capítulo siguientePágina principal

COLABORACIONES


Sobre siglas y acrónimos

El Secretario General de la Comisión ha enviado recientemente una circular a los jefes de gabinete, en la cual se advierte que la proliferación de siglas sin explicación puede dificultar la lectura de ciertos textos. En ella también se recomienda poner entre paréntesis el significado de la sigla cuando se mencione por primera vez. A raíz de esta circular, la Asistente del Director General de la Traducción ha dirigido a directores y jefes de grupos temáticos una nota, en la cual se afirma que el problema de las siglas compete también al Dirección General de Traducción y que, por consiguiente, resultaría muy útil recordar a los solicitantes de traducciones despistados las instrucciones del Secretario General.

No estaría de más aprovechar este baile de notas para proponer algunas reglas que simplifiquen y hagan más coherente el empleo de siglas (como PAC 'Política Agraria Común') y acrónimos (como Eureka 'European Research Coordination Agency'):

Las siglas y acrónimos poco conocidos deberán ir acompañados de su explicación entre paréntesis la primera vez que se citen en el texto. Desde ese momento podrán utilizarse cuantas veces sea necesario.

Ejemplo: El ministro de Defensa declaró que había vendido veinte LVC (lanchas de vigilancia costera) a Marruecos. Las LVC vendidas...

Cuando se trate de una sigla o acrónimo cuyo enunciado sea extranjero, deberá ponerse entre paréntesis el enunciado original seguido de su traducción en español entre comillas simples.

Ejemplo: LAN (Local Area Network 'red de área local')

Mejor aún sería invertir el orden y escribir primero el enunciado y, a continuación, la sigla o acrónimo entre paréntesis, particularmente en los títulos de documentos. Si el enunciado de la sigla es extranjero, primero se pondrá la traducción en español y entre paréntesis la sigla correspondiente y su significado en la lengua original entre comillas simples.

Ejemplo: Estructura y misiones de la Organización de Distribución de la Comunidad Europea (ECHO 'European Comunity Host Organization').

Este modo de proceder permite aclarar desde el principio no sólo el arduo problema del género gramatical de las siglas, sino también el de su número, incluso si la sigla es extranjera.

Al utilizar las siglas y acrónimos deben recordarse asimismo las reglas siguientes:

  1. Las siglas se escriben siempre con mayúsculas y sin puntos (excepto aquéllas que se formen con palabras accesorias, como Cepal -Comisión Económica para América Latina- o las lexicalizadas por el uso -como Unesco-, que se pueden escribir sólo con mayúscula inicial).
  2. Los acrónimos se escriben con mayúscula inicial únicamente si son nombre propio (Eureka). Si son nombre común se escribirán con minúsculas (como bit, del inglés binary digit 'dígito binario').
  3. El género de la sigla es el del núcleo semántico del enunciado y, si éste es extranjero, el de su traducción en español; por ejemplo, el BIL (Banque Internationale à Luxembourg 'Banco internacional de Luxemburgo').
  4. Las siglas en español no llevan la terminación de plural, porque puede interpretarse que forma parte de la sigla (por ejemplo, es impropio decir *las COES para las COE o Compañías de Operaciones Especiales). Por consiguiente, si no se sobreentiende, el número de las siglas se indica mediante el artículo.
  5. En la mayor parte de los casos, las siglas actúan como sustantivos. Por tanto, no es idiomático decir *préstamo CECA o *previsiones EUR12; debe decirse «préstamo de la CECA» o «previsiones para la EUR12».
  6. En cuanto a la traducción de las siglas y acrónimos, una sugerencia: comprobar si ya está traducida. Si no está traducida, es mejor dejarla en su versión original. En cualquier caso, las siglas correspondientes a organismos de ámbito exclusivamente nacional no se traducen. Adviértase también que muchas siglas se utilizan con una sola grafía en todo el mundo (Unicef); que otras con enunciado en español mantienen su grafía inglesa, como la del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT); y que pueden aparecer siglas de organismos internacionales con traducción francesa oficial a partir del inglés, pero no española, como ocurre con la de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), que en francés es CNUCED.

Joaquín Calvo Basarán

capítulo siguientePágina principal