capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

Repetición de las preposiciones

Como norma general (véase para las excepciones M. Grevisse, Le bon usage, (907 y ss.), la repetición de las preposiciones à, de y en en francés es obligatoria en las enumeraciones, tanto en los sintagmas nominales como en los sintagmas verbales: «le respect des droits de l´homme et des (*les/*ø) libertés fondamentales...» (Tratado de la Unión), «(l'initiative) répond aux circonstances économiques et aux (*les/*ø) perspectives sociales de la Pologne...», etc.

En español, sin embargo, no sólo tales repeticiones son facultativas, sino que constituyen el término estilísticamente marcado de la oposición. Además, por razones evidentes, hacen que deba repetirse también el artículo, en contra de la austera tendencia general de nuestra lengua: Dirección General del Tesoro y Política Financiera (Ministerio de Economía y Hacienda), Instituto del Territorio y Urbanismo (MOPU), Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (Ministerio de Industria). Obsérvese que el hecho de que los sustantivos coordinados sean de género diferente no parece tener mayor importancia.

No cabe duda de que este tipo de repeticiones está muy arraigado en la fraseología comunitaria: creemos que la «Comunidad Europea del Carbón y del Acero» (denominación oficial) debió haberse llamado en su día «Comunidad Europea del Carbón y el Acero» (¡aquí con artículo!). Pero, al margen de las preferencias personales de cada cual, sí conviene recordar que en español existe una opción de la que no se dispone en francés. ¿Terminará el uso -o, mejor dicho, el desuso de una de las posibilidades- convirtiendo en obligatorio lo que hoy es facultativo? Esperemos que no: mientras no se demuestre lo contrario, las libertades están para ejercerlas.

Santiago del Pino

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal