrum, hierro). adj. Quím. Se dice de las combinaciones de hierro trivalente.

Lógicamente, las demás lenguas europeas también seguían esa terminología clásica: así, tenemos Ferro-/Ferri- en alemán; ferrous/ferric en inglés, y ferreux/ferrique en francés.

Ahora bien, si lo que queremos indicar no es la distinción entre Fe++ y Fe+++, sino entre los compuestos o aleaciones que contienen hierro y los que no, puede aparecer un problema si el término utilizado para indicar simplemente la presencia de hierro, independientemente de su valencia, coincide con uno de los anteriores. No es el caso del alemán, que se sirve del término Eisenmetall, pero sí del inglés y del francés, que también utilizan ferrous metal y métal ferreux con este otro significado.

Curiosamente, la Convención Europea para la Construcción Metálica propone que la versión española de ferrous metal sea… ¡metal férrico! Y eso no me parece correcto, sobre todo porque en español sí existe otra palabra a la que puede recurrirse perfectamente:

férreo, a. (Del lat. ferrĕus). adj. De hierro o que tiene sus propiedades.

Y este es el término que hemos utilizado en las últimas ediciones de la Nomenclatura Combinada (NC), la Clasificación de Productos por Actividades (CPA) y la nomenclatura de actividades económicas (NACE) y que, por tanto, debería prevalecer siempre en este caso.

Es decir: ferrous (en oposición a ferric) debe traducirse por ferroso (en oposición a férrico), pero ferrous metals (en oposición a non-ferrous metals) debe traducirse por metales férreos (en oposición a metales no férreos).

Miquel Vidal
Comisión Europea
miguel.vidal-millan@ec.europa.eu

capítulo siguientePágina principal