capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

En la sección «Colaboraciones» se recogen opiniones y propuestas firmadas por lectores o por miembros de la Redacción cuando intervienen a título personal. La responsabilidad de los cabos sueltos firmados y de las colaboraciones incumbe a sus autores. PUNTOYCOMA

COLABORACIONES


Routing y bitstream service: reflexiones sobre dos términos del ámbito de las redes de comunicación

En respuesta a una consulta terminológica que le hizo el Departamento Español de la Dirección General de Traducción de la Comisión Europea, Andrés Garrido, ingeniero de Telecomunicación, envió por correo electrónico las siguientes precisiones sobre dos términos de telecomunicaciones. Agradecemos su autorización para poner a disposición de los lectores estos comentarios terminológicos, cuya finalidad inicial no era la publicación. El primero de ellos plantea un debate sobre un posible exceso de purismo («encaminar», «encaminamiento») frente a la solución más realista y directa, a juicio del autor, del préstamo («enrutar», «enrutamiento»). El segundo hace referencia a un término muy utilizado en el contexto de la regulación de las nuevas redes de telecomunicación: el servicio de acceso indirecto como servicio mayorista en las redes de acceso de banda ancha.

Routing

La utilización del término routing en español nos pone en una situación incómoda por nuestra tendencia al purismo lingüístico. En el argot español de los profesionales se dice sin complejos «enrutamiento, término que coexiste, claro está, con routing.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (uit) empezó a manejar este término (que hace referencia a la funcionalidad básica de las redes de telecomunicación por la que se establece el trayecto idóneo y permanente durante la comunicación entre el punto extremo que solicita la conexión y el punto extremo destino de la misma, permitiendo así el intercambio de información entre ambos) hace más de cincuenta años y en español se extendió entre la comunidad técnico-profesional el término «encaminamiento». Para los ingenieros estaba claro que una llamada telefónica se «encamina» por la red telefónica conmutada, con tal o cual criterio o por tal o cual «ruta».

El asunto se complica cuando aparecen los routers. Se trata de dispositivos con funcionalidades básicamente mucho más simples para reenviar/transmitir/encaminar la información (los paquetes en que se segmentan los mensajes) que las centrales de conmutación convencionales, pero que «aprenden» de forma autónoma y compartida con el mundo que les rodea (otros routers) acerca de la configuración de la red con la que interaccionan; son mecanismos nada complejos y, sin embargo, efectivos, rápidos y flexibles.

A partir de ahí empezamos a decir —en el mundo de los técnicos, de aquellos que manejan de forma cotidiana la tecnología ip (protocolo internet)— que un router «enruta»; en cambio, en la versión en español de las Recomendaciones de la uit se sigue utilizando el término «encaminar» («enrutar» no se ha generalizado, a pesar de que no es menos acertado; al contrario, estrictamente hablando quizás sería más acertado).

A mi juicio, cualquier ingeniero lector de textos en español de este ámbito de las telecomunicaciones (técnicos, regulatorios, económico-técnicos) se puede sentir al menos tan cómodo, si no más, con los términos «enrutar» y «enrutamiento», pues son los que utiliza a diario al hacer referencia a las redes ip. Creo que la uit podría aceptarlos y, una vez consensuados, utilizarlos de forma generalizada. Hay que tener en cuenta que nos encontramos en una fase intensa de normalización y definición de las ngn, las «Redes de Próxima Generación» (según la terminología utilizada en las Recomendaciones de la uit) o «Redes de Nueva Generación» (según la expresión quizás más generalizada en España), en cuyas Recomendaciones el término routing está apareciendo cientos de veces en gran cantidad de nuevas recomendaciones de la serie Y, es decir, la serie de Recomendaciones que específicamente desarrollan múltiples aspectos de dichas ngn, que utilizan el protocolo ip como sustrato de transporte básico, y en sus elementos conexos, como son los mencionados routers.

 Bitstream service

Respecto al servicio bitstream puede afirmarse que ningún técnico utiliza en español «flujo de bits» para referirse expresamente a este concepto entendido como servicio en las redes de acceso de banda ancha, pues aunque sería una equivalencia ajustada resulta demasiado genérica. En inglés se ha generalizado bitstream y, en consecuencia, bitstream service. Cuando se quiere explicar de forma minuciosa este término, debe entenderse como tal el servicio que establece un trayecto de transmisión de banda ancha entre el elemento de acceso al que está conectado el usuario origen (por ejemplo, un dslam o multiplexor de acceso de línea digital de abonado u otro nodo equivalente) y la interfaz de entrega del servicio, donde el operador de la red de acceso entrega el bitstream (ahí sí tiene sentido decir que se entrega un «flujo de bits») a otro operador que ha contratado y utiliza ese servicio al operador de acceso para atender al cliente origen. A todo ese proceso los ingenieros de habla inglesa, de manera desacomplejada, lo han llamado bitstream service. Vemos, pues, que el bitstream es, efectivamente, el «flujo de bits» que se entrega en la interfaz de intercambio del tráfico entre el operador-titular de la red de acceso que actúa como proveedor de servicio al por mayor y el operador alternativo que compra el servicio al primero. Sin embargo, en el contexto genérico de descripción o denominación del servicio no sería lo más acertado hablar de «servicio de flujo de bits», pues, de hecho, todos los servicios basados en redes digitales transportan flujos de bits.

Pues bien, se ha extendido entre los expertos de habla hispana el término «servicio de acceso indirecto» para bitstream service. Lo cierto es que «acceso indirecto» encierra una ambigüedad, pues regulatoriamente hablando los servicios de acceso indirecto existen de una forma más amplia y también los tenemos en el entorno de la red convencional (telefonía); así, la preasignación del tráfico telefónico es una forma de servicio de acceso indirecto. No obstante, el contexto de cada documento aleja absolutamente la ambigüedad, así que hablaremos de servicios de acceso indirecto cuando leamos bitstream service. Finalmente, cabe señalar que aunque existen servicios de acceso indirecto basados en redes ip (bitstream ip) y servicios de acceso indirecto basados en redes atm (bitstream atm), la tecnología situará cada vez más este término en el contexto de las redes ip.

Andrés Garrido
Telefónica
agarridom@telefonica.net

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal