capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

En la sección «Buzón» se recogen opiniones y propuestas firmadas por lectores o por miembros de la Redacción cuando intervienen a título personal. La responsabilidad de los cabos sueltos firmados, de las colaboraciones y de las cartas del buzón incumbe a sus autores. PUNTOYCOMA

BUZÓN


No seamos agresivos

Desde hace algunos años, el término aggressive ha cobrado protagonismo en el lenguaje oral y escrito de origen anglosajón. Nos encontramos con aggressive goals, aggressive sales representative, aggressive transaction y otras ideas similares.

En inglés, el adjetivo calificativo está correctamente empleado, ya que una de sus acepciones es «assertive, bold, and energic» (enérgico, audaz).

Pero al pasar al idioma español, nos encontramos con que en la mayoría de los casos se traduce literalmente sin que se analice lo que se está diciendo, y se termina desvirtuando el concepto.

Así, encontramos «metas agresivas», «vendedor agresivo», «transacción agresiva», etc., cuando en realidad el DRAE indica que agresivo tiene los siguientes significados: 1. Dicho de una persona o de un animal: Que tiende a la violencia; 2. Propenso a faltar al respeto, a ofender o a provocar a los demás y 3. Que implica provocación o ataque. Es decir, que este adjetivo poco tiene que ver con las metas, los vendedores y las transacciones.

Las opciones que ofrece nuestro idioma son varias y precisas, e ilustran más acabadamente lo que se pretende decir: «metas desafiantes», «vendedor brioso, pujante, resuelto», «transacción arriesgada».

Si utilizamos estos términos ganaremos en precisión a la vez que nos desprenderemos de una traducción literal.

Leticia Ana Martínez
Traductora pública - Buenos Aires
tradmartinez@speedy.com.ar

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal