Recorrido de navegación

Sobre la UEPodcast

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a la página de Podcasts

Tratado de Lisboa y la Defensa de los Consumidores: Podcast UE

20/01/2011 | Asuntos institucionales
Tratado de Lisboa y la Defensa de los Consumidores: Podcast UE

Es época de rebajas y de un consumo importante. La Unión Europea cuenta con casi 500 millones de consumidores, que son motor de la economía europea. Teniendo en cuenta esto, el Tratado de Lisboa, menciona y concreta algunos aspectos relacionados con el consumo y la protección del consumidor.

Descargarmp3(4.25 Mb) Elija traducciones del enlace precedente   

Transcripción del podcast sobre Tratado de Lisboa y Defensa del Consumidor

A lo largo de su vida un ciudadano compra miles de mercancías. La mayoría son productos básicos, otros nos permiten disfrutar y algunos, pocos, son un lujo. Es decir somos  ciudadanos…. y consumidores. Casi cada día hay que comprar algo y en algunas fechas como las navidades el consumo se desborda. Europa quiere consumidores responsables y con derechos.

La Unión Europea es un mercado de 490 millones de consumidores, base importante de su motor económico.

El modelo de consumo ha cambiado a lo largo de la historia. Hemos pasado del trueque… a la tarjeta de crédito, y de conocer al vendedor a comprar por Internet. Se abren nuevas perspectivas, pero también se adquieren nuevos riesgos en las compras diarias.

Los ciudadanos europeos pueden comprar lo que quieran y en el país que quieran. No importa si se desplaza en persona o si lo hace desde su domicilio a través de Internet, correos o teléfono. El mercado europeo de comercio electrónico supera los 100.000 millones de euros y tiene un gran potencial de crecimiento, por eso se realizan rastreos rutinarios para comprobar la seguridad de esta tipología de venta.  John Dalli comisario de comercio interior.
El cambio en el nivel de cumplimiento es mayor que en redadas anteriores y eso es bueno para los consumidores. Este es un indicador de que las autoridades policiales están trabajando en el campo de la venta por Internet.

Las principales infracciones que se encuentran son la información engañosa sobre los derechos del consumidor, precios incorrectos y falta de datos de contacto con el comerciante. El consumidor tiene derecho a devolver un producto que no funciona, a que se lo cambien o a que le reembolsen el dinero gastado. También está blindado ante cláusulas abusivas recogidas en la letra pequeña. Si realiza una compra rápida en la que no ha tenido tiempo de pensar bien si realmente le interesa o no el producto, tiene la posibilidad de cambiar de opinión en la semana siguiente a la compra.

Uno de los últimos controles que ha realizado la UE ha sido en las webs de venta de entradas de acontecimientos deportivos o culturales, y se han encontrado muchas irregularidades como explica el comisario de consumo John Dalli.

Estos sitios han sido elegidos. Comenzarán a ser investigados y cualquier deficiencia se discutirá con los proveedores del servicio, para asegurarse de que en primer lugar del cumplimiento de la regla. Si persisten dando información incorrecta, la dirección puede seguir, por los Estados miembros, continúa Dalli.

Hay productos que compramos que son básicos y la seguridad de su venta es innegociable. La alimentación es uno de los sectores en los que más se extreman las medidas.

Aunque es muy difícil garantizar el 100% de la seguridad alimentaria, en los países de la UE las normas de seguridad son de las más estrictas del mundo. Para ello se regula toda la cadena alimentaria, desde los agricultores o ganaderos que producen los alimentos, incluidos los productos químicos que utilicen, hasta los aditivos y colorantes. Un control que se extiende a los alimentos importados desde otros países.

También se hace especial hincapié en el envasado y el etiquetado de los alimentos. En las etiquetas constan la cantidad, el nombre del producto, la lista de ingredientes, el tiempo límite para el consumo, el fabricante , el origen, el valor nutritivo y si hay riesgo para los alérgicos a alguno de sus componentes.

Todo eso está regulado por las leyes comunitarias para asegurar que lo que consumimos son productos seguros.

 

Right navigation