Recorrido de navegación

Sobre la UEPodcast

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a la página de Podcasts

Tratado de Lisboa y los Derechos Humanos: Podcast UE

10/12/2010 | Asuntos institucionales
Tratado de Lisboa y los Derechos Humanos: Podcast UE

Se cumplen 10 años desde que la Unión Europea aprobara la Carta de Derechos Fundamentales de los ciudadanos. Era un 7 de diciembre del año 2000 y Europa se convertía -una vez más- en referencia en el mundo de la defensa de los derechos básicos de los ciudadanos. El Tratado de Lisboa concede el rango de derecho primario a la Carta Fundamental y potencia la libertad, la solidaridad y la seguridad en todos los estados miembros.

Descargarmp3(4 Mb) Elija traducciones del enlace precedente   

Además, conserva los derechos existentes e introduce otros nuevos basados en los derechos civiles, políticos, económicos y sociales. El día de los Derechos Humanos es el mejor momento para recordar parte de los 54 artículos recogidos en la Carta Fundamental.

Transprición del Podcast UE sobre Tratado de Lisboa y Derechos Humanos

Desde sus inicios la Unión Europea siempre ha abierto la puerta a la defensa de los derechos humanos y se ha convertido en un baluarte de esa defensa en el mundo. Todas las constituciones de los 27 países miembros recogen en sus articulados y en mayor o menor medida los derechos básicos de sus ciudadanos. Pero la UE ha dado un paso más y en el año 2000 aprobó la Carta de los Derechos Fundamentalespdf , que se ha visto reforzada con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

Todas las instituciones se comprometen a defenderla como explica Juan Fernando López Aguilar eurodiputado miembro de la comisión de derechos fundamentales del Parlamento

"En un ámbito tan crucial para la construcción europea, como es el de la protección de los Derechos fundamentales y de la dignidad humana que deben ser garantizados por el poder judicial de la UE, el Tribunal de Justicia pero también por los poderes judiciales de los Estados"

Primer capítulo. Dignidad.

Todo ciudadano tiene derecho a la vida y no puede ser condenado a la pena de muerte, ni siquiera extraditado a un país que la defienda. También quedan proscritos la tortura, la esclavitud y el tráfico de seres humanos. Se prohíbe la clonación reproductora y el tráfico de órganos y se defienden los derechos de los enfermos.

Segundo capítulo Libertades.

Defiende la libertad de pensamiento, conciencia y religión. También recoge la libertad a la educación gratuita y obligatoria, la libertad de reunión, de expresión y de asociación.

Tercer capítulo. Igualdad.

Se prohíbe cualquier tipo de discriminación y se subraya la protección de niños, ancianos y discapacitados. Y se defiende el derecho a la diversidad cultural, religiosa y lingüística.

Cuarto capítulo. Solidaridad.

Bajo este epígrafe se recogen los llamados derechos laborales y sindicales comunes y básicos para toda la Unión. Los trabajadores deberán tener la información necesaria y anticipada sobre los asuntos que les afecten en su empresa. Se recoge el derecho a la protección en caso de despido injustificado y se prohíbe el trabajo infantil. Además se facilitará la conciliación familiar y los permisos de maternidad y paternidad.

Quinto capítulo. Ciudadanía.

Este artículo recoge el derecho a ser elector y elegible en las elecciones europeas y municipales y un derecho nuevo, el de la buena administración. Todos los ciudadanos tienen derecho a que las instituciones de la UE traten sus asuntos de manera imparcial y equitativa y debe ser oído antes de que se tome una medida que pueda ir en su contra y le afecte desfavorablemente. Todos pueden dirigirse a cualquier institución en una de las lenguas oficiales y deberán contestarle en esa misma lengua y en un plazo razonable.

Sexto capítulo. Justicia.

Recoge los derechos a la tutela judicial efectiva, a un juez imparcial y a la presunción de inocencia.

Vivian Reding, Comisaria de Justicia y Derechos defiende que esta carta de derechos fundamentales muestra el compromiso de las instituciones con sus ciudadanos y la defensa de sus derechos.

"Esta es una prueba de que la Unión Europea es una comunidad gobernada por el estado de derecho basada en los valores europeos y en el derecho fundamental a la no discriminación".

 

Right navigation