Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

Trabajar en otro país de la UE con todas las garantías

03/05/2013 | Empleo y política social
Trabajar en otro país de la UE con todas las garantías

En estos momentos en los que en algunos Estados miembros falta el trabajo y en otros hay puestos vacantes, la Comisión Europea toma medidas para garantizar el derecho a trabajar en cualquier Estado de la UE, sin discriminación por razones de nacionalidad. Además proporcionará información clara y exhaustiva a los empleadores y a los trabajadores sobre sus derechos y establecer normas claras en caso de reclamación.

 

La Comisión recibe numerosas denuncias que prueban que no se cumple la normativa europea a pesar de estar correctamente transpuesta en los Estados y que está demostrado que los trabajadores migrantes están, a menudo, mejor cualificados para el puesto que solicitan que los nacionales del país.

¿Cuáles son los problemas principales con los que se enfrentan?

Hay numerosos casos prácticos como el de José, español que quería trabajar Irlanda, y a la hora de preguntar en los servicios de empleo se encontró con que había un número determinado de puestos de trabajo para los que era necesario ser irlandés. O a la inversa, Aliute, lituano que se presentó para un trabajo de profesor de inglés en una empresa privada española. Fue rechazado por no ser nativo aunque tenía titulación y conocimientos más que suficientes para el puesto. Helmut, austriaco profesor con 15 años de experiencia en su país, cuando lo contrataron en una escuela pública italiana perdió todos esos años de antigüedad y su salario fue el más bajo de la escala. El caso de los deportistas es muy conocido y Tino, italiano que juega en la liga francesa de Hockey sobre patines lo está sufriendo. La Federación Francesa de Roller Sports ha aprobado que sólo pueden participar en partidos oficiales tres jugadores extranjeros, Tino teme que puede perder su trabajo.

La lista es interminable y las normas que acaba de adoptar la CE pretenden terminar con todos estos problemas.

¿Qué dice la nueva directiva?

Los Estados miembros deberán:

  • crear puntos de contacto nacionales en los que se proporcione información, asistencia y orientación de manera que los trabajadores migrantes y los empleadores, estén mejor informados acerca de sus derechos;
  • proporcionar vías de recurso apropiadas a nivel nacional;
  • permitir que los sindicatos, las ONG y otras organizaciones inicien procedimientos administrativos o judiciales en nombre de trabajadores concretos en casos de discriminación;
  • informar mejor a los trabajadores migrantes de la UE y los empleadores en general. 

¿Por qué son tan importantes estas medidas?

En primer lugar porque trabajar y vivir en cualquier Estado miembro es un derecho emblemático de la UE incluido en su Tratado de Funcionamiento (TFUE)

En segundo lugar para garantizar una adecuada correspondencia entre la oferta y la demanda de mano de obra, crucial en la actual crisis económica, en la que se detectan enormes brechas entre los Estados. Según el monitor Europeo de Ofertas,  en el segundo trimestre de 2012 las ofertas de empleo fueron de alrededor de 1,85 millones en 16 países de la UE.

En tercer lugar porque la movilidad dentro de la Unión sigue siendo relativamente baja, según la encuesta de población del tercer trimestre de 2012, solo el 3,1 % de los ciudadanos en edad de trabajar (entre 15 y 64 años) vivía en un país que no era el suyo. El número de trabajadores españoles que trabajaban en otro Estado miembro en 2012 era de 210.000, un 1,2 % del total de empleados. El número de trabajadores de otros países de la UE que en la misma fecha trabajaban en España era de 761.700, un 4,4 % de la población total.

Hay que desechar temores a la libre circulación de trabajadores. La Unión Europea es un mercado único que se debe aprovechar

Aunque pueda parecer a corto plazo que la salida de trabajadores hacia otros países pueda significar un riesgo de “fuga de cerebros” a largo plazo eso revierte en el país de origen. Por una parte contribuye a la economía del país a través de las remesas y por otro cuando la economía vuelve a repuntar los trabajadores regresan con una gran experiencia adquirida. Eso quedó demostrado por el número de trabajadores polacos que se trasladaron al Reino Unido a trabajar después de 2004, y que ahora han regresado a Polonia.

También es bueno para el país que recibe a los trabajadores, Un estudio de 2011 sobre inmigración procedente de ocho nuevos Estados miembros (Chequia, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia, Eslovenia y Eslovaquia)  indicaba que entre 2004-09, el PIB de Irlanda se había expandido un 3 %, y el PIB del Reino Unido, un 1,2 %, gracias a los trabajadores migrantes de estos ochos Estados miembros.

Sitio web de la Dirección General de Empleo >

 

Right navigation