capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

COLABORACIONES


Otro empleo de la coma

La influencia de la peculiar puntuación del francés comunitario en nuestras traducciones no se circunscribe a los aspectos más evidentes, creemos que de sobra conocidos por todos y por ello más fáciles de evitar; también va calando, poco a poco y de forma inconsciente, en otros aspectos aparentemente más inofensivos. A este respecto, nos parece oportuno recordar aquí un empleo tradicional y ampliamente atestiguado de la coma en español (que, sin embargo, no recogen ni nuestro Manual para traductores y revisores, ni el capítulo correspondiente del Diccionario de dudas y dificultades... de M. Seco, ni el Esbozo... - siempre tan parco en indicaciones sobre la puntuación-, aunque sí el Manual de español urgente, apartado 3.22.i) y que se aparta de las normas (?) de puntuación más difundidas en los textos que traducimos. Se trata de la coma que ocupa el mismo lugar en que debería ir un verbo elidido:

Con respecto a los recientes atentados, la delegación alemana expresó su más enérgica condena; la italiana, su estupor...; la francesa, su rotunda determinación...

La coma sustituye, pues, a «expresar» en todas las oraciones en que este verbo está elidido y, de hecho, corresponde a la breve pausa perceptible en tales casos.

Hemos encontrado numerosos ejemplos como éste: «El límite máximo de la rúbrica 4 («Otras políticas») aumentará en 412 millones de ecus, y el relativo a los gastos no obligatorios en 500 millones de ecus», en los que aparece una coma innecesaria (ante conjunción copulativa y sin que sea preciso separar niveles lógicos distintos, por emplear la terminología del Manual) y falta, en cambio, otra necesaria para indicar la elipsis verbal. Huelga decir que casualmente esta dudosa puntuación suele ser –¡cómo no!– la misma que contiene el original francés.

Santiago del Pino

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal