capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

En la sección «Colaboraciones» se recogen opiniones y propuestas firmadas por lectores o por miembros de la Redacción cuando intervienen a título personal. La responsabilidad de los cabos sueltos firmados y de las colaboraciones incumbe a sus autores. PUNTOYCOMA

COLABORACIONES


Un uso peculiar del artículo indefinido

Me ha llamado la atención un uso del artículo indefinido que a mí me parece anómalo y que se encuentra con relativa frecuencia en nuestras traducciones. Para comentar este caso, conviene recordar brevemente los usos del artículo determinado e indeterminado en español. En primer lugar, su ausencia señala el máximo grado de indeterminación: compraremos libros, quiero naranjas. Un segundo grado de indeterminación viene marcado por el artículo indefinido. Este clasifica, establece una categoría: era un hombre, no una mujer1, pero no identifica. Denota que lo designado por el sustantivo es algo no conocido o no supuesto por el oyente (Te traigo un libro) o algo que es indiferente para el que habla (Dame un libro)2. Finalmente, el artículo definido sirve para indicar algo ya conocido. Dame la pluma denota que el oyente ya sabe de qué pluma se está hablando, en otras palabras, identifica la pluma; si no, diría Dame una pluma (es decir, una cualquiera). Aparte de este uso, el artículo definido también puede usarse en sentido genérico para referirse a todo un conjunto o categoría: el hombre es mortal.

Por otro lado, conviene tener en cuenta que normalmente se parte de la información conocida (el tema), que va en posición inicial dentro de la frase, para dar, a continuación, la información nueva (el rema), que se sitúa al final. Por tanto, si hay artículo en el tema normalmente es el definido puesto que se refiere a información conocida. Esto no quiere decir que no se pueda utilizar el artículo indeterminado en posición inicial, se hace cuando se tiene que partir forzosamente de una información desconocida, este es el caso de las definiciones: Un protón es un corpúsculo cargado de electricidad positiva, o cuando no se quiere identificar: Un anciano muere en Reus atropellado por un guardia urbano3. Fuera de estos casos, suena raro en español iniciar una frase con el artículo indefinido. No ocurre así en francés o en inglés, donde en el conflicto entre, por un lado, situar el sujeto al principio de la frase y el predicado a continuación, y, por otro lado, partir de la información conocida, con lo cual el sujeto, si fuera información desconocida, no se podría colocar al inicio, se resuelve situando el sujeto al principio. En otras palabras, en estas lenguas predomina el criterio sintáctico sobre el informativo.

Pues bien, en el español comunitario es relativamente frecuente encontrar frases como estas: «Une fiche bibliographique figure à la fin de l'ouvrage», traducida por «Una ficha bibliográfica figura al final de la obra»; o esta: «Un remboursement dépassant le montant fixé ci-dessus peut être accordé aux fonctionnaires affectés dans un pays situé hors du territoire des Communautés [...]», traducida por «Un reembolso que sobrepase el importe fijado más arriba podrá ser concedido a los funcionarios destinados en un país situado fuera del territorio de las Comunidades [...]»

En los tratados encontramos también ejemplos de esta peculiaridad, como estos:

Francés Inglés Español
Pour une première période de cinq ans..., une convention d'application... fixe... la procédure de la association entre les pays et territoires et la Communauté. For an initial period of five years..., the... procedure for the association of the countries and territories with the Community shall be determined by an implementing Convention...Un Convenio de aplicación anejo al presente Tratado determina... el procedimiento para la asociación de los países y territorios a la Comunidad... durante un primer período de cinco años...

Artículo 136, párrafo segundo, del Tratado cee)

 

Francés Inglés Español
Sans préjudice de l'article 207 du traité instituant la Communauté européenne, un comité politique et de sécurité suit la situation internationale dans les domaines relevant de la politique étrangère et de sécurité commune... Without prejudice to Article 207 of the Treaty establishing the European Community, a Political and Security Committee shall monitor the international situation in the areas covered by the common foreign and security policy...Sin perjuicio de las disposiciones del artículo 207 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, un
Comité Político y de Seguridad seguirá la situación internacional en los ámbitos concernientes a la política exterior y de seguridad común ...

(Título V, artículo 25, del Tratado de la Unión Europea)

 

En otros casos, por el contrario, se resuelve el problema siguiendo unas pautas más propias del español, como vemos en el caso siguiente:

Francés Inglés Español
Un comité de caractère consultatif, composé d'experts désignés par les gouvernements des Etats membres, est institué auprès de la Commission. An Advisory Committee consisting of experts designated by the Governments of the Member States shall be attached to the Commission.Se crea un Comité Consultivo adjunto a la Comisión, compuesto por expertos designados por los Gobiernos de los Estados miembros.

(Artículo 79 del Tratado ce)

 

Podríamos preguntarnos a qué se debe esta peculiar construcción. A mi entender, juega aquí un mecanismo habitual del español comunitario: la tendencia a la literalidad. En general, podría hablarse de una «ley de la literalidad» en el sentido de que tiende a imponerse siempre la traducción más literal, lo cual, dicho sea sin sarcasmo, no es necesariamente malo: por ese camino se puede llegar a soluciones excelentes o detestables. Es más, en el contexto en que nos movemos, incluso puede argumentarse que es preferible una traducción literal a una libre, ya que lo que se pretende, sobre todo, es mantener un paralelismo entre las lenguas y evitar las confusiones, y las posibles impugnaciones jurídicas, a las que podría dar lugar una traducción más creativa. Se explica así una cierta fascinación por el texto original, especialmente en textos de gran importancia política, en otros, de menor importancia, el traductor se siente más libre para resolver según su criterio. Ahora bien, creo que hay un límite a la literalidad. En ningún caso deberían infringirse convenciones, explícitas o implícitas, de la lengua. Si lo hacemos y expresamos los conceptos de una manera muy alejada de la habitual, contribuimos a dar al español comunitario un tono de jerga ritual que el ciudadano percibe como algo remoto y esotérico, cosa que, desde el punto de vista político, especialmente en el clima actual, no es deseable en modo alguno.

José Bouzas
DG Traducción, Comisión Europea
Jose.Bouzas@ec.europa.eu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Este sería el caso también del título de este artículo.
2 Véanse: S. Gili y Gaya (1964) Curso superior de sintaxis española, p. 242, Editorial Vox, Barcelona, y Manuel Seco (1989) Gramática esencial del español, p. 165, Espasa Calpe, Madrid.
3 En el artículo se cita luego a la víctima solo por sus iniciales.

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal