capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

En la sección «Cabos sueltos» se publican notas breves en que se exponen argumentos o se facilitan datos para solucionar problemas concretos de traducción o terminología. El carácter normativo o meramente orientador de las soluciones aportadas se desprende de la categoría de las fuentes. PUNTOYCOMA

NEOLÓGICAMENTE


Sobre cloud computing y algunos términos relacionados

La industria informática ha puesto a punto ordenadores que, con una mínima capacidad de almacenamiento y no demasiada sofisticación, ofrecen prestaciones muy avanzadas, gracias a que la mayoría de recursos y contenidos necesarios para obtener ese nivel de prestaciones no se encuentran en el ordenador, sino en internet. Este nuevo paradigma ha sido bautizado en inglés con el gráfico nombre de cloud computing, que se ha traducido al español como computación [o informática] en la nube. La prensa especializada decía hace tan solo un año:

El término es tan nuevo que no existe, de momento, una definición ampliamente aceptada, aunque sí que existe consenso sobre las características que deberá contener la definición: las aplicaciones cloud computing están orientadas al servicio, el proveedor mantiene una única aplicación a la que concurrentemente acceden los usuarios, pueden estar integradas en Internet o ejecutarse en el escritorio, los datos de los usuarios se almacenan en la nube1.

El término se ha extendido ya de tal manera que «en la nube» (no «en las nubes») podría considerarse una expresión casi sinónima de «en la red», pero la «computación en la nube» —según nos advierten los iniciados— se relaciona específicamente con términos como: utility computing (basada en la idea de prestación o suministro de un servicio en el que, como en el caso de la electricidad o el gas, se paga en función del consumo); software as a service, o SaaS, (alquiler de programas según las necesidades precisas de los usuarios); grid computing (computación distribuida o servicios informáticos proporcionados por redes interconectadas) y autonomic computing (que no tiene que ver con nuestras regiones y nacionalidades, sino con una cierta capacidad de autogestión, por decirlo de alguna manera, de la «cacharrería» y «mentalería» informáticas). Aprovecho el parentesco entre la «computación en la nube» y estos términos para defender la conveniencia de buscar traducciones unívocas también para ellos. Aquí van algunas propuestas, abiertas a discusión pública, para intentar evitar el uso de los préstamos ingleses en español:

  • autonomic computing: «computación autónoma» y no, claro está, «computación autonómica» (término que aparece miles de veces en la web y que resulta inservible en España por razones obvias);

  • grid computing: «informática reticular» (término acuñado por IBM2), «computación distribuida»;

  • SaaS: «servicio de software (?)» (la traducción literal «software como servicio» no parece muy afortunada);

  • utility computing: «[servicios de] distribución informática».

En el terreno puramente conceptual hemos de hacernos eco de las advertencias de los expertos sobre el carácter genérico y algo borroso de esta nube, que convendrá precisar más en contextos especializados:

We use the term Private Cloud to refer to internal datacenters of a business or other organization that are not made available to the public. Thus, Cloud Computing is the sum of SaaS and Utility Computing, but does not normally include Private Clouds. We’ll generally use Cloud Computing, replacing it with one of the other terms only when clarity demands it3.

¿Acabaremos también nosotros hablando de nubes privadas y nubes públicas?

Hay que señalar que, en la traducción de cloud computing al español, gana terreno en España el término «computación» frente a «informática» (titular de El País del 14 de enero de este año: «Microsoft y HP crean una sociedad para ofrecer computación en la nube»). Se produce así una cierta convergencia del español de España con el español americano.

Una última observación, sin salir de las nubes: son escasos y anecdóticos los ejemplos de uso de una posible construcción con adjetivo: «computación [o informática] nubosa»; quizás porque nos hace pensar más en la forma o aspecto que en la (metafórica) ubicación. A estas alturas, con «la nube» bien implantada en el uso de los especialistas y en los medios, no serviría de nada lanzarse a metáforas más imaginativas, que podrían quizás haber dado cierto juego (¿«computación etérea»?). Convendría fijar la expresión en español entre las posibles variantes por combinación de preposiciones y artículo: en nube, en la nube, en las nubes, a la nube, por nubes, que de todas ellas se encuentran ejemplos en la red. «En la nube» es, desde luego, la más usual y quizás la menos equívoca.

Como conclusión, mi opinión de lego en la materia es que no parece haber alternativa a esta «computación en la nube». Se agradecerán los comentarios y propuestas de los especialistas, tanto sobre la traducción de cloud computing como de los términos relacionados.

LUIS GONZÁLEZ
C
omisión Europea

luis.gonzalez@ec.europa.eu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

Revista Novática, nº 197, enero-febrero 2009, año XXXIV, p. 70, http://novatica.ati.es/2009/197/Nv197-Referencias.pdf.

2 Véase la descripción del material didáctico para descarga Introducción a Grid Computing (Spanish): «[…] ofrecer una visión general de los sistemas de informática reticular y los estándares principales» en https://www.ibm.com/developerworks/university/openexchange/browse.html.
3 «Above the Clouds: A Berkeley View of Cloud Computing», http://www.eecs.berkeley.edu/Pubs/TechRpts/2009/EECS-2009-28.pdf.

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal