Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

La Iniciativa Ciudadana Europea permite participar activamente en la UE, pero ¿Cómo funciona?

06/04/2010 | Asuntos institucionales

Lo que se decide en Bruselas nos afecta directamente en nuestra vida cotidiana. Dentro de poco, nosotros, como ciudadanos de la Unión Europea, podremos influir en esas decisiones y conseguir que nuestras propuestas se transformen en leyes. Es la Iniciativa Ciudadana Europea. Aquí le contamos en qué consiste…

 

La Iniciativa Ciudadana Europea es una herramienta prevista en el Tratado de Lisboa, que presta especial atención al acercamiento de la Unión Europea al ciudadano. Se ha criticado muchas veces que las instituciones comunitarias actúan al margen del público y esta Iniciativa viene a desmentirlo. Básicamente se trata de que un millón de ciudadanos de varios países de la UE se organicen y presenten una propuesta ante la Comisión europea para que la gestione como proyecto legislativo, es decir, es la opción que tendrán los ciudadanos para hacer leyes que defiendan u obliguen a 500 millones de europeos.

La Comisión europea adoptó un Libro Verde en 2009 sobre la Iniciativa y la sometió a consulta pública. Con las 330 respuestas recibidas y la resolución del Parlamento europeo, ha presentado un reglamento, que ahora tendrán que aprobar la Eurocámara y el Consejo. Está previsto que pueda entrar en vigor a comienzos de 2011.

¿Cómo funciona y qué fases tiene la iniciativa ciudadana europea?

  • El primer paso es conseguir 300.000 firmas de ciudadanos de, al menos, un tercio de los países de la Unión Europea, es decir, en este momento, nueve Estados.
  • Las iniciativas se presentarán ante un Registro en línea creado a propósito.
  • La Comisión examina si es competente para legislar en la materia y si la propuesta se ajusta al respeto a los Derechos Humanos y a los valores que defiende la UE.
  • Si la iniciativa tiene el visto bueno de la Comisión, se abre un plazo de un año para llegar al millón de firmas que la respalden. Los nombres que se adhieran deben sumar el 0,2 % de la población de la UE. Las firmas se consiguen directamente, por correo o por Internet.
  • Ese millón de firmas debe corresponder a un mínimo de ciudadanos de cada uno de los nueve o más países de los que procedan. La cifra se calcula según la representación de cada Estado en el Parlamento europeo. Ahora serían 4.500 firmas para los países más pequeños y 72.000 para el mayor, Alemania.

Todos los participantes deberán tener la edad necesaria para votar en sus países en las elecciones al Parlamento europeo.

Cumplidos todos los requisitos, la Comisión europea tiene cuatro meses para estudiar la iniciativa. Está obligada a tomarla en consideración, pero no a transformarla en propuesta legislativa. Si se rechaza, la Comisión deberá explicar los motivos en un documento accesible al público.

Requisitos que las propuestas deben cumplir para evitar fraude o abusos

Para que la Iniciativa Ciudadana sea viable y fomente la participación de la gente en la vida de la UE, la Comisión propone una fórmula sencilla, de fácil utilización y accesible a todos los ciudadanos y, a la vez, que no sea una carga burocrática para los Estados. Sin embargo, es necesario establecer una serie de salvaguardias para evitar los abusos o fraudes.

  • Las iniciativas presentadas deben ajustarse a los valores fundamentales de la UE.
  • Las iniciativas no pueden plantear medidas que se consideren absurdas.
  • Los firmantes tendrán que indicar su domicilio, fecha de nacimiento, nacionalidad y un número de identificación personal que corresponda a su documento de identidad, pasaporte o número de la seguridad social.
  • Los Estados deben establecer un sistema de verificación de firmas por Internet u otros medios.
  • La Comisión garantiza la protección de datos, pero debe comprobar la autenticidad de las firmas y saber quién financia la Iniciativa.

Opiniones sobre la inciativa ciudadana europea

Maroš Šefčovič, vicepresidente de la Comisión europea, responsable de Relaciones Interinstitucionales y Administración:

“Estoy muy satisfecho con la Iniciativa Ciudadana porque introducirá una nueva forma de democracia participativa en la UE, representa un auténtico paso adelante en la vida democrática de la Unión. Es un ejemplo concreto de cómo acercar más Europa a sus ciudadanos. Y debería estimular además un animado debate sobre lo que estamos haciendo en Bruselas”.

Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión europea, responsable de Ciudadanía:

“La Iniciativa Ciudadana puede constituir un elemento muy importante para que los ciudadanos se hagan oír. Acojo con satisfacción un instrumento que muestra que la UE se toma en serio su decisión de escuchar las preocupaciones de sus ciudadanos”.

Diego López Garrido, secretario de Estado para la UE:

“La Iniciativa Ciudadana contribuirá a oxigenar el debate en la UE…Va a ser un mecanismo que dará energía a muchas discusiones que interesan a la gente… y propiciará que la UE se construya también de abajo a arriba".

Texto completo de la propuesta de la Comisión europea para regular la Iniciativa Ciudadanapdf Elija traducciones del enlace precedente 

Web de la Iniciativa Ciudadana Europea

Libro verde sobre la Iniciativa Ciudadana Europeapdf Elija traducciones del enlace precedente 

Resolución del Parlamento europeo sobre la Iniciativa Ciudadana Europea

 

Right navigation