Recorrido de navegación

Actualidad y prensaNoticias

Otras herramientas

Otras herramientas

< Volver a Noticias

Entrevista con Carlos Carnero, Embajador especial para proyectos de integración de la UE

07/01/2010 | Asuntos institucionales
Entrevista con Carlos Carnero, Embajador especial para proyectos de integración de la UE

“Europa ha vuelto para quedarse”
Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, “Europa ha vuelto, para quedarse” y la presidencia española de la UE, durante el primer semestre de 2010, va a ser la primera oportunidad para que el ciudadano lo note. Lo dice Carlos Carnero, embajador especial para proyectos de integración de la UE.

 

Desde la Secretaría de Estado para la Unión Europea, Carlos Carnero, que ha sido eurodiputado durante 15 años y miembro de la Convención que redactó el proyecto de Constitución europea, ha trabajado en primera línea en los preparativos de la presidencia española. Con él, hemos repasado los objetivos y prioridades del proyecto español para impulsar esta nueva etapa de la Unión Europea.

El Tratado de Lisboa, un salto cualitativo

“Lo primero que se plantea la presidencia española es el desarrollo del Tratado de Lisboa, porque consideramos que pone en marcha una nueva Unión, como hizo el Tratado de Maastricht en su momento. El salto cualitativo es tal que nos vamos a encontrar con una UE más democrática, más eficaz, con más competencias, más procedimientos de toma de decisiones por mayoría cualificada, más codecisión entre el Parlamento y el Consejo, más atención al ciudadano, más derechos…”

Participación, derechos y diplomacia

“El desarrollo del Tratado de Lisboa abre muchos campos y muy diversos, pero las prioridades fundamentales  para la presidencia española son tres: que se regule la iniciativa ciudadana europea, que se inicien los trabajos para que la UE suscriba el Convenio Europeo de Derechos Humanos del Consejo de Europa y que se lance el Servicio Europeo de Acción Exterior.”

Europa como actor global

“Vamos a tener nuevos instrumentos con el Tratado de Lisboa para desarrollar una política exterior y de seguridad común. Pero para aplicarlos, hay que tener esa política. Queremos hacer un esfuerzo de definición de la posición europea en el mundo. No se trata de reflexionar sin actuar. Durante la presidencia española vamos a celebrar cumbres con Estados Unidos, América Latina y el Caribe, la Unión por el Mediterráneo, Rusia, Japón, Canadá, Marruecos… y en todas queremos tomar decisiones concretas y verificables en su aplicación, que sean útiles para tomar decisiones.”

Nuevos cargos institucionales, un equipo único

“Se equivoca quien piense que con los nuevos cargos del Tratado va a haber una lucha de protagonismos. A la presidencia española le viene muy bien que haya un presidente estable de la UE y una “ministra de Exteriores”. Será un equipo de trabajo que va a funcionar como un reloj. Hay un entendimiento muy bueno del gobierno español con Van Rompuy y Catherine Ashton. También va a haber una nueva Comisión europea y estamos muy satisfechos con la propuesta de colegio de Comisarios que ha hecho el presidente Barroso. La responsabilidad que ha adjudicado al comisario español, Joaquín Almunia, es clave, por la cartera de Competencia y por la vicepresidencia de la Comisión.”

Clima y energía compatibles

“Lo que se ha conseguido en la Cumbre del Clima de Copenhague ha sido gracias a la UE, pero hay países que no querían llegar a un mínimo común denominador y están muy lejos de lo que nosotros hemos puesto en marcha para reducir las emisiones un 20% en 2020. La presidencia española va a  trabajar sobre esa agenda, pero también con el plan energético 2010-2012 para garantizar el suministro y la eficiencia. Lo que ha pasado en Copenhague demuestra cuál sería el nivel de decisiones internacionales si realmente el sistema estuviera basado en una estructura G-2. Estados Unidos y China nunca llegarían tan lejos como la UE.”

Reforzar el modelo social europeo creando empleo

“Para salir de la crisis y crear empleo vamos a ser muy radicales. Hay una nueva estrategia de crecimiento y empleo que responde a una situación distinta a la del año 2000. Hay que tomar nota de eso e integrar a todos los sectores que crean trabajo: cambio climático, energía, investigación, desarrollo, espacio europeo de educación superior, formación profesional, etc. El alto índice de paro en España hace que seamos los más interesados en que esto salga adelante y debe hacerse sin recortes, reforzando el modelo social europeo.”

Igualdad de género y protección a las víctimas

“Queremos sacar adelante dos cuestiones durante la presidencia. La primera, crear el Observatorio contra la violencia de género, un centro que sea capaz de establecer estándares, mediciones y análisis para tomar decisiones. Y en segundo lugar, la ley europea de protección a las víctimas de violencia de género. Es fundamental avanzar en el espacio europeo de la justicia sobre mujeres, niños, ascendientes, que son víctimas en toda Europa. España es un país abanderado en estos temas.”

Una presidencia de y para los ciudadanos

“Tenemos que tomar decisiones que afecten a la vida cotidiana de la gente. La presidencia española va a ser una presidencia de derechos, de potenciar la igual social, entre hombres y mujeres y entre territorios. Queremos sacar adelante la directiva contra la discriminación. Pero también será una presidencia social, con la estrategia de crecimiento y empleo. Lo que queremos demostrar en estos meses es que Europa ha vuelto para quedarse y ahora hay que actuar para que se note. Durante mucho tiempo, la gente ha tenido la sensación de que Europa no estaba o estaba ahí, pero como parte del paisaje, discutiendo sobre su ombligo. Eso se ha acabado. Ahora hay que aplicar lo que tenemos para que la gente se sienta orgullosa de esta Unión que hemos construido.”

 

Right navigation