Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

El Tribunal de Cuentas Europeo, garantía de transparencia

23/11/2010 | Lucha contra el fraude
El Tribunal de Cuentas Europeo, garantía de transparencia

Cada año el Tribunal de Cuentas Europeo se encarga de auditar el presupuesto de la UE, los ingresos y los pagos que llegan a millones de beneficiarios dentro y fuera de la Unión. En 2009 ascendió a 110.000 millones de euros en pagos. Echamos un vistazo a las cuentas de la UE con Juan Ramallo, miembro español del Tribunal de Cuentas Europeo.

 

Las ayudas a la agricultura, a las obras públicas, a los programas de cooperación al desarrollo, las subvenciones para los programas de estudio, las becas de investigación... todo eso y mucho más figura cada año en el presupuesto comunitario que ejecuta la Comisión Europea y que controla el Tribunal de Cuentas.

España es beneficiario neto del presupuesto europeo. En 2009 los pagos ascendieron a 4.174 millones de euros, en el ámbito de las políticas de cohesión, y a 6.938 millones de euros, en las políticas de conservación y gestión de los recursos naturales, lo que la sitúa segunda, después de Polonia y tercera, detrás de Francia y Alemania respectivamente. En estas dos áreas, que en conjunto representan el 80% del presupuesto de la UE, la gestión es compartida con los Estados miembros.

Pregunta: Debe de ser muy complicado un presupuesto como el de la Unión Europea.

Juan Ramallo.- A veces se ve como algo lejano, algo oscuro o algo arcano... en definitiva difícil de entender.

Pero el Tribunal de Cuentas está para entenderlo y para detectar posibles fallos. ¿Se trata de errores o de fraude?

J.R.- Los errores son una mala interpretación de las normas, pero no voluntariamente o no con la intención de obtener dinero de la Unión de una forma fraudulenta. Puede ocurrir que uno diga voy a pedir dinero para comprar vacas, por ejemplo, y resulte que no se pueda gastar en eso o que la Comisión establezca un procedimiento reglamentario, como que se haga la adjudicación en un concurso público con garantías bancarias. Si un Estado se salta ese procedimiento, comete un error.

¿Esas peticiones deben pasar por los Ministerios nacionales?

J.R.- Claro, la que pone en marcha los mecanismos es la administración estatal. En España además, el 95% de los fondos europeos son gastados por las Comunidades Autónomas. Es a ellas a las que hay que ir a pedir las subvenciones. En todas se deben aplicar las normas europeas complementadas por las estatales. Las Comunidades podrán decidir si se lo dan a éste o al otro, aquí o allá, pero siguiendo siempre normas que no han fijado ellas. Tienen un margen muy pequeño.

¿Cómo actúa el Tribunal de Cuentas si detecta un acto fraudulento?

J.R.- Hay tres posibilidades: todo está conforme y no hay problema, hay algún error y lo solventamos nosotros imponiendo una sanción o hay una actuación en la que vemos que se ha hecho trampa o que se han falsificado documentos. En este último caso lo tenemos que pasar a la OLAF, la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, que inicia un procedimiento de depuración de esa responsabilidad penal. Sucede que como el Tribunal de Justicia no tiene jurisdicción penal, la OLAF debe ir al país en el que se ha cometido la infracción y denunciarla ante los tribunales nacionales. Una cosa que se ha pensado muchas veces pero que todavía no se ha hecho, ni sé si se hará, es la de establecer jurisdicción penal para delitos comunitarios en el Tribunal de Justicia de la UE. Normalmente en la auditoría anual solemos encontrar dos o tres acciones de fraude, no más.

¿Se cometen muchos errores en España en comparación con otros Estados miembros?

J.R.- Es imposible comparar a un país con otro. En primer lugar, porque no todos se auditan cada año. La auditoría se hace por un método estadístico, mediante la elección de una serie de países y, dentro de ellos, de una serie de operaciones. Por ejemplo, usted va a ir a Suecia a ver la subvención de aquel colegio o de aquella investigación o va a ir a España a ver la agricultura en Teruel. Siempre son operaciones muy concretas. Este año hemos auditado a España tres veces. Una sobre la sociedad de la información, no ha habido ningún problema. Las otras, una de cohesión y otra de agricultura, ya no han sido tan buenas, han quedado en un lugar intermedio. ¿Cómo podemos comparar esto con otro país si no ha sido objeto de la misma auditoría? No se puede comparar. Es muy difícil.

¿La crisis ha influido mucho en las ayudas?

La crisis ha influido, desde luego. Desde el momento en que los gastos en los países miembros se hacen en cofinanciación, es decir, el Estado pone una parte y la Comisión otra en distintos porcentajes, según sea el ámbito. Es lógico que si los países tienen menos dinero disponible a causa de la crisis pidan menos ayudas.

Informe anual del Tribunal de Cuentas correspondiente a 2009

 

Right navigation