capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

RESEÑAS


III Encuentro Universitario de Traducción e Interpretación Profesional

Como cada año, a principios de mayo, el Departamento de Lenguas Aplicadas de la Universidad Antonio de Nebrija celebra el Encuentro Universitario de Traducción e Interpretación Profesional (EUTIP) en un marco privilegiado, su campus de La Berzosa en Hoyo de Manzanares (Madrid).

Estos encuentros, organizados por los alumnos de cuarto curso de Traducción e Interpretación con la dirección y supervisión de varios profesores, tienen dos propósitos: difundir algunos de los aspectos del mundo actual de la traducción y la interpretación, contando con la participación y colaboración de profesionales del sector, e intercambiar puntos de vista sobre el futuro y las salidas profesionales de los estudios universitarios de traducción e interpretación.

Presentaron el evento Pilar Alcover, directora de Desarrollo Universitario Internacional, Marta Baralo, directora del Departamento de Lenguas Aplicadas, y el autor de estas líneas, profesor de Traducción Económica y Jurídica y coordinador del encuentro. En esta tercera edición, bajo el lema general de «El traductor novel en la encrucijada», se abordaron algunos de los horizontes ofrecidos a los futuros licenciados.

La primera conferencia, que trató de la función y utilidad de las asociaciones para los traductores e intérpretes, estuvo a cargo de Margaret Clark, presidenta de la Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes (ASETRAD). Además de servir de punto de encuentro entre profesionales y de bolsa de trabajo, ASETRAD ofrece servicios de asesoramiento administrativo, jurídico y formativo. La ponente también destacó que se traducían más libros al castellano que al chino y que la crisis económica parecía no haber afectado al mundo editorial.

Ana María Monterde, profesora de traducción de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, habló de cómo crear una base de datos terminológicos y, tras enseñar varios ejemplos de bases disponibles gratuitamente en internet, presentó un sistema propio generador de bases de datos terminológicos (GeneSis) que se encuentra a disposición del público en su página web. En su ponencia se hizo evidente que el mercado requiere cada vez más terminólogos.

Para finalizar la mañana, María Francisca Casado, experta en Relaciones Internacionales y profesora de Traducción de la Universidad de Comillas y de la Universidad Europea de Madrid, nos llevó de viaje al Lejano Oriente para hablarnos de la importancia de esos nuevos mercados emergentes en la economía mundial y, por consiguiente, del gran interés que representa para el traductor el aprendizaje de las lenguas asiáticas y el conocimiento de su cultura.

Por la tarde, Aída González del Álamo, profesora de Interpretación de Conferencias de la Universidad Antonio de Nebrija, animó a los alumnos a lanzarse al mundo de la interpretación, ya que la sociedad necesita cada vez más de estos mediadores. Además, España cuenta con una formación universitaria en este campo de reconocido prestigio internacional. Aunque el grado de exigencia impuesto a un intérprete es cada vez mayor, gracias al proceso de aprendizaje permanente se consigue estar a la altura de lo requerido.

Gustavo Rodríguez, directivo de la empresa comercializadora del sistema de traducción asistida TRADOS (SDL), habló sobre la gran importancia comercial que han adquirido las herramientas informáticas en el mundo de la traducción técnica. Asimismo, presentó como primicia el nuevo programa que en breve saldrá al mercado y que combina los sistemas de traducción asistida TRADOS y SDLX.

Tradicionalmente, la última conferencia del encuentro la imparte un alumno del último curso de Traducción e Interpretación. Este año la responsable fue María Arce, que planteó un asunto de gran interés para los alumnos a punto de finalizar sus estudios: ¿y ahora qué hacemos? Para ello, presentó detalladamente las distintas opciones formativas de posgrado disponibles en el mercado internacional, así como los mecanismos de acceso al puesto de traductor en diversos organismos internacionales.

En resumen, a los recién licenciados les quedó claro que ya no existen fronteras laborales en un mundo tan globalizado, que conviene aprender lenguas menos convencionales como las asiáticas y que deben seguir formándose en busca del perfeccionamiento de sus habilidades en un mercado cada vez más competitivo.

Juan José Isar
Universidad Antonio de Nebrija
jisar@arrakis.es

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal