Recorrido de navegación

Sobre la UEPROYECTOS FINANCIADOS CON FONDOS EUROPEOS

Otras herramientas

Otras herramientas

La energía minieólica una solución para las ciudades

La energía minieólica una solución para las ciudades

Hace 3 años, una pequeña empresa Fores, que trabaja con la Fundación CIRCE, propuso poner en el mercado un mini aerogenerador (una especie de molinillo de viento) para colocar en los tejados  de viviendas en las ciudades. El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos, acogió la idea con gran interés y junto a la Universidad de Zaragoza y otros socios en Europa, empezaron a desarrollar el proyecto al que se han sumado instituciones de Ios países más importantes de la UE, como Francia, Inglaterra, Alemania o Polonia.

 
  • Nombre del proyecto: SWIP
  • Presupuesto total: 6,5 milloners de euros
  • Financiación UE: 4,9 millones de euros del Séptimo Programa Marco.
  • Lidera: Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de Zaragoza.
  • Participan: diez países y 13 instituciones públicas y privadas.
  • Objetivo: integrar en el paisaje urbano mini aerogeneradores que capten energía eólica y reduzcan el consumo energético en las viviendas.

¿QUÉ ES EL SWIP?

Se calcula que un aerogenerador de 4Kw en un edificio de 20 viviendas aportaría entre un 12 y un 13 por ciento del consumo eléctrico anual.  Como explica el director ejecutivo de CIRCE, Andrés Llombart, "buscamos disminuir los costes y aumentar la capacidad de captación de energía manteniendo la estética en las ciudades". Pero lo más importante es que "se trata de un investigación que tiene una utilidad a medio plazo".

Los aerogeneradores, mucho más pequeños que los molinos de viento distribuidos en el campo o el mar, dispondrán de palas más ligeras con nuevos componentes mecánicos que mitigarán los ruidos y las vibraciones. El objetivo es innovar técnicamente estos mecanismos, reduciendo su peso, su coste y su afectación en el entorno, al acercar los puntos de generación eléctrica a los lugares a donde se va a consumir. Se minimiza, así, la necesidad de grandes infraestructuras de distribución, apostando por una fuente renovable.

Andrés Llombart, señala que "una vez comprobemos que cumplen estos requisitos, se comenzará su comercialización no solo en Europa sino en otros países del mundo".

TRES CIUDADES PROTAGONISTAS DEL ESTUDIO

En estos momentos el proyecto está en fase de demostración, para su posterior puesta en marcha. Actualmente hay tres ciudades en las que se están probando los ingenios. En Zaragoza, se comprueban los resultados en un edificio de nueva construcción, diseñado para aprovechar la energía mini eólica. Las otras dos ciudades son las polacas Choczewo y Borkowo, en las que se estudia la eficacia energética que se puede obtener adaptando un edificio ya construido y un polígono industrial, ya en funcionamiento. "De esta forma, explica Llombart, sabremos qué resultados obtendremos con todos los escenarios posibles".

EQUIPOS MULTIDISCIPLINARES

 En el proyecto participan 45 personas unos que trabajan en pequeñas y medianas empresas y otros en institutos tecnológicos de diferentes países, todos ellos coordinados por el CIRCE de Zaragoza. Se trata de equipos multidisciplinares, en el que intervienen ingenieros, diseñadores, arquitectos, y otros colectivos profesionales. En España no solo se coordina sino que las empresas Solutes y Fores (ambas PYMES), son las encargadas del análisis estructural de las palas y de las posibilidades comerciales, respectivamente. En Lituania se diseñan y fabrican las palas; en Suecia mitigan el ruido y las vibraciones; en Holanda, evalúan las diferentes legislaciones ; Inglaterra se encarga de encontrar una optimización aerodinámica y Alemania desarrolla materiales de menor coste que los actuales.

UNA IMPORTANTE APUESTA ECONÓMICA 

Para el director ejecutivo de la fundación, la ayuda de la Comisión Europea "nos permite poder trabajar conjuntamente con otros países y en otras ciudades, lo que sin duda nos facilita avanzar en el proyecto, que de otra forma tardaríamos más tiempo en poder realizar. Además, podemos contar con más especialistas que aportan otras experiencias al proyecto inicial".

La puesta en marcha de los aerogeneradores no solo da trabajo a los investigadores que realizan el proyecto, si no que una vez en marcha creará nuevos puestos de trabajo, tanto en la construcción industrial como  entre instaladores y diseñadores.

 

Right navigation