Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

Doce líneas de actuación para impulsar el mercado interior

14/04/2011 | Mercado interior
Doce líneas de actuación para impulsar el mercado interior

El mercado único sigue siendo el núcleo y el principal motor económico de la Unión Europea, y también nuestra mejor baza para hacer frente a la crisis económica actual. Por este motivo, la Comisión Europea acaba de presentar el Acta del Mercado Único que propone doce líneas de actuación para potenciar y mejorar el mercado único con el horizonte puesto en 2012, cuando se cumplirá su 20 aniversario.

 

850 aportaciones que han servido para definir las líneas del Acta del Mercado Único

Sobre la base de las más de 850 aportaciones recogidas en los cuatro últimos meses de debate público y de los dictámenes y conclusiones de las Instituciones Europeas, la Comisión ha identificado doce instrumentos para fomentar el crecimiento y reforzar la confianza de los ciudadanos. Cada uno de estos instrumentos va acompañado de una iniciativa emblemática respecto a la cual la Comisión se compromete a presentar propuestas en los próximos meses, con objeto de alcanzar un acuerdo final del Parlamento Europeo y del Consejo antes de finales de 2012.

Pymes: mayor acceso a la financiación

En la UE hay 20 millones de Pymes las dificultades con las que a veces se encuentran para acceder a la financiación tiene consecuencias importantes como, dificultades para contratar personal, lanzar nuevos productos o reforzar sus infraestructuras. Para resolverlo, se creará un estatuto común para los fondos de capital de riesgo que permita a los fondos establecidos en un Estado miembro, invertir en cualquier otro Estado miembro y ofrecer, por lo tanto, a las PYME innovadoras fondos, asociados a los conocimientos necesarios, a un precio atractivo.

Trabajadores: movilidad de los trabajadores dentro del mercado único

En 2009, 5,8 millones de europeos trabajaban en otro Estado miembro, lo que supone el 2,5 % de la población activa de la Unión. Con el fin de eliminar los obstáculos jurídicos que impiden aún a los europeos trabajar allí donde lo deseen, se modernizarán las normas aplicables al reconocimiento de las cualificaciones profesionales y se creará una tarjeta profesional europea.

Derechos de propiedad intelectual: proteger las patentes en el máximo número de estados posible

La propiedad intelectual es tan importante como las materias primas o la base industrial, ya que entre un 44 % y un 75 % de los recursos de las empresas europeas está relacionado con la misma. Es fundamental para la competitividad europea establecer una protección unitaria de las invenciones mediante patente, aplicable en el mayor número de Estados miembros.

Los consumidores: más confianza en el mercado

Para reforzar la confianza de los consumidores en el mercado único, es preciso garantizar sus derechos. Por ello, se desarrollarán métodos simples, rápidos y baratos para poder resolver litigios transfronterizos, en lugar de tener que pasar por un proceso judicial.

Servicios: reforzar la normalización

Los servicios son el motor de la creación de empleo en Europa. De hecho, el empleo ha crecido en ese sector un 2 por ciento al año, frente al 1 por ciento del conjunto de la economía. Para consolidar esa ventaja, la Comisión propone revisar la legislación aplicable al sistema europeo de normalización para ampliarlo a los servicios y lograr unos procedimientos de normalización más eficaces e integradores.

Redes más sólidas: identificar proyectos estratégicos a nivel europeo

Las redes de transporte, energía y comunicaciones electrónicas constituyen la columna vertebral del mercado único, ya que la existencia de unas infraestructuras eficaces propicia la libre circulación rápida y a un coste razonable de las personas, las mercancías, los distintos tipos de energía y los datos. La Comisión va a adoptar una normativa aplicable a las infraestructuras energéticas y de transporte para identificar proyectos estratégicos de interés europeo.

El mercado único digital: legislación común

Una mayor confianza en las transacciones electrónicas es una condición necesaria para el desarrollo de un mercado interior digital. La Comisión Europea propone el desarrollo de una legislación común que garantice el reconocimiento mutuo de la identificación y la autenticación electrónicas en todo su territorio, así como una revisión de la Directiva relativa a la firma electrónica, con el fin de hacer posible una interacción electrónica segura y sin obstáculos.

Las empresas sociales

Algunas empresas deciden, por elección propia, perseguir objetivos de interés general, de desarrollo social etc. Para potenciar este sector, que genera crecimiento y empleo, la Comisión Europea propone la creación de un marco europeo para los fondos de inversión solidarios, con el fin de potenciar el efecto de las iniciativas nacionales ya existentes, abriendo a estos fondos las oportunidades que ofrece el mercado único.

Fiscalidad: revisión de la directiva sobre fiscalidad de la energía

La reglamentación fiscal de la UE ya no se ajusta a la situación real del mercado único del siglo XXI ni a los desafíos que plantea el desarrollo sostenible, ni tampoco fomenta las prácticas más eficientes desde el punto de vista energético. Por eso, la Comisión Europea revisará la directiva sobre la fiscalidad de la energía, a fin de garantizar un trato coherente de las distintas fuentes de energía, que tenga más en cuenta el contenido de energía de los productos y sus emisiones de C02.  

Una mayor cohesión social en el mercado único

Para consolidar la cohesión social en Europa, la Comisión va a presentar una propuesta legislativa destinada a reforzar la aplicación de la Directiva sobre el desplazamiento de los trabajadores y a prevenir y sancionar los abusos o la elusión de la aplicación de las normas. También va a proponer que se clarifique el ejercicio de los derechos sociales fundamentales en el marco del ejercicio de las libertades económicas.

Marco regulador de las empresas: se bajará la carga administrativa

Las empresas siguen considerando a menudo el mercado único como un espacio de limitaciones y no de oportunidades. Es preciso hacer más fácil la vida de las empresas reduciendo las limitaciones reglamentarias y administrativas. La Comisión propone a tal fin simplificar las directivas relativas a las normas contables, en lo que atañe a la obligación de facilitar información financiera, y reducir las cargas administrativas, en particular las que afectan a las PYME.

Contratación pública

Las autoridades públicas dedican en torno al 18 % del PIB de la UE a la adquisición de bienes, servicios y obras. Estos gastos públicos constituyen un instrumento fundamental de potenciación del crecimiento. Las legislaciones europeas y nacionales han abierto la contratación pública a una competencia leal, por lo que los ciudadanos se pueden beneficiar de una mayor calidad al mejor precio. La Comisión propone modernizar ese marco legislativo para lograr una política equilibrada que apoye la demanda de bienes y servicios respetuosos del medio ambiente, responsables e innovadores desde el punto de vista social, para ofrecer a los poderes adjudicadores unos procedimientos más sencillos y flexibles y un acceso más fácil a las PYME.

¿Cuáles son las próximas etapas del Acta Única Europea?

A finales de 2012, la Comisión hará un balance del desarrollo del presente plan de actuación y presentará un programa para la etapa siguiente. La reflexión se basará en un amplio estudio económico cuyos resultados deberían de permitir identificar los sectores que presentan aún posibilidades de crecimiento no utilizadas e identificar, en su caso, nuevos instrumentos de potenciación del crecimiento.

Para más información sobre el Acta Única Europea

Página web de Michel Barnier, comisario de Mercado Interior y Servicios

Acta del Mercado Único (Single Market Act)

 

Right navigation