Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

Plan director para una profunda y auténtica Unión Económica y Monetaria

29/11/2012 | Economía en la Unión Europea
Plan director para una profunda y auténtica Unión Económica y Monetaria

Tenemos que demostrar de manera inequívoca que los europeos estamos dispuestos a permanecer unidos y a avanzar con decisión para reforzar la arquitectura de los ámbitos financiero, presupuestario, económico y político que sustenta la estabilidad del euro y nuestra Unión en su conjunto”. Para superar la crisis de confianza que está afectando a las economías de la Unión, la Comisión Europea ha elaborado un Plan director en el que se traza el camino hacia una Unión Económica y Monetaria (UEM) profunda y auténtica.

 

La Comisión lidera la lucha contra la crisis

Más de 50 años después de la fundación de la Unión Europea, la crisis puede menoscabar la integración que se ha logrado hasta ahora, poniendo en peligro logros como el mercado único. La Comisión Europea ofrece una visión global para una genuina UEM con una arquitectura sólida y estable en los ámbitos financieros, fiscales, económicos y políticos en los que basar la estabilidad y prosperidad futuras.

Para llegar a esa UEM es necesario adoptar medidas progresivas a corto, medio y largo plazo teniendo en cuenta que unas podrán implementarse sobre la base de los Tratados vigentes y otras requerirán una modificación de los mismos.

A corto plazo, entre seis y dieciocho meses

  • Aplicación inmediata del paquete legislativo sobre gobernanza económica, el llamado “Six pack”, y el paquete legislativo sobre supervisión presupuestaria, el llamado “Two pack” que está a punto de ser aprobado
  • Los Estados miembros deberán llegar a un acuerdo antes de fin de año sobre el mecanismo único de supervisión bancaria (MUS)
  • Creación de otro mecanismo único de resolución que se encargue de los bancos que están en dificultades
  • Creación de un “instrumento de convergencia y competitividad” dentro del presupuesto de la UE, que ayude a los Estados a aplicar las reformas estructurales que necesiten, basado en los “acuerdos contractuales” que deberán firmar la Comisión Europea y los Estados miembros.
  • Fomento de la inversión en la zona euro

A medio plazo, entre dieciocho meses y cinco años

Durante esta etapa se aplicarán nuevas medidas para fortalecer la política presupuestaria colectiva y la política económica. La zona euro será la más beneficiada con mayor coordinación en el ámbito de las cuestiones de política fiscal y los mercados laborales, dada la movilidad de la mano de obra en la región.

La eurozona quedará reforzada fiscal y económicamente con una reducción de la deuda pública significativamente superior a la del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) a través de la creación de un fondo de rescate sujeto a estrictas condiciones. Eso garantizará una mayor vigilancia e intervención en el diseño e implementación de las políticas fiscales nacionales.

Un marco de gobernanza económica y fiscal profundamente integrado podrá permitir la emisión común de deuda pública -eurobonos-, eso mejorará el funcionamiento de los mercados y la aplicación de la política monetaria.

A largo plazo, cinco años más tarde

  •  Plena unión bancaria
  • Plena unión fiscal y económica

Se continuará trabajando en la Unión política y avanzado en materia de responsabilidad y legitimidad democrática. Se habrá conseguido la UEM

La zona euro debe ser capaz de integrarse con más rapidez e intensidad que el resto de los Estados

Esa integración debe preservar la integridad de las políticas que se aplican a los veintisiete Estados miembros, especialmente el mercado único. Ello significa que, siempre que sea conveniente, las medidas destinadas a la zona del euro deberán estar abiertas a la participación de otros Estados miembros. De hecho, si bien los Tratados prevén que una serie de normas se apliquen únicamente a los Estados que pertenecen a la zona del euro, la configuración actual tiene carácter temporal ya que, en virtud de los Tratados, todos los Estados miembros menos Dinamarca y el Reino Unido están destinados a serlo de pleno derecho.

El refuerzo de la responsabilidad democrática deberá ir acompañada de una modificación de los Tratados que confiera al nivel de la UE nuevas competencias supranacionales. Una manera de consolidar la legitimidad de la UE sería ampliar las competencias del Tribunal de Justicia.

Este Plan director es la contribución de la Comisión al informe de los «cuatro presidentes» sobre los próximos pasos hacia la Unión Económica y Monetaria. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en coordinación con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, prepara  la versión final de este informe, que se debatirá en el Consejo Europeo de los días trece y catorce de diciembre.

Conoce el Plan director > pdf Elija traducciones del enlace precedente 

Página del presidente de la Comisión >

 

Right navigation