Capítulo siguientePágina principal

Chernóbil, Borís Yeltsin y Gorbachov

Con estos tiempos que corren, quizá no esté de más recordar algunos puntos en que la transcripción española más usual de los nombres rusos difiere de las empleadas en otras lenguas.

Sabido es que el francés y el inglés no conocen el sonido de nuestra jota ni el de su equivalente ruso, y se sirven para su transcripción de la grafía kh. El alemán escribe ese sonido con ch como en las palabras Bach, Buch, etc. (cf. fr. Mikhaïl, en. Mikhail, de. Michail, es. Mijaíl).

Otro sonido ruso que no se encuentra ni en francés ni en inglés, pero sí en español, es el de la «che». El francés utiliza sistemáticamente la transcripción «tch» y el inglés, unas veces «ch» y otras «c» (cf. fr. Tchernobil, en. Chernobil, de. Tschernobil, es. Chernóbil).

La terminación tónica «ov» de palabras como Gorbachov o Jruschov se transcribe con «e» en francés y en inglés, alejándose más de la pronunciación original (cf. fr. Gorbatchev, en. Gorbachev, de. Gorbatschow).

Tampoco respeta mucho el francés la pronunciación original al transcribir Eltsine (cf. en Yeltsin, de. Jelzin). Los medios de comunicación españoles suelen preferir la forma «Yeltsin», con algunas excepciones como La Vanguardia, que escribe «Eltsin» y «Gorbachev».

El francés, el inglés y el alemán se sirven de la grafía «ss» para transcribir la s sorda (cf. fr. Raïssa, en. de. Raissa, es. Raísa).

El sonido de la «ch» francesa se transcribe en castellano a la inglesa, es decir, con «sh» ej: Pushkin.

Para más detalles podéis consultar a alguno de nuestros compañeros rusófilos: Manel Lobo e Isabel Heimann en Luxemburgo, y Antonio López, Javier La Orden, Cristina Rodríguez y María Azaola en Bruselas.

PUNTOYCOMA

Capítulo siguientePágina principal