capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

BUZÓN


Otra propuesta para stovepipe

Vuestro artículo1 sobre la traducción del término inglés stovepipe concluye proponiendo compartimentos estancos en español. El artículo reconoce no obstante que «compartimento» pierde la idea de flujo, importante por ejemplo para procesos estadísticos.

Quería transmitiros que esta limitación es realmente importante en algunos contextos. En mi caso, trabajando en Eurostat (la Oficina Estadística de la Comisión Europea), a raíz de la llegada del nuevo Director General estamos inmersos en un proceso de revisión de nuestro modo de trabajar (en inglés re-engineering). El término en boca de todos es stovepipe model, que el Director General usó para describir la situación presente (y a mejorar): cada proceso de producción de estadísticas, por ejemplo una encuesta, funciona como una stovepipe, una chimenea por la que pasa el humo pero sin contacto con las otras chimeneas, en nuestro caso otras encuestas o proyectos similares. Nuestro Director General argumenta que la falta de sinergias entre procesos estadísticos redunda en ineficiencias que se podrían evitar con un modelo más armonioso. Como se puede ver, en nuestro caso stovepipe conlleva una dimensión fundamentalmente dinámica, de procesos de producción y asociada a flujos, que se pierde cuando el término se traduce como «compartimento». Me pregunto si en algunos casos se podría utilizar la noción de conductos paralelos más que «compartimentos estancos», que da mejor idea del concepto de flujo. Se pierde la posibilidad de asociar un verbo, porque donde existe «compartimentar» no se puede decir «conductear», aunque sí canalizar.

Por cierto, dado que stovepipe está en boca de todos en Eurostat, muchos compañeros se han preguntado cómo traducirlo en sus propios idiomas. La gran mayoría ha renunciado o se ha resignado a una traducción imperfecta.

 

Arturo de la Fuente Nuño
Eurostat
Arturo.De-La-Fuente@ec.europa.eu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 «Stovepipe: por ahí van los tiros», de Victoria Carande y Alberto Rivas (véase  puntoycoma 114).

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal