Logo I+DT infoRevista de la investigación europea

rtdinfo
  CIENCIA Y GOBERNANZA  -  Los riesgos, los beneficios y la ética

¿Sobre qué criterios se pueden basar las decisiones tecnológicas? ¿Qué peso deberían tener los científicos, los responsables políticos, los diversos grupos de presión y los ciudadanos? ¿A quién otorgan los europeos su confianza?

Ciencia, riesgos — beneficios y ética
¿Qué elementos deberían motivar las decisiones en materia de ciencia y de tecnología? Se propone una alternativa en la encuesta sobre ciencia y tecnología (C&T): bien el análisis de los riesgos y de los beneficios, bien las consecuencias morales y éticas.

La mitad de los ciudadanos europeos optan por la consideración de los riesgos-beneficios, y un tercio prefiere dar la prioridad a las finalidades morales y éticas que implican las opciones de investigación. Eligen la primera opción sobre todo en Grecia (70 %), en Hungría (67 %), así como en Rumanía para los países de fuera de la Unión (68 %). Eligen más la segunda en Noruega, Suiza e Islandia.

Por otro lado, cuando se trata de estimar el equilibrio entre los riesgos y los beneficios, el 66 % de los entrevistados (EU-25) creen que es mejor seguir la opinión de los expertos que la de la población. No obstante, este porcentaje varía sensiblemente: quienes más confían en los científicos son los finlandeses (83 %) y los más escépticos son los portugueses (48 %).

Uno de cada dos europeos piensa que hay que saber interrumpir un proyecto o un programa científico si no se domina bien el riesgo. Entre los entrevistados que están de acuerdo con el principio de precaución, el 54 % admiten que, no obstante, al prestar demasiada consideración a los peligros potenciales, se pueden dejar de lado posibles avances; el 24 % estiman, por el contrario, que la precaución no es ningún freno a la innovación tecnológica.

Agrupaciones y asociaciones
Gráfico: niveles de influencia de las personas o grupos, implicados en la C&T [ http://ec.europa.eu/research/rtdinfo/special_euro/images/dos5_art01b_pop.jpg ]
Los niveles de influencia
Cree usted que estas personas o grupos, implicados en la C&T, tienen una influencia positiva o negativa sobre la sociedad?
Fuente: Eurobarómetro C&V
Cuando se pregunta a los ciudadanos europeos (Eurobarómetro C&V) sobre la influencia positiva o negativa que pueden tener ciertos grupos profesionales, asociaciones, etc., implicados en la ciencia y la tecnología, parecen tener una gran confianza en el impacto de estos diferentes actores (1) (véase el gráfico 1). Confían más en los científicos que trabajan en las universidades y menos en las autoridades públicas. Dichas autoridades reúnen el 73 % de confianza, lo que supone un resultado positivo. Los medios de comunicación ocupan también un muy buen lugar: el 86 % de estima por la televisión y el 83 % por la prensa escrita (EU-25).

Las organizaciones de consumidores y las asociaciones de defensa del medio ambiente (respectivamente el 86 % y el 80 % de media en la EU-25) consiguen los resultados más elevados en Suecia, Dinamarca, los Países Bajos, Malta y Chipre.

Se aprecian también a los defensores de los derechos de los animales: un 77 % están «a favor», notándose no obstante resultados un poco especiales, como una proporción de solamente el 49 % en Bulgaria y del 58 % en un país como el Reino Unido, famoso por su amor a los animales.

Las personas que superan la media europea en su confianza hacia estas diversas asociaciones son las que se han definido como «Reflexionando sobre el sentido de la vida».

Autoridades públicas
Los encuestadores de C&V se han preguntado sobre la percepción del papel de los poderes públicos en materia de ciencia y de tecnología. Las tres cuartas partes de los entrevistados comparten la misma opinión sobre su misión «positiva» primordial para gestionar los riesgos creados por las nuevas tecnologías (78 %) y ejercer un poder de «regulación» sobre la ciencia y la tecnología. Este papel regulador está considerado positivamente y en igual proporción para las intervenciones de la Unión Europea que se aplican a todos los Estados miembros. En las personas con más estudios, este resultado alcanza el 83 %, sin llegar aún al entusiasmo europeo de los chipriotas y de los griegos (90 % y 86 %). En el norte, en Suecia (54 %), es donde la apreciación de las acciones de la Unión recibe peor acogida.

«Los resultados indican que en caso de conflicto potencial entre una aplicación científica y una visión ética, se reconocen las responsabilidades de regulación que incumben a la Comisión Europea», estiman los investigadores de EOS Gallup Europe.

(1) Las respuestas a esta pregunta en la encuesta C&V difieren bastante de las que conciernen a la confianza en los actores que son reconocidos como los que explican de forma más adecuada los desafíos científicos (véase el artículo «Entre confianza y rechazo [ http://ec.europa.eu/research/rtdinfo/special_euro/02/article_3150_es.html ]»).


   
  Uno de cada tres ciudadanos europeos confía en los controles y las reglas que debe respetar la investigación industrial (los finlandeses a la cabeza), otro piensa lo contrario (sobre todo, los polacos, los checos y los daneses), el tercero no opina.