capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

En la sección «Colaboraciones» se recogen opiniones y propuestas firmadas por lectores o por miembros de la Redacción cuando intervienen a título personal. La responsabilidad de los cabos sueltos firmados y de las colaboraciones incumbe a sus autores. PUNTOYCOMA

COLABORACIONES


Subprime: cuando las hipotecas huelen

La llamada crisis de las hipotecas, además de mostrar la fragilidad y el peligro de la economía especulativa, nos ha traído algunas enseñanzas terminológicas. La prensa española ha divulgado el pseudocalco «subprima» para denominar de manera no muy transparente las hipotecas de alto riesgo estadounidenses, llamadas allí subprime por oposición a las hipotecas prime, concedidas a clientes solventes o «de primera». En cuestión de días la crisis se agudizó y algunos medios empezaron a hablar de «terremoto (o tsunami) financiero» con epicentro en Florida y repercusiones en Europa y hasta en China. Fue generalizándose entonces la etiqueta «hipotecas basura».

Llama la atención el esfuerzo explicativo que han hecho algunos periódicos para no servirnos crudos estos anglicismos hipotecarios:

Las cascadas de foreclosures (juicios hipotecarios) en los que salen a subasta las propiedades por impagos de hipotecas se han disparado en el condado de Miami Dade (El País, 27.8.2007).1

Esta glosa nos aclara que la palabra que designa en inglés nuestra «ejecución de hipoteca» es la misma que se emplea para nombrar el juicio en el que esta se decide.

Seguro que todos los lectores de la prensa económica han reparado en el curioso avatar de la «hipoteca de alto riesgo», aseptizada primero en el forzado calco «subprima» y transformada finalmente en «hipoteca basura»2.

No nos hubiera sorprendido encontrar esta expresión en un registro informal o jergal, pero se ha acumulado tanta «basura» de golpe en las páginas salmón que parece reveladora de ciertos antagonismos terminológicos. ¿Qué banco se atrevería a promocionar un producto con semejante etiqueta: «Consiga rápidamente nuestra hipoteca basura…»? Y eso que la asociación, más o menos explícita, de la basura con la especulación financiera no es reciente: hace tiempo que existen los junk bonds, que ostentan indiscutiblemente esta devaluada e inequívoca calificación tanto en inglés como en español («bonos basura»), aunque quienes los comercializan prefieran hablar de high-yield bond. Las «hipotecas de alto riesgo» se han convertido en basura porque han dejado de ser rentables, como también lo han hecho las operaciones de titulización asociadas a las subprime, conocidas ahora genéricamente como «créditos basura». Parece que en inglés va extendiéndose la denominación junk mortgage porque el problema ha adquirido tales dimensiones que no puede ya esconderse tras eufemismos:

On a day when another mortgage lender, American Home Mortgage, teetered toward liquidation, Standard & Poor's said half the U.S. corporate bond market was officially speculative grade (Liz Moyer, «Junking The Bond Market», en Forbes.com).

Es decir, parece que la crisis ha hecho que la «basura», aunque intrínseca a este tipo de hipoteca, haya cambiado ligeramente de sitio: de indicar el riesgo de insolvencia de los hipotecados o, si se prefiere, su «pobre historial crediticio», ha pasado más bien a apuntar a la falta de escrúpulos de los hipotecadores y de los gestores de fondos que negocian con esas hipotecas. La prueba de que algunos se han sentido aludidos por esta crítica «moral» la tenemos en ciertas declaraciones de arrepentimiento de altos ejecutivos y gestores de fondos que han reconocido que la situación se ha producido por haber tirado demasiado de la cuerda.

Sea como fuere, la etiqueta «hipoteca basura» ha conquistado su lugar en el registro divulgativo e informal de la prensa y nadie negará que, aunque tengamos que prescindir de ella en un registro formal, es mucho más clara que la opaca «subprima»: en todo caso, mejor poner «hipoteca de alto riesgo», añadiendo quizás la primera vez subprime en cursiva y entre paréntesis, que introducir este neologismo innecesario.

Luis González
Comisión Europea
Luis.Gonzalez@ec.europa.eu

 

 

 

 

 

 

 

1 http://www.elpais.com/articulo/economia/sueno/americano/hecho/pesadilla/elpepuint/
20070827elpepieco_4/Tes
2 Entre muchas otras referencias, el sitio especializado El economista dedica un especial a las «hipotecas basura»: http://www.eleconomista.es/especiales/hipotecas-basura/

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal