capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

NEOLÓGICAMENTE


Elogio de un neologismo: «electrolinera»

En estos tiempos de mutación tecnológica en las energías, se está apostando fuerte por los vehículos eléctricos. Estos vehículos ya no funcionan con gasolina, sino con un motor eléctrico, con baterías que hay que recargar. En algunos casos se recargan en los garajes de las casas, pero hay que prever también las estaciones de servicio para mantener en marcha estos vehículos en las carreteras. Y aquí surge la hermosa palabra electrolinera, cruce entre electricidad y gasolinera. Una electrolinera sería, según Wikipedia, un poste de recarga rápida (unos quince minutos, en lugar de seis o siete horas) para vehículos eléctricos1. En esta misma enciclopedia en línea, en otro artículo, se habla de «estación de carga (eléctrica)», que, además de ser un calco del inglés, no tiene la belleza fonética de «electrolinera».

En este tipo de composición, que es muy corriente en inglés, lengua en que se denomina blending (no parece haber una buena traducción de este término en español, podría ser «cruce» o «fusión»), y que ha dejado palabras como brunch, motel, stagflation o smog, la palabra compuesta se forma a partir de dos elementos, el primero de los cuales pierde la parte final y el segundo la parte inicial. Este tipo de composición es muy poco corriente en español. Tenemos ejemplos como estanflación y motel, tomados directamente del inglés, y cantautor, ofimática o frontenis, genuinamente españoles, pero en los que el segundo elemento no pierde la parte inicial2.

El poder de significación y evocación de electrolinera es verdaderamente prodigioso: además de «gasolinera para coches eléctricos», el segundo elemento «-linera», que procede en principio de «gasolinera», evoca además una línea, la continuidad del suministro en carretera y el cable eléctrico. Aunque no fuera esa la intención de nadie, el resultado es sencillamente fantástico. Me gustaría saber quién acuñó el neologismo, para pedirle ideas cuando los traductores nos quedemos bloqueados ante un intraducible nombre inglés de una innovación técnica o científica.

Además, no es un calco ni del inglés (charging station, electric recharging point) ni del francés (point/station de recharge / de rechargement). La única lástima es que, aunque el neologismo existe, las electrolineras de verdad no existen aún. Yo les deseo un feliz nacimiento y una larga vida a lo largo de nuestras carreteras.

 

 

Myriam Fernández de Heredia
Consejo de la Unión Europea
maria.fernandezheredia@consilium.europa.eu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 http://es.wikipedia.org/wiki/Veh%C3%ADculo_el%C3%A9ctrico
2 Véase Álvarez de Miranda, Pedro: Acrónimos, acronimia: revisión de un concepto, http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12937622007074869643624/p0000001.htm

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal