Recorrido de navegación

Sobre la UEPROYECTOS FINANCIADOS CON FONDOS EUROPEOS

Otras herramientas

Otras herramientas

Red Natura 2000: 20 años cuidando la biodiversidad en España y en Europa

Red Natura 2000: 20 años cuidando la biodiversidad en España y en Europa

El 27% del territorio español está protegido por esta Red ecológica, el proyecto estrella de la UE para la conservación de la flora y la fauna de los países miembros.

 

En 1992 la Unión Europea aprobaba la Directiva Habitats, por la cual se iniciaba un ambicioso proyecto de protección de los espacios naturales y las especies del continente. El objetivo era crear una red de zonas protegidas gestionadas por los países miembros, con presupuesto comunitario, en las que conservar y desarrollar la biodiversidad local.

Veinte años después, la Red Natura 2000 sigue generando nuevos proyectos, nuevas inversiones y planes cada vez más ambiciosos que no solo involucran a expertos conservacionistas, sino también a las poblaciones de las áreas protegidas y a los visitantes que acuden a disfrutar de la naturaleza y, en consecuencia, a generar nuevos recursos económicos con el turismo.

España es uno de los países que con más interés participa de la Red. En concreto en un 27% de su territorio (147.000 kilómetros cuadrados) se pretende cumplir estrictamente con la Directiva Habitats, que determina tres tipos de espacios. Por un lado, los Lugares de Interés Comunitarios (LIC) y las Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA), que una vez desarrollados los instrumentos de gestión adecuados deben convertirse en Zonas de Especial Conservación (ZEC).

Como es lógico, hay que contar con fondos suficientes para alcanzar los objetivos. Se calcula en un mínimo de 5.800 millones de euros anuales el coste de mantener toda la Red Natura 2000, según Protected Areas in Europe, el informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). La inversión es cuantiosa pero da lugar a retornos que la hacen muy rentable: la Comisión Europea estimó en 2011 que el turismo que atraen los espacios naturales protegidos genera entre 4,5 y 8 millones de empleos fijos. Además, solo en España los visitantes de esas zonas dejan unos ingresos directos de 36 millones de euros anuales. De modo que cuidar la biodiversidad es una forma de diversificar la economía local y, en gran medida, de obtener los ingresos necesarios para la propia conservación del medio ambiente.

Por esa razón, para el nuevo periodo de financiación de la Red Natura 2000, que se abrirá en 2014, se está estudiando que los fondos no solo provengan del presupuesto de la UE. El director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Karl Falkenberg, ha afirmado que las administraciones locales deben involucrarse económicamente en el proyecto, al igual que otras entidades privadas, haciendo hincapié en los llamados ‘bancos verdes’. Otra de las propuestas es que el 30% del presupuesto agrícola de la UE se destine a las explotaciones que también realicen trabajos específicos de conservación del entorno.

En estas dos décadas se han realizado grandes progresos, como atestigua el informe de AEMA, pero son muchos aún los nuevos proyectos que la Red Natura 2000 debe emprender en los próximos años. Aunque ya ha logrado uno de sus principales objetivos: ha demostrado que proteger la biodiversidad no es solo imprescindible sino también rentable.

 

Right navigation