capítulo siguientePágina principal

En la sección «Cabos sueltos» se publican notas breves en que se exponen argumentos o se facilitan datos para solucionar problemas concretos de traducción o terminología. El carácter normativo o meramente orientador de las soluciones aportadas se desprende de la categoría de las fuentes. PUNTOYCOMA

CABOS SUELTOS


Energy poverty

En textos de la UE sobre energía se observa una alternancia de los términos «indigencia energética» y «pobreza energética» como traducción de energy poverty, pero fuera del ámbito comunitario la solución preferida por los expertos es, sin lugar a dudas, pobreza energética.

Rosa Sáez y Lucila Izquierdo, de la Unidad de Análisis de Sistemas Energéticos del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) del Ministerio de Ciencia e Innovación, tuvieron la amabilidad de recabar, en respuesta a nuestra consulta, la opinión de más de diez expertos de distintos ámbitos del sector energético español, así como de los responsables de la ONG española Energía sin Fronteras, especializada en la lucha contra la pobreza mediante la electrificación de zonas rurales aisladas y muy pobres de los países menos desarrollados. Ninguno de los consultados había oído nunca la expresión «indigencia energética» ni veía razón alguna que justificara su utilización en la jerga comunitaria.

La expresión «pobreza energética», sin ser tampoco muy frecuente, sí resultaba conocida a los especialistas consultados, aunque desde el CIEMAT se nos aclara que su significado es poco preciso, pudiendo referirse en función del contexto a:

-      escasez de recursos energéticos autóctonos (ej.: «España es un país energéticamente pobre»),

-      dificultad de los ciudadanos con pocos recursos para acceder a la energía,

-      dificultad de acceso a unos servicios energéticos modernos.

En este último caso, que es en opinión de los especialistas del CIEMAT a lo que parece referirse preferentemente el término inglés energy poverty, suele usarse más bien en español la expresión «acceso universal a la energía» (perspectiva positiva: objetivo que hay que alcanzar), en lugar de «lucha contra la pobreza energética» (perspectiva más negativa: carencia que hay que combatir); aunque el término «pobreza energética», leído en su contexto adecuado, sería perfectamente comprensible para los especialistas.

En cualquier caso, del uso que se hace en los textos especializados no se desprende ninguna necesidad de elevar el registro lingüístico, como aparentemente se pretende al emplear «indigencia» en lugar de «pobreza».

Luis González
Comisión Europea
Luis.Gonzalez@ec.europa.eu

capítulo siguientePágina principal