capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

RESEÑAS


l-aċċent: el boletín de los traductores malteses

En diciembre del 2009 vio la luz el primer número de l-aċċent, el boletín lingüístico del departamento maltés de la Dirección General de Traducción de la Comisión Europea. Inspirado en buena parte por la sencillez, seriedad y hospitalidad de puntoycoma, se trata de la primera publicación periódica que trata de modo específico el uso profesional de la lengua maltesa. El nacimiento de l-aċċent constituye un hito importante para el departamento maltés, a finales de un año marcado por nuevas iniciativas auxiliares de la traducción (entre las cuales destacan el establecimiento de una estructura sólida para la gestión terminológica y la presentación de la primera versión del libro de estilo del departamento). Más que nada, l-aċċent abre las ventanas de par en par hacia la discusión y colaboración no solo con los traductores malteses de otras instituciones de la Unión, sino también con el público general de Malta, sean lingüistas del mundo académico, traductores del sector privado, estudiantes o simplemente amantes de la lengua. En un contexto social donde las publicaciones sobre la lengua maltesa se asocian aún muy estrechamente con lo literario, lo cultural y a menudo también lo romántico, l‑aċċent constituye un hito también para el maltés mismo, ofreciendo un espacio en el que tratar, con seriedad pero con cordialidad, cuestiones relativas a la traducción, el buen uso de la lengua, la terminología, el uso del maltés en la informática y otros temas afines.

La recepción positiva de l-aċċent, tanto dentro como fuera de las fronteras de Luxemburgo, puede medirse por el segundo número que acaba de aparecer (marzo 2010): el número de páginas se ha duplicado de ocho a dieciséis, y ya se han incluido contribuciones de colegas de otras instituciones y de lingüistas radicados en Malta. Coeditada por Antoine Cassar, Sandro Mangion y Louise Vella, y maquetada por la mano experta de Chris Galea, l-aċċent tiene la vocación de seguir creciendo y de convertirse en un punto de referencia principal para la discusión sobre el uso profesional de la lengua maltesa. Su atractivo no reside solo en el texto y en lo textual: cada número lleva una viñeta de Ramon Corrado, así como un crucigrama «críptico» —concepto de reciente aparición en la prensa maltesa— en el que las pistas se basan más en el análisis lógico de palabras, juegos de letras y adivinanzas que en simples sinónimos.

Antoine Cassar
Comisión Europea
antoine.cassar@ec.europa.eu

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal