capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

 

COLABORACIONES


Teorías sobre la traducción

Al desarrollar una teoría sobre la traducción, aparecen a menudo conceptos equivocados que constituyen problemas para el estudio de la comunicación interlingüística: en primer lugar, la idea de que la traducción es una ciencia; y por otra parte, la creencia de que la traducción depende de una teoría del lenguaje que incluya toda clase de textos, lectores y circunstancias de uso. La traducción no es una ciencia en sí misma, sino una actividad que requiere una habilidad especial e incluso sensibilidad estética.

Los buenos traductores tienen que tener una capacidad especial para percibir cuál es la equivalencia más cercana de un determinado texto, ya sea oral o escrito. Pero traducir es esencialmente una habilidad que depende indirectamente de un conjunto de disciplinas, por ejemplo, la lingüística, la antropología cultural, la filología y la psicología.

A diferencia de otras ciencias, como la física, la química o la biología, la traducción es una actividad que muchas personas bilingües pueden realizar sin tener estudios especiales sobre procedimientos técnicos, sino que naturalmente tienen un sentido de la equivalencia entre textos comparables.

Quizá en un futuro podremos hablar más científicamente sobre la traducción, cuando conozcamos la manera en la que el cerebro procesa información y transfiere conceptos desde una lengua a otra. Pero sin un conocimiento válido de los procesos neuronales, no podemos realmente comprender cómo funciona la traducción dentro de nuestro cerebro.

Por el momento, si queremos definir una teoría adecuada de la traducción, podemos decir que esta consiste en un conjunto de principios coherentes sobre la equivalencia de contenidos semánticos.

Eugene Nida

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal