capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

COLABORACIONES


La importancia de la comunicación no verbal en la interpretación simultánea

Introducción

Los conceptos de traducción e interpretación, así como sus técnicas y modalidades, aluden a una serie de complejos procesos cognitivos, comunicativos y lingüísticos, que tienen lugar dentro de un contexto social determinado. Las dificultades fundamentales que se dan en estos derivan de un modo de procesar la información que define estas actividades: la mediación entre dos sistemas lingüísticos, conceptuales y culturales muy diferentes entre sí. Sin embargo, si bien es cierto que la traducción y la interpretación encuentran un origen común de acuerdo con sus aspectos lingüísticos y comunicativos, pues ambas actividades intelectuales y profesionales poseen como finalidad la intermediación, conviene destacar las diferencias que existen entre ellas.

Numerosos autores han insistido en el medio, oral o escrito, que sirve de canal de transmisión. Seleskovitch, por citar tan solo a uno de ellos, afirma que la interpretación oral y la traducción escrita son dos formas de expresión diferentes pero, puesto que la finalidad de ambas es transmitir el contenido de los mensajes, la teorización también se podrá aplicar a ambas, si bien teniendo siempre en cuenta las diferencias que las separan, que se deben, fundamentalmente, a las modalidades de expresión de cada una de ellas.

Por otra parte, otras investigaciones han ido incorporando los avances de las ciencias cognitivas al estudio de cuestiones relacionadas con los procesos mentales de la mediación lingüística y cultural, junto con algunas de las técnicas. Sergio Viaggio (1995: 33) afirma a este respecto:

[…] el proceso de la traducción y el de la interpretación simultánea difieren en aspectos fundamentales (tan fundamentales como los que diferencian al discurso escrito del oral, sin ir más lejos) y de que las exigencias de memoria y de atención propias de la interpretación simultánea la distinguen claramente de otras formas de mediación interlingüística […].

La interpretación no es tan solo una operación lingüística, ya que en el discurso oral forman parte del enunciado el paralenguaje (componente vocal de un discurso que informa sobre el estado de ánimo o las intenciones del hablante, como resonancia, volumen, etc.) y la kinesia (estudio del lenguaje corporal), que actúan como complementos para el canal lingüístico. La comunicación no verbal (CNV), de este modo, formará parte del lenguaje semiótico y, por tanto, el intérprete tendrá que considerarla como parte traducible del discurso. La AIIC señala en su Code for the Use of New Technologies que para una interpretación correcta son de gran importancia el campo visual del intérprete y la comunicación no verbal. Así, el intérprete ha de escuchar al emisor y observar los signos no verbales de su mensaje, al igual que las reacciones que provoca en el público receptor. Por otra parte, también ha de analizar un mensaje vivo y efímero ampliamente, es decir, tanto los mensajes explícitos como implícitos, junto con los rasgos culturales presentes en la LO. La AIIC tampoco obvia que el intérprete ha de establecer contacto visual con su audiencia, utilizando los gestos cuando sean apropiados.

1. Comunicación intérprete-emisor

El lenguaje corporal, así como otros aspectos de la comunicación no verbal, como el tono de la voz, la entonación o la cadencia, facilitan al intérprete una información muy valiosa que le permitirá anticipar algunos elementos del discurso y, así, facilitar su labor. Por otra parte, si la información semántica resulta ambigua o poco precisa en algún momento, esta puede ser respaldada mediante la información visual, de manera que los elementos kinéticos serán muy útiles para que el intérprete comprenda, y transmita, el sentido del enunciado.

2. Comunicación intérprete-receptor

Los intérpretes, puesto que oyen y hablan a la vez, no solo necesitan ver quién está emitiendo el discurso, sino también a quién. Asimismo, el lenguaje corporal de los asistentes también es de gran importancia para evaluar la recepción del mensaje en la LM. Siguiendo a Besson, Graf, Hartung, Krophäusser y Voissard (2004), el intérprete ha de considerar en la audiencia, entre otros, los siguientes elementos no verbales:

  • Entonación: el intérprete, en una situación ideal, ha de respetar la entonación del orador. No obstante, esto resulta bastante utópico, por lo que el intérprete, al no conocer a priori los enunciados completos, en ocasiones termina las frases con una entonación poco adecuada, cuestión que ha de tratar de solventar.

  • Tono de voz: el intérprete ha de mantener la actitud del orador en la LO, por ejemplo entusiasmo, persuasión, nerviosismo, etc.
  • Sonidos: risas, interjecciones, etc.
  • Postura y expresiones faciales: aunque no influyen directamente en la intención del mensaje, muestran la actitud del orador; no pueden transmitirse como tales, pero el intérprete sí puede reflejarlas mediante la entonación o el tono de voz.
  • Pausa: a pesar de que pueda tener efectos tanto positivos como negativos en el receptor, suele reflejar cuestiones similares a las que se muestran en la entonación o en la postura y expresiones.

3. Efectos de la comunicación no verbal del intérprete en el público receptor

El paralenguaje, como se ha visto anteriormente, es parte esencial del propio mensaje; por tanto, la entonación y los gestos están vinculados completamente a un discurso oral coherente. Así, si el intérprete transmite, por ejemplo, la entonación incorrecta (en el sentido de que no guarda relación con lo que dice el emisor realmente), él mismo se percatará de que no está diciendo lo que debería, hecho que supondrá la pérdida de inteligibilidad por parte del público receptor. El paralenguaje, por consiguiente, ayuda al intérprete en su producción verbal, por lo que un gesto facilitará la palabra concreta que, por cualquier motivo, pueda suponerle una mayor dificultad, y, a su vez, dota al discurso oral de una mayor naturalidad y fluidez.

Los intérpretes, como afirma Viaggio (1997: 292), han de saber «escuchar con los ojos y hablar con los gestos», por lo que han de incorporar el paralenguaje y la kinesia como parte esencial del mensaje, tan importantes como las palabras. Con estos se conseguirá una espontaneidad y naturalidad mayores, condiciones sin las cuales se perderá el interés por parte del público.

4. Los elementos culturales de la comunicación no verbal

Está comúnmente aceptado que los intérpretes, al igual que los traductores, han de ser, más que bilingües, biculturales. Por este motivo, y aunque la comunicación no verbal pueda ser espontánea y natural, siempre estará regida por unos patrones culturales determinados. Así, una buena interpretación de la comunicación no verbal del orador requiere una comprensión correcta de los modelos culturales que difieren entre el orador y el intérprete. Para la comprensión, y la posterior interpretación, adecuada de un enunciado y de los elementos no verbales que lo conforman resulta imprescindible que el intérprete conozca los códigos de la comunicación no verbal asociados a la cultura de la LO, que también le facilitarán la anticipación al desarrollo del discurso.

Conclusión

Actualmente la interpretación simultánea es una herramienta esencial en las conferencias y reuniones en las que se requiere una comunicación fluida, inmediata y natural entre distintas lenguas. Con todo, la labor del intérprete simultáneo no puede ceñirse a la traducción de un discurso oral de la LO a la LM de forma inmediata, sino que ha de incorporar la comunicación no verbal. Este es un elemento de vital importancia en la comunicación cotidiana, así como en el desarrollo de la labor profesional del intérprete, pues le ayudará a comprender y a anticipar el discurso pronunciado en LO.

Bibliografía

AA.VV. (2007) Los intérpretes del Parlamento Europeo: Babel funciona, Parlamento Europeo: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+IM-PRESS+20060403FCS06935+0+DOC+XML+V0//ES#title3.

Besson, Chantal / Daria Graf / Insa Hartung / Barbara Kropfhäusser / Séverine Voisard (2004) The Importance of Non-verbal Communication in Professional Interpretation: http://www.aiic.net/ViewPage.cfm?page_id=1662#1.

Collados Aís, Ángela / María Manuela Fernández Sánchez (coords.) (2001) Manual de interpretación bilateral, Granada, Editorial Comares, Colección Interlingua.

Poyatos, Fernando (1994) La comunicación no verbal I: Cultura, lenguaje y comunicación. Madrid, Istmo.

Seleskovitch, Danika (1984) «Traducir de la experiencia a los conceptos», 51-84 en Cuadernos de Traducción e Interpretación n° 4.

Viaggio, Sergio (1995) «The Praise of Sight Translation (and Squeezing the last Drop thereout of)», 33-42 en The Interpreter’s Newsletter 6.

Viaggio, Sergio (1997) «Kinesics and the Simultaneous Interpreter: The Advantages of Listening with one’s Eyes and Speaking with one’s Body», 283-294 en Nonverbal Communication and Translation, Amsterdam-Philadelphia, John Benjamins Publishing Co.

CRISTINA HUERTAS ABRIL / JOSÉ MARÍA CASTELLANO MARTÍNEZ
Universidad de Córdoba
l52huabc@uco.es / l52camaj@uco.es

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal