capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

 

RESEÑAS


Corcillum

Corcillum. Estudios de Traducción, Lingüística y Filología dedicados a Valentín García Yebra
(coord. Consuelo Gonzalo García y Pollux Hernúñez)
Editorial Arco/Libros, Madrid, 2006, 1078 páginas
ISBN 84-7635-648-X

Este voluminoso homenaje al maestro Valentín García Yebra reúne sesenta estudios de traducción, lingüística y filología de eminentes especialistas de varios países. El volumen está estructurado en dos bloques: traducción, por una parte, y lingüística y filología, por otra. El primer bloque ocupa la mayor parte del libro, como no podía ser de otra manera, dado que García Yebra ha dedicado sus mejores esfuerzos a la teoría y práctica de la traducción. Los artículos se agrupan en seis secciones tituladas «De la teoría a la práctica de la traducción», «Traducción literaria», «Traducción especializada», «Historia de la traducción», «Didáctica de la traducción» y «Terminología y documentación». Entre los colaboradores figuran traductores y traductólogos de la talla de Enrique Alcaraz, Teresa Cabré, Jean Delisle, Julia Escobar, Hugo Marquant, Fernando Navarro, Christiane Nord, Ángel-Luis Pujante, Miguel Sáenz, Bernard Sesé o Julia Sevilla. El segundo bloque se subdivide en las secciones de «Gramática», «Lexicología y lexicografía», «Ortografía» y «Lenguas clásicas», y cuenta con colaboraciones de, entre otros, Günther Haensch, Humberto López Morales, José Martínez de Sousa, Eugene Nida, José Antonio Pascual, Francisco Rodríguez Adrados y Manuel Seco.

Entre tantos artículos de primer nivel es difícil destacar unos y no otros, por lo que nos limitamos a reseñar brevemente unas pocas contribuciones que, por un motivo u otro, han llamado nuestra atención.

En el ámbito de la traducción especializada cabe hacer mención del artículo de Fernando Navarro sobre «La traducción de los nombres de fármacos y medicamentos». El autor comienza señalando la paradoja de que la traducción científico-técnica reciba en los programas universitarios mucha menos atención que la traducción literaria, económica o jurídica, a pesar de que la primera domina el mercado español. Con el pragmatismo que lo caracteriza, Navarro expone algunos aspectos fundamentales de la traducción de los nombres de fármacos y medicamentos y propone soluciones concretas para resolver los problemas que estos nombres suelen plantear. El artículo contiene dos cuadros de gran utilidad para el traductor científico en los que se recogen más de un centenar de denominaciones locales de fármacos (británicas, estadounidenses, francesas, rusas y japonesas) que difieren de la denominación común internacional recomendada por la oms.

Teresa Cabré, infatigable luchadora por la normalización terminológica del español, expone en «La terminología del español: organización, normalización y perspectivas» el estado de cosas en este ámbito y da publicidad al proyecto terminesp, que «se propone facilitar el acceso a la terminología disponible, organizar el proceso de sanción [...] y establecer criterios para la terminología de la lengua española», proyecto en el que, por cierto, participa la Dirección General de Traducción de la Comisión Europea, junto a la rae, entre otros.

Ángel-Luis Pujante reflexiona sobre «La aventura de traducir a Shakespeare» y, desde su vasta experiencia en este terreno, recorre las dificultades esenciales a las que se enfrenta el traductor dispuesto a ofrecer una nueva traducción de Shakespeare entendida como equivalente poético y dramático del original que aporte un valor añadido respecto de las versiones anteriores.

Una curiosidad que merece ser reseñada son las páginas que Julio César Santoyo dedica a «La primera traducción inglés-español impresa en América (1594)». Se trata de una carta del corsario inglés Richard Hawkins (Ricardo Hauquines en la versión traducida) en la que relata a su padre el combate que libró en la bahía de Atacames contra una flotilla española capitaneada por Beltrán de Castro y que se saldó con su rendición y captura al cabo de tres días y tres noches de batalla.

Por último, queremos destacar diversas contribuciones que se distinguen por haber sido escritas en clave inequívoca de homenaje personal al maestro. En este sentido puede señalarse el ameno artículo de Miguel Sáenz («Teoría y práctica de la teoría y práctica de la traducción»), que concluye con un decálogo de máximas -tan del gusto del García Yebra traductólogo- para el buen ejercicio de la traducción, o las reflexiones de Julia Escobar («Algunas razones para seguir traduciendo o La lección del maestro») sobre el complejo universo de la traducción literaria. En el ámbito de la lingüística y la filología destacan, en el sentido aducido, el homenaje que Manuel Seco y José Antonio y Marina Pascual tributan en sus artículos respectivos («Una "claudicación" artificial: el caso de advertir» y «Venturas y desventuras de algunas voces actuales aparecidas en la prensa») a la pasión de García Yebra por el uso de un lenguaje correcto y pulido.

En las más de mil páginas de este libro tienen cabida, en definitiva, un compendio representativo de la investigación traductológica actual en las más diversas especialidades, una amplia selección de estudios filológicos, afines en su mayoría al campo de la traducción (diccionarios, terminología, neologismos, etc.), así como una variedad de curiosidades de lectura placentera. Los impulsores y coordinadores del homenaje han sabido reunir un elenco impresionante de firmas prestigiosas de las distintas disciplinas cultivadas por García Yebra e imprimir a la obra un carácter polifacético y de gran calidad, cumpliendo de este modo el ambicioso objetivo de rendir el tributo que, por su talla intelectual y humana, corresponde al homenajeado.

José Luis Vega
DG Traducción, Comisión Europea
Jose-Luis.Vega@ec.europa.eu

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal