Recorrido de navegación

Sobre la UEPROYECTOS FINANCIADOS CON FONDOS EUROPEOS

Otras herramientas

Otras herramientas

Eposbed, una cama inteligente que mejora la calidad de vida de personas sin movilidad

Eposbed, una cama inteligente que mejora la calidad de vida de personas sin movilidad

Industrias Tobía lleva más de 50 años en el mercado de las camas, y  hace 30 fue una de las primeras empresas en España que comenzó a innovar, especializándose en la fabricación de camas  eléctricas para geriátricos. "Esta experiencia nos ha servido para seguir innovando y ahora presentamos una cama inteligente destinada a mejorar la vida de los pacientes que deben permanecer muchas horas tumbados", dice Óscar Valdemoros, gerente de la empresa y uno de los promotores del proyecto Eposbed, que lideran junto a otros socios europeos.

 
  • Nombre del proyecto: Eposbed
  • Producto: Spaldin (cama de hospital con inteligencia artificial)
  • Presupuesto total: 3 millones de euros
  • Financiación UE: 1,4 millones procedentes del Séptimo Programa Marco
  • Lidera: Industrias Tobía (Valladolid)
  • Participan: 10 socios privados y públicos
 

¿QUÉ ES EPOSBED?

Es un proyecto que, a partir de la inteligencia artificial permite que una cama dé respuesta a las necesidades de enfermos que deben pasar muchas horas en ella. La novedad, dice Óscar Valdemoros, es que la cama interactúa con los pacientes porque reconoce las intenciones de movimiento y les ayuda a evitar que sufran la aparición de escaras u otro tipo de heridas. Además, es un aparato funcional en el que hemos trabajado pensando en los enfermos y no solo en las personas que los atienden.

 

 

¿CÓMO FUNCIONA SPALDIN?

Un software interpreta los cambios de presión de las diferentes partes del cuerpo del paciente captando el más leve movimiento, y envía las señales a un ordenador que mueve los motores de la cama de forma lateral y vertical. Además permite mayor autonomía a las personas porque la cama mueve también al paciente cada 2 o 4 horas.

 

 

 

 

 

¿PARA QUÉ HA SERVIDO LA FINANCIACIÓN UE?

Ha sido vital, no hubiéramos podido contratar laboratorios  para realizar la parte más tecnológica del proyecto, porque para una Pyme supone un presupuesto inalcanzable. Y lo más complicado es certificar el producto para que cumpla las directivas de la UE, estos requisitos hacen que la burocracia sea un poco complicada, pero ahora ya está solucionado. Para cumplir con los requisitos hay que hacer muchos ensayos médicos. La cama está certificada como dispositivo médico por el Instituto de Biomecánica de Valencia.

 

 

¿CÓMO CONTACTÁSTEIS CON OTROS SOCIOS EUROPEOS?

El sector médico es muy competitivo y está dominado por multinacionales muy potentes, pero buscábamos algo diferente. El proyecto fue ideado a raíz de que nuestro equipo de I+D+i detectó grandes deficiencias en la capacidad de las camas hospitalarias a la hora de ayudar al enfermo con movilidad reducida y de las necesidades del propio personal que se encarga de ellos. En la mayoría de los casos las camas están ideadas desde el punto de vista del personal de enfermería, pero en esta ocasión la cama está pensada y desarrollada para responder a las necesidades del enfermo y conseguir así, mejorar su calidad de vida. Llevamos nuestro proyecto a una consulta especializada en el Programa Marco de la UE y ellos nos pusieron en contacto con empresas y laboratorios europeos y a partir de ahí comenzó la colaboración. Al principio formamos un consorcio hispano-inglés para realizar el software. En una segunda fase continuamos trabajando con socios portugueses, que se encargan del hardware del ordenador que controla el mecanismo de funcionamiento de la cama y finalmente una empresa alemana se encargó de los sensores y una empresa española del software.

 

 

¿QUÉ SUPONE TRABAJAR CON SOCIOS DE DISTINTOS PAÍSES?

Es muy interesante. Lo más complicado al principio es la comunicación, entenderte, porque hablamos idiomas diferentes, pero al final consigues avanzar. De hecho con algunos de ellos ya hemos realizado otros proyectos. Es muy alentador y enriquecedor. Te abre puertas y te permite ver distintos tipos de enfoque.

 

 

DESPUÉS DE TODO ESO YA ESTÁIS COMENZANDO LA COMERCIALIZACIÓN DEL PRODUCTO. HA LLEGADO LA HORA DE LA VERDAD.

El producto está pensado para hospitales y geriátricos, que son los que tienen los pacientes que más se pueden beneficiar. Ese es un mercado muy competitivo, pero también se han puesto en contacto con nosotros alguna mutualidad, para aplicarlo en los domicilios de sus asociados que padecen graves dificultades de movimiento. Yo creo que el colectivo de grandes tetrapléjicos son los que más pueden beneficiarse de este producto. Acabo de llegar de Las Vegas, donde hemos participado en una feria internacional. De momento hemos patentado el producto en Europa y Estados Unidos, que van a ser nuestros mercados más importantes. Solo en la Unión Europea se calcula que el envejecimiento de la población crece anualmente un 9 %, muchos de ellos con grandes problemas de movilidad. Es un mercado que mueve casi 1 000 millones de euros anuales.

Eposbed >

 

Right navigation