Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

Programa de ayuda financiera europea para recapitalizar al sector financiero español

13/06/2012 | Economía en la Unión Europea

La Unión Europea ha acordado abrir una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para reestructurar a entidades financieras y bancos españoles con problemas de liquidez. La Comisión Europea confía en que con este programa de ayuda y las reformas emprendidas por el gobierno español se recupere la confianza de los inversores y se avance hacia el crecimiento y el empleo en España.

 

La decisión la ha tomado el Eurogrupo, formado por los 17 países que comparten la moneda única, para apoyar los esfuerzos que las autoridades españolas están realizando en la reforma del sector financiero. En esta ocasión, por primera vez, la ayuda comunitaria no se ofrece para sanear las finanzas de un Estado miembro, como ocurrió en los casos de Grecia, Irlanda o Portugal, sino que permiten un apoyo sectorial, con la finalidad específica de que los fondos se destinen a la reestructuración bancaria.

Un préstamo al sector financiero, a través del Estado

Como la normativa europea impide que este tipo de ayudas comunitarias vayan directamente al sector privado, el Estado español es el responsable de hacer la petición formal y de recibir el capital, que se canalizará a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), como agente del gobierno español.

El Eurogrupo ha fijado el capital disponible en 100.000 millones de euros, una cantidad que posiblemente no llegue a utilizarse, pero que ofrece un margen de seguridad para cubrir las necesidades de recapitalización. La cantidad definitiva se decidirá una vez que las consultoras independientes contratadas por el gobierno español den su informe sobre esas necesidades, previsiblemente a finales de junio.

Una vez realizada la petición formal por parte del gobierno español se concretarán las condiciones del préstamo, el plazo de devolución y el tipo de interés, que la Comisión Europea estima en torno al 3 o 4%, muy ventajoso en relación a lo que ofrecen los mercados.

También hay que decidir a través de qué instrumento se efectúa el préstamo, si del actual Fondo Europeo de Estabilidad Financiera; del nuevo Fondo permanente, Mecanismo Europeo de Estabilidad, que entrará en vigor el uno de julio; o de una combinación de ambos.

El préstamo no computa como déficit, puesto que no es un ingreso ni un gasto del Estado, pero sí como deuda y queda por determinar si los intereses afectarán al déficit público, cuestión que decidirá la oficina estadística de la UE, Eurostat, una vez que se establezca el programa y el consiguiente plan de reestructuración bancaria. En los anteriores programas de ayuda financiera, ha habido una separación y esos intereses se computan aparte.

Sin condiciones adicionales para España

La Comisión Europea ha aclarado que no se exigen contrapartidas nuevas al gobierno español a cambio de recibir esta ayuda financiera. La condicionalidad se centra en el sector financiero y bancario, que debe usar la inyección de liquidez recibida exclusivamente para su saneamiento. Por tanto, no hay condicionalidad adicional para el Estado español, es decir, no se exigirán nuevas medidas en política fiscal o reformas estructurales.

Sin embargo, habrá una vigilancia estricta por parte de las instituciones europeas y del Fondo Monetario Internacional sobre el destino final de los fondos recibidos y sobre el cumplimiento de los compromisos ya adoptados por el gobierno español para cumplir los requisitos de déficit establecidos en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, incluidas las recomendaciones de la Comisión Europea, que contemplan, entre otras medidas,  un mayor esfuerzo fiscal y la aceleración de la reforma de las pensiones. Si se detectara incumplimiento de estos objetivos, el Eurogrupo podría suspender el préstamo.

Un refuerzo para la solvencia de España y de la eurozona

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos y Financieros, Olli Rehn, ha señalado los objetivos que se persiguen con este programa de ayuda financiera:

  • Corregir  los desequilibrios del sector financiero español
  • Demostrar la solidaridad de Europa con España para que el crédito vuelva a fluir
  • Evitar la repercusión de la crisis del sector  en la crisis de deuda soberana
  • Frenar un posible “efecto contagio”
  • Demostrar el compromiso inequívoco con la moneda única
  • Enviar una señal clara de que la eurozona es capaz de afrontar sus desafíos
  • Restaurar la confianza en la zona euro

Comunicado del Eurogrupo sobre el programa de ayuda financiera a España (en inglés)pdf

Declaración del presidente y del vicepresidente de la Comisión Europea

Recomendaciones de la CE a España para garantizar la estabilidad económica

 

Right navigation