Ubicación en el portal

Contenido de esta web

Efectos

Cómo le afectaría a usted el TTIP

El TTIP podría beneficiar no solo a los ciudadanos europeos y estadounidenses, sino también a los del resto del mundo

Pero, para acertar con el acuerdo, tenemos que comprender lo que preocupa a los ciudadanos y tenerlo en cuenta.

Beneficios

El TTIP podría crear empleo y generar crecimiento en la UE, reactivar el comercio mundial y aumentar nuestra influencia fuera de Europa.

Empleo y crecimiento en la UE

Estados Unidos sigue siendo el principal mercado de exportación para la UE.

Sin olvidar que, para más de 10 millones de europeos, el puesto de trabajo ya depende de las exportaciones a Estados Unidos.

Para las empresas de la UE —sobre todo las pequeñas—, un acuerdo comercial facilitaría y abarataría:

  • las exportaciones a Estados Unidos
  • las inversiones estadounidenses en Europa
  • la importación de las mercancías y servicios ("insumos)" que necesitan para ofrecer productos y servicios acabados.

De hecho, los insumos representan más del 30% del comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos. Y los puestos de trabajo de más de 31 millones de europeos ya dependen directamente de las exportaciones.

Según estudios independientes, el TTIP partiría de esta base para:

  • generar crecimiento en nuestra economía
  • crear más puestos de trabajo y mejor remunerados
  • ayudar a las empresas de la UE a competir en el extranjero
  • animarlas a innovar.

Más inversiones, más flexibilidad

Pero una asociación más estrecha con Estados Unidos también nos beneficiaría en otros aspectos.

Por ejemplo, unas normas permanentes y estables que regularan el comercio entre ambas partes darían:

  • potential US investors in Europe the certainty they look for
  • us in Europe more secure, more diverse sources of energy.

Esto, a su vez, favorecería las inversiones estadounidenses en la UE y en las nuevas infraestructuras que le hacen falta a nuestra economía.

Una sacudida al comercio mundial

A través del TTIP, queremos:

  • colaborar con los reguladores de todo el mundo para formular nuevas normativas
  • favorecer una colaboración más estrecha sobre normas técnicas entre los reguladores europeos y estadounidenses
  • actualizar las normativas vigentes al contexto de hoy en día
  • fijar normas técnicas rigurosas en las que puedan apoyarse los reguladores internacionales.

Esa reglamentación se aplicaría al comercio entre las dos mayores economías mundiales, que juntas representan más del 40% del comercio internacional.

Esto podría animar a otros países a adoptar las mismas o similares reglamentaciones y normas técnicas.

Una asociación con Estados Unidos para dar proyección a los valores que compartimos

La UE y Estados Unidos comparten muchos valores. Concretamente:

  • el respeto y el fomento de los derechos humanos
  • la transparencia a la hora de gobernar y la rendición de cuentas por quienes ocupan puestos de responsabilidad
  • unos mercados:
    • abiertos a la competencia libre y leal
    • bien regulados
  • la defensa de los derechos laborales de los ciudadanos y del medio ambiente.

El TTIP nos brinda la oportunidad de formular normas basadas en esos valores.

Y también de incluir ámbitos relacionados con el comercio, pero que la Organización Mundial del Comercio (OMC), órgano que regula el comercio mundial, aún no contempla. Por ejemplo:

  • el acceso a los mercados de la energía
  • la política de competencia
  • el papel del comercio a la hora de impulsar el desarrollo sostenible.

Proteger a las personas y al planeta

Por ejemplo, queremos que la UE y Estados Unidos, a través del TTIP, se comprometan a introducir normas de comercio internacional que protejan:

  • salud de los ciudadanos
  • bienestar en el trabajo
  • especies amenazadas
  • medio ambiente en general

Pero también queremos una norma que impida que cualquiera de las partes, para abaratar sus costes de producción, rebaje el rigor de sus normas..

Mejor calidad/precio, más donde elegir

Eliminar los derechos de aduana y reducir los trámites burocráticos ayudaría a crear más competencia tanto en la UE como en Estados Unidos.

A los consumidores se nos abaratarían:

  • los precios de los productos
    • en las tiendas
    • en las compras online
  • los precios de los servicios.

Las empresas europeas pagarían menos por las mercancías y servicios ("insumos") que utilizan para crear productos acabados.

Eso, además, les ayudaría a competir en todo el mundo.

El TTIP también supondría tener más donde elegir:

  • para nosotros, los consumidores, en nuestras compras tanto físicas como online
  • para las empresas a la hora de adquirir las mercancías o servicios que necesitan para:
    • crear productos acabados
    • prestar servicios.

Más sobre los beneficios del TTIP

Inquietudes

Es natural que a los ciudadanos les cause cierta inquietud el TTIP en relación con aspectos tales como las normas técnicas, los servicios públicos o los derechos de los inversores. Hacemos lo posible por comprender y dar respuesta a todas esas preocupaciones.

Normas técnicas

Tanto la UE como Estados Unidos tienen una legislación que establece estrictas normas técnicas, entre otras cosas, sobre:

  • seguridad alimentaria
  • salud en el trabajo y derechos laborales
  • defensa del medio ambiente.

Queremos reducir los costes que para los exportadores europeos supone el hecho de que:

  • las normas técnicas sean iguales en la UE y Estados Unidos, pero
  • las respectivas legislaciones sean diferentes.

Además, en la UE tenemos el compromiso de mantener:

  • el rigor de nuestras normas técnicas
  • la independencia de nuestros reguladores
  • el respeto al principio de precaución
  • el derecho de los gobiernos a aprobar nuevas leyes para proteger a sus ciudadanos

Servicios públicos

Los servicios públicos (hospitales, escuelas, etc.) son parte integrante y fundamental de la vida en Europa.

De ahí que, cuando firmamos acuerdos comerciales, los gobiernos conserven su derecho a organizar esos servicios como quieran. Por ejemplo:

  • entendiendo en sentido amplio la definición de servicio público
  • rechazando cualquier compromiso de abrir los servicios públicos a otros proveedores
  • manteniendo la libertad de decidir en qué casos el sector público tiene derecho exclusivo a prestar un determinado servicio.

Más sobre los servicios públicos en el TTIP

Derechos de los inversores y de los gobiernos

Los países de la UE han firmado más de 1.400 tratados bilaterales de inversión (BIT) para animar a las empresas extranjeras a invertir.

Esos tratados dan a los inversores extranjeros una serie de derechos. Uno de ellos es la "solución de diferencias entre inversores y Estados" (ISDS por sus siglas en inglés).

Todo inversor puede pedir a un árbitro internacional que estudie si el trato que ha recibido de un gobierno ha sido injusto. Si el tribunal resuelve que así es, el gobierno puede verse obligado a pagar una indemnización.

Normas más claras, procedimiento más justo

Gracias al TTIP queremos mejorar este sistema:

  • definiendo de forma más clara y estricta qué se considera trato injusto
  • a exigir que los árbitros suscriban un código de conducta.

Pero el TTIP también puede ayudar:

  • a hacer más abierto el sistema ISDS, de modo, por ejemplo, que los procedimientos sean públicos
  • requiring arbitrators to sign up to a code of conduct.

Recientemente recabamos los comentarios de los ciudadanos en una consulta online sobre nuestras propuestas. Su punto de vista nos ayudará a perfeccionar nuestro planteamiento en relación con el TTIP.

Más sobre los derechos de los inversores y los gobiernos en el TTIP