Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

Recomendaciones de la CE a España para garantizar la estabilidad económica

31/05/2012 | Economía en la Unión Europea
Recomendaciones de la CE a España para garantizar la estabilidad económica

La Comisión Europea ha presentado una serie de recomendaciones a los países de la UE con las medidas que considera necesarias para sanear las finanzas públicas y abrir la senda del crecimiento económico. En el caso de España, se valoran los ajustes puestos en marcha, pero se sugiere un mayor esfuerzo presupuestario y avanzar más en las reformas del mercado de trabajo, las pensiones y el sector financiero.

 

La Comisión Europea ha analizado y valorado las reformas emprendidas por el gobierno español y los planes para reforzar la disciplina fiscal y mejorar la competitividad, en un contexto macroeconómico adverso, en el que se prevé que la actividad económica se contraiga un 1,8% en 2012 y un 0,3% en 2013 y el nivel de desempleo llegue el próximo año hasta el 25,1%.

La conclusión es que España tiene por delante todavía importantes desafíos para hacer frente al estallido de la burbuja inmobiliaria y, por tanto, se hace necesaria una mayor consolidación fiscal y una mayor disciplina fiscal a nivel regional para restaurar la confianza del mercado y detener el aumento de la deuda pública. La fragilidad del sector bancario y los altos índices de paro requieren también actuaciones inmediatas. Las recomendaciones de la Comisión Europea a España son las siguientes:

Esfuerzo presupuestario

Se propone un esfuerzo fiscal por encima del 1,5% del PIB para el periodo 2010-2013, mediante la aplicación de las medidas adoptadas en el presupuesto para 2012 y la adopción, antes de finales de julio, de las previstas en el plan plurianual 2013-2014. Hay que tomar medidas adicionales a nivel regional y aplicar lo previsto en la Ley de Estabilidad Presupuestaria en lo relativo a transparencia y control de la ejecución del presupuesto. Se propone además establecer una institución fiscal independiente para  el análisis y seguimiento de la política fiscal y para estimar el impacto de la legislación propuesta sobre el presupuesto.

Acelerar la reforma de las pensiones

La Comisión Europea considera  que el deterioro de las perspectivas económicas españolas está limitando los efectos de la reforma  de las pensiones aprobada en 2011 sobre el gasto público que se deriva del envejecimiento de la población. Por eso es necesario acelerar el aumento de la edad legal de jubilación y la introducción del factor de sostenibilidad previsto en la reforma. Igualmente recomienda apoyar la Estrategia Global de Empleo para los trabajadores mayores con medidas concretas de formación permanente, mejora de condiciones laborales y fomento de la reincorporación de este grupo al mercado de trabajo.

Un sistema tributario más favorable al crecimiento

Se recomienda introducir un sistema tributario coherente con los esfuerzos de saneamiento fiscal que apoye el crecimiento, reorientando la presión fiscal desde el trabajo hacia el consumo y las actividades perjudiciales para el medio ambiente. Concretamente, la Comisión propone aumentar la base imponible del IVA y disminuir el sesgo que provoca el sistema tributario en favor del endeudamiento y  de la vivienda en propiedad, en detrimento del alquiler.

Avanzar en la reforma del sector financiero

La Comisión considera que España ha realizado considerables avances en la restructuración de su sector financiero y ahora debe proseguir para resolver la situación de los bancos inviables y garantizar que los bancos viables sean proveedores de crédito a la economía real de forma sostenible. Es necesario presentar una estrategia para abordar el problema de los “activos heredados” en los balances de los bancos y definir una clara actuación en materia de financiación y utilización de mecanismos de protección.

Complementar la reforma laboral con políticas activas de empleo

Debe realizarse un seguimiento de la reforma laboral aprobada por el gobierno, sobre todo, en lo que se refiere a la evolución de los salarios y la reducción de la segmentación del mercado laboral. Para conseguirlo, la reforma debe complementarse con una revisión más a fondo de las políticas activas del mercado de trabajo, de forma que mejore el empleo, la formación, el asesoramiento y la relación entre oferta y demanda, reforzando la coordinación entre los servicios públicos de empleo nacionales y regionales.

Reasignar fondos para sectores de crecimiento y competitividad

Las PYMES, la investigación, la innovación y la juventud tienen que tener un mejor acceso a la financiación, por lo que se hace imprescindible revisar las prioridades de gasto y reasignar fondos. El Plan de Acción destinado a los jóvenes, que incluye contratos de aprendizaje y formación, tiene que aplicarse sin demora para combatir el alto nivel de empleo juvenil y las tasas de abandono escolar. Es necesario mejorar la calidad de la educación y la formación profesional y su adaptación a las necesidades del mercado de trabajo.

Medidas específicas para combatir la pobreza

El número de personas en riesgo de pobreza se situó ya en 2010 en 1,1 millones y la pobreza infantil se sitúa en una proporción alarmante del 26,2%, mientras la tasa de pobreza entre los trabajadores temporales es el doble de la de los trabajadores permanentes. Ante esa situación, la Comisión propone tomar medidas específicas que aumenten la eficacia del apoyo a la infancia y mejoren la empleabilidad de los grupos vulnerables.

Liberalizar los servicios profesionales

En España los servicios profesionales siguen protegidos frente a la competencia y la Comisión considera que una reforma del sector podría aumentar el PIB potencial. Hay profesiones altamente reguladas,  las empresas siguen tardando demasiado en obtener licencias de actividad y las normas entre las distintas administraciones que, a veces, se superponen, exige una mayor coordinación. La propuesta es liberalizar los servicios profesionales y eliminar obstáculos al ejercicio de actividad. Además, en el sector energético hay impedimentos para que los mercados de productos y servicios funcionen eficazmente, por tanto hay que completar la interconexión de las infraestructuras eléctricas y del gas y abordar el déficit tarifario del sector eléctrico de forma global.

Texto completo con las recomendaciones de la CE a Españapdf Elija traducciones del enlace precedente 

Web con las recomendaciones de la CE a todos los países de la UE

 

Right navigation