Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

Hacia la Unión de la Energía: seguridad del suministro y sostenibilidad

18/02/2016 | Energía

La Comisión Europea acaba de presentar un paquete de medidas sobre seguridad energética con el objetivo de adaptarnos hacia una economía más baja en carbono y garantizar el suministro de energía.

 

SEGURIDAD ENERGÉTICA

La seguridad energética es una de las piedras angulares de la Estrategia de la Unión de la Energía, que a su vez es una de las principales prioridades políticas de la Comisión Juncker. Con el objetivo de que la UE sea más resistente a posibles interrupciones del suministro energético como ya ocurrió en el invierno de 2014, la Comisión Europea ha establecido una seria de medidas:

  • moderar la demanda de energía,
  • aumentar la producción de energía en Europa (incluso a partir de fuentes renovables),
  • seguir desarrollando un mercado interior de la energía efectivo y plenamente integrado,
  • diversificar las fuentes de energía, proveedores y rutas.

El paquete de medidas sobre seguridad energética tiene también en cuenta el nuevo pacto universal sobre cambio climático (que se cerró en la conferencia del COP21 de París) y que sienta las bases para una transición energética mundial y un compromiso con las energías limpias.

¿EN QUÉ CONSISTE EL PAQUETE DE MEDIDAS ADPOTADO POR LA COMISIÓN EUROPEA?

1) Reglamento sobre la seguridad del suministro de gas

El gas desempeña un papel en la transición a una economía hipocarbónica y sigue siendo importante en la combinación energética de la UE. No obstante, la dependencia actual del exterior obliga a la Unión a aumentar la capacidad de resistencia de sus mercados ante posibles interrupciones del suministro de gas. Para aprovechar al máximo todos los beneficios de un mercado líquido y competitivo, es necesario reforzar la transparencia en el mercado del gas de la UE. A fin de corregir la fragilidad del sistema, la Comisión propone un cambio, pasando del enfoque nacional a un enfoque europeo, a la hora de elaborar medidas de seguridad de abastecimiento. La propuesta introduce, además, un principio de solidaridad entre los países de la UE para garantizar el suministro de los hogares y los servicios sociales básicos, como los sanitarios, en caso de que ese suministro se vea afectado por crisis graves.

2) Una decisión sobre los acuerdos intergubernamentales en el sector de la energía

La UE debe asegurarse de que los acuerdos intergubernamentales firmados por sus Estados miembros con terceros países que resulten pertinentes para la seguridad del gas en la UE sean más transparentes y plenamente conformes con el Derecho de la UE. A tal fin, se introduce un control de compatibilidad ex-ante a cargo de la Comisión. Esa evaluación ex-ante permite comprobar la conformidad con las normas de competencia y con la legislación sobre el mercado interior de la energía antes de que los acuerdos se negocien, firmen y sellen. Los Estados miembros deberán tener plenamente en cuenta el dictamen de la Comisión antes de firmar los acuerdos.

3) Estrategia sobre el gas natural licuado (GNL) y el almacenamiento de gas

Europa es el mayor importador de gas natural del mundo. La capacidad de Europa respecto a la importación global de GNL es considerable: hoy por hoy es suficiente para satisfacer aproximadamente el 43 % de la actual demanda total de gas (2015). No obstante, sigue habiendo grandes disparidades a nivel regional en cuanto al acceso al GNL. La Comisión establece una estrategia sobre el gas natural licuado (GNL) que permitirá mejorar el acceso de todos los Estados miembros al GNL como fuente alternativa de gas. Los elementos centrales de esa estrategia son

  • la construcción de la infraestructura estratégica necesaria para completar el mercado interior de la energía,
  • identificación de los proyectos necesarios para acabar con la dependencia de algunos Estados miembros respecto de una sola fuente.

4) Estrategia de calefacción y refrigeración

La calefacción y la refrigeración de los edificios y la industria consumen la mitad de la energía de la UE. Además, funcionan con combustibles fósiles en el 75 % de los casos. La estrategia de calefacción y refrigeración propuesta se centra en la eliminación de los obstáculos a la descarbonización en los edificios y la industria. Asimismo, hace hincapié en que el aumento de la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía renovables repercutirán sobre la seguridad energética. Abordar este sector de una forma más estratégica resulta fundamental, ya que la UE quiere mejorar su interdependencia respecto a proveedores externos.

¿Y AHORA QUÉ?

La Comisión Europea hace un llamamiento firme al Parlamento Europeo y al Consejo para que las propuestas presentadas se conviertan con carácter prioritario en legislación sin demora, a fin de reforzar la capacidad de resistencia de Europa frente a posibles interrupciones del suministro de energía.

Para más información:

Estrategia de la Unión de la Energía >

Informe sobre el estado de la Unión de la Energía 2015 >

 

Right navigation