capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

En la sección «Cabos sueltos» se publican notas breves en que se exponen argumentos o se facilitan datos para solucionar problemas concretos de traducción o terminología. El carácter normativo o meramente orientador de las soluciones aportadas se desprende de la categoría de las fuentes. PUNTOYCOMA

CABOS SUELTOS


Nueva denominación: Dirección General de Salud y Consumidores

La denominada en los últimos años Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores (DG SANCO), de la Comisión Europea, tiene nuevo nombre en español: Dirección General de Salud y Consumidores. Este cambio ha coincidido con la modificación en todas las lenguas oficiales de la denominación de la Dirección General, que hasta el momento se llamaba en inglés Directorate-General for Health and Consumer Protection y en francés Direction générale de la santé et de la protection des consommateurs y ahora ha pasado a denominarse Directorate-General for Health and Consumers y Direction générale de la santé et des consommateurs,< respectivamente.

El cambio de los dos términos que figuran en la denominación española se debe a motivos de índole diversa. La sustitución de «sanidad» por «salud» obedece a una petición de la Dirección General, habida cuenta de que la Comisión Europea, a diferencia de los Gobiernos de los Estados miembros, carece de competencias relativas a la asistencia sanitaria, puesto que su cometido se centra en la salud pública. Los responsables de SANCO prefieren el término «salud» para el nombre de la Dirección General, mientras que en la denominación del Ministerio español y en la de las conseje-rías correspondientes de muchas de las comunidades autónomas (aunque no de todas) se utiliza «sanidad».

El debate de fondo, naturalmente, trasciende el ámbito de la Administración comunitaria. Al modo de otras lenguas internacionales, en las que hay un único término para la «salud» y la «sanidad» (health en inglés y santé en francés, por ejemplo), en muchos organismos de carácter nacional o supranacional se prescinde de la delimitación tradicional de los dos conceptos en español1, y el término «salud» va desplazando poco a poco a «sanidad». Es el uso que se observa, como se ha señalado, en determinadas comunidades autónomas españolas, que tienen una Consejería «de Salud» y no «de Sanidad»; ni que decir tiene que las competencias de las consejerías que emplean un término y las que utilizan el otro son básicamente las mismas. En los países de la América de habla española, «salud» predomina claramente sobre «sanidad», como se observa en los nombres de la mayoría de los servicios sanitarios.

Por otra parte, en este cambio de denominación de la Dirección General ha quedado consagrado el término «consumidores», una vez eliminada la referencia expresa a la «protección» de estos. Ello refleja la voluntad de subrayar que el consumidor es el centro de atención de la política comunitaria que se encarga de aplicar esa parte de la Dirección General. A pesar de que el organismo responsable de este ámbito en España se llama Instituto Nacional del Consumo y que el uso de marbetes distintos («consumo» y «consumidores») no parece responder a diferencia conceptual alguna, ha primado el deseo de la Dirección General de preservar un paralelismo formal en todas las lenguas (consumers-consommateurs-consumidores).

PUNTOYCOMA
dgt-puntoycoma@ec.europa.eu

 

 

 

 

 

 

1

Fernando Navarro, por ejemplo, señala en su Diccionario: «Recomiendo precaución con [la] traducción acrítica [de health] por 'salud', pues se trata de una palabra polisémica, cuya traducción depende del contexto: 1 Salud (referido a una persona) […]. 2 Sanidad (servicios destinados a preservar la salud), higiene, salubridad o, en función adjetiva, 'sanitario', 'higiénico', 'médico', 'preventivo' u 'hospitalario', según el contexto» (Fernando A. Navarro, Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina, Madrid, McGraw-Hill/Interamericana, 20052).

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal