En toda la UE, las autoridades aduaneras quieren ser administraciones ultramodernas para servir mejor a los europeos. En los próximos 10 años se pondrán en marcha dos grandes iniciativas.

El plan de aduanas electrónicas establecerá sistemas de intercambio de datos seguros e interoperables con vistas a conseguir un sistema de aduanas sin papel para 2012. Esto significa una mayor seguridad y menor burocracia en la circulación de mercancías, en beneficio de los ciudadanos. La modernización del Código Aduanero Comunitario es la vertiente jurídica de la aduana electrónica. Facilitará los intercambios de información entre las aduanas nacionales y demás administraciones, impulsando así la lucha contra los productos peligrosos y mejorando la protección de los consumidores.

Las autoridades aduaneras de la UE cuentan con modernísimos equipos y las últimas tecnologías de información y comunicación. La información se analiza principalmente con sistemas automatizados que permiten señalar los cargamentos de alto riesgo que deben controlarse. Con avanzados dispositivos de escaneado pueden examinar el interior de contenedores marítimos sin necesidad de vaciarlos.

Una red europea de laboratorios aduaneros está poniendo a punto una política común de calidad para garantizar que las nuevas normas técnicas se interpreten de manera uniforme en toda la UE. Por ejemplo, utilizan equipos especializados conjuntamente. También comparten sus conocimientos científicos y resultados de pruebas para que los exámenes de un producto realizados en un país de la UE no deban repetirse en otro. Los laboratorios aduaneros amplían continuamente sus funciones para atender los nuevos problemas en materia de salud, vigilancia medioambiental y lucha contra las falsificaciones.