Recorrido de navegación

Sobre la UEEurobarómetro

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Eurobarómetro

02/02/2011

Eurobarómetro especial sobre la pobreza y la exclusión social

En el marco del Año europeo de lucha contra la pobreza y la exclusión social 2010, el Eurobarómetro llevó a cabo sendas encuestas, una en Agosto-Septiembre de 2009 –que sirve de referencia- y otra un año después, en Agosto-Septiembre de 2010. Conviene recordar que en Europa unos 84 millones de personas, es decir un 17% de la población total, viven bajo el umbral de la pobreza.

 

Pero lo que se entiende por pobreza es diferente según los encuestados. Así, un 26% (EU27) asocian pobreza con el hecho de que los recursos sean tan limitados para el individuo que éste no pueda participar plenamente en la sociedad. Estos resultados no han variado significativamente desde 2009 (24% en EU27). De manera parecida la pobreza se relaciona con la necesaria dependencia de las organizaciones caritativas y de los subsidios (24%  en EU27 en 2010, mientras que 2009 era un 21% en EU27). Una minoría considerable (18%) sigue pensando que la pobreza está vinculada a la dificultad para llegar a fin de mes. Otra importante minoría (17%, en 2009 eran el 22%) es la que piensa que la gente es pobre cuando no puede adquirir los bienes básicos necesarios para vivir.

Además del importante problema de la definición, el Eurobarómetro ha encuestado a los europeos sobre la percepción que éstos tienen de la pobreza en sus respectivos países. Comparando con 2009 (y un año es un periodo de tiempo relativamente corto) en 2010 se han encontrado resultados bien diferentes de aquéllos que se obtuvieron un año antes. El caso de España es uno de los más significativos, como veremos más adelante.

La encuesta de 2010 muestra que alrededor del 76% de los encuestados (EU27) tienen el sentimiento de que la pobreza se ha expandido por sus respectivos países. Este porcentaje era del 73% en 2009. Pero esta percepción varía de un estado a otro con un considerable gradiente, desde el 33% en Suecia al 96% en Rumanía. En España el porcentaje de ciudadanos que creen que la pobreza se ha extendido por el país es del 73%, un 9% más que en 2009 ! Un incremento extraordinario que se ha producido en tan solo un año.

Los europeos (EU27) piensan que la pobreza se debe al alto nivel de desempleo (54%), a los bajos salarios (48%), a la insuficiencia de las cuantías en las prestaciones sociales, como las pensiones (28%), y a la carestía de la vivienda (25%). Igualmente, piensan que el desempleo es principalmente debido a la falta de estudios y formación (37%), al origen familiar pobre (25%), a las adicciones (22%), a los problemas de salud o discapacidad (18%), y otras razones en menor medida. No es de extrañar que los ciudadanos españoles relacionen preferentemente la pobreza con el desempleo (69%), a la cabeza junto con los irlandeses en esta percepción, mientras que otros países (hasta un cuarto del total) relacionan pobreza con los elevados precios de la vivienda (son notables los casos de checos, malteses, italianos, eslovacos y finlandeses).

Preguntados por los posibles grupos de riesgo, tanto en 2009 como en 2010, los europeos señalan que los parados (56%) y las personas mayores (42%) son los grupos más vulnerables.  También es así en el caso de los españoles, pero éstos consideran que el tercer grupo en riesgo son los inmigrantes, lo cual difiere de los ciudadanos europeos (ver gráfico).  Les siguen los que tienen un bajo nivel de estudios, los que tienen empleos precarios, los discapacitados y los enfermos de larga duración.

Cuando se trata de la percepción de riesgo de pobreza para ellos mismos, y aunque la pobreza se perciba como una realidad en expansión, los europeos tienden a no sentirse amenazados. La mayoría se muestra confiada cuando se les interroga sobre su capacidad para llegar a fin de mes, la posibilidad de endeudarse demasiado, o de perder el empleo, o incluso de llegar a ser un sin techo. Pero hay diferencias notables entre países de EU27. Por ejemplo, mientras que sólo un 3% de los suecos declaran tener dificultades para llegar a fin de mes, hasta un 41% de griegos y búlgaros las tienen (15% en el caso de los españoles)

La pobreza tiene, según la opinión de los encuestados, serias repercusiones en la vida de las personas. En una sociedad que envejece, la carencia de servicios de cuidados de larga duración son percibidos como un problema grave (46% de EU27). A dos tercios de los desempleados europeos (67%) les parece difícil obtener un crédito hipotecario (en general, a un 47% de los europeos les parece así). Pero conseguir un préstamo hipotecario para los finlandeses es mucho más fácil (el 19% lo perciben difícil) que para los portugueses (72%), por mostrar dos extremos. A la hora de conseguir un préstamo personal los españoles están a la cabeza en percepción negativa (55%), mientras que en Suecia esto es un problema sólo para el 18% de los encuestados.

Alrededor del 89% de europeos dicen que se necesita acción urgente por parte de los gobiernos de sus respectivos países. El porcentaje de españoles que piensan así es del 61%, y de los que creen que la Unión Europea debería actuar es del 15%, bien por encima de la media de EU27 (10%), de lo que se deduce que una minoría importante ve en la UE una solución para combatir la pobreza.

A modo de conclusión podemos decir que los españoles, como el resto de los europeos, son conscientes del problema de la pobreza y exclusión social y en sus respectivos países. Es notable el hecho de que tal percepción haya aumentado entre los ciudadanos de la Unión, y especialmente en el caso de los españoles (un 9% de aumento con respecto a 2009). Los españoles consideran que los grupos de riesgo de pobreza y exclusión son los parados (54%), seguidos de la gente mayor. Significativamente, los españoles consideran que el tercer grupo de riesgo son los inmigrantes (33%, mientras que la media de EU27 es 15%). Cabe decir que las expectativas de los españoles en la UE están sensiblemente por encima de la media de EU27, al igual que se destacan por considerar que el gobierno español es el principal agente en la lucha contra la pobreza. Otros extremos, como las disparidades de percepción sobre facilidades y dificultades financieras (hipotecas, préstamos personales…) o el acceso a una vivienda digna, pueden verse en el informe completo del Eurobarómetro.

Enlaces relacionados

 

Right navigation