una declaración sobre derechos de autor
   
Dirección de contacto   |   Búsqueda en EUROPA   
Logo I+DT infoRevista de la investigación europea Edición especial - Febrero de 2007   
Top
 INICIO
 ÍNDICE
 EDITORIAL

Descargar el pdf de en es fr


ESA
Title  Las revoluciones de la ciencia offshore

Entrevista a David Southwood, director científico de la ESA. Según él, se distinguen dos grandes ciencias espaciales. Una está relacionada con el exterior y abarca desde nuestro sistema solar hasta los confines del Universo; la otra se centra en la Tierra. No obstante, ambas ciencias tratan de dar respuesta a una triple pregunta fundamental sobre la existencia de los seres vivos: ¿por qué, cómo y dónde?

David Southwood
“En la actualidad se recurre constantemente a las herramientas espaciales con el fin de comprender el funcionamiento del ecosistema global de la Tierra (así como de los subsistemas que lo componen) y revelar así una serie de fenómenos esenciales imposibles de conocer por otros medios”, observa David Southwood, director científico de la ESA.
© ESA
Dado que la ciencia espacial representa un campo de investigación cuyos costes parecen faraónicos, ¿hace bien Europa al destinar tantos medios y esfuerzos?

Seamos realistas. Europa no ha ido al espacio más que nada para hacer ciencia. La capacidad de poner satélites en órbita, hoy en día, es una herramienta estratégica y económica esencial para las tele - comunicaciones, la navegación, la seguridad, etc. Es decir, se trata de una cuestión básica de independencia. Hace algunos siglos, una nación moderna debía disponer de una flota y ser capaz de enviar navíos de un continente a otro. De igual modo, tendríamos que poder enviar vehículos espaciales donde deseemos.

Así, una vez que existe dicha capacidad, podemos a su vez aplicarla a la ciencia. Privarse de ello sería una aberración ya que los avances de los conocimientos fundamentales y aplicados que se han ido adquiriendo gracias al espacio son fundamentales para un amplio abanico de áreas. Europa es un centro esencial de la investigación mundial y dispone de potencial científico humano muy preparado. Tiene un papel que desempeñar en un tema en el que hay que poder ir a donde se quiera.

¿Cuáles son los objetivos científicos de la ESA?

El hecho de ir al espacio permite tener dos visiones científicas diferentes. Una, con la mirada puesta hacia el exterior, tiene como objetivo comprender el Universo en el cual existimos y del que provenimos. La otra, orientada hacia el interior, consiste en observar este objeto denominado Tierra al que debemos la existencia.

En el exterior, el primer campo de interés evidentemente es la exploración de nuestro entorno cercano, a saber: nuestro sistema solar que cada vez está más “al alcance de los vehículos espaciales”. La ESA dirige en estos momentos dos naves Express alrededor de Venus y Marte. La expedición conjunta Cassini-Huygens, realizada entre 2004 y 2005, ha supuesto todo un éxito: la nave de la NASA está en órbita alrededor de una luna de Saturno denominada Titán, sobre la cual se ha posado sin tropiezos la sonda europea Huygens. Hay que mencionar también las circunvoluciones del satélite Smart 1 que, desde 2004, estudia minuciosamente el suelo de nuestra Luna buscando huellas de agua de épocas anteriores.

Asimismo, Europa ha contribuido en gran medida a la “caza de cometas” con el envío de la sonda Giotto al cometa Haley hace 20 años, lo que fue un hecho sin precedentes. La formación de los cometas precede a la de los planetas, por lo que podrían haber sido el material de base que dio origen a los planetas. Por supuesto, dicho material se habría calentado, habría sufrido colisiones, agregaciones y tendríamos que ser capaces de comprender lo que ocurrió para volver a encontrar los “fundamentos básicos”. Con este ambicioso objetivo se efectuó el lanzamiento de la sonda Rosetta en 2004, destinada a posarse sobre el cometa Churyumov-Gerasimenko en 2014. Dicho proyecto debe su nombre a la Piedra de Rosetta, con la cual Champollion pudo descodificar los jeroglíficos egipcios. De hecho, buscamos los códigos de desarrollo de la materia en el sistema solar; una materia de la que también surgió la vida.

Imágenes del satélite Envisat de la costa nordeste
de Sri Lanka en el momento del tsunami del 28 de diciembre de 2004 (arriba) y los daños de esta catástrofe registrados por el satélite ERS-2. Imágenes del satélite Envisat de la costa nordeste
de Sri Lanka en el momento del tsunami del 28 de diciembre de 2004 (arriba) y los daños de esta catástrofe registrados por el satélite ERS-2.
Imágenes del satélite Envisat de la costa nordeste de Sri Lanka en el momento del tsunami del 28 de diciembre de 2004 (arriba) y los daños de esta catástrofe registrados por el satélite ERS-2.
© ESA
Pero el espacio no se acaba en el sistema solar...

¡Ni mucho menos!... Aparte del sistema solar, los telescopios y los detectores a bordo de satélites orbitales proporcionan un gran campo de observación a los astrónomos y astrofísicos. A este respecto, el “observatorio” Hubble tiene una reputación ya reconocida en lo que respecta a la calidad y cantidad de imágenes estelares que recoge. Sin embargo, otros instrumentos menos conocidos, como el telescopio espacial XMM-Newton, centrado en la detección de las radiaciones X, recopilan numerosos datos decisivos para los científicos.

La ESA tiene varios proyectos en preparación dedicados a esta fascinante exploración del Universo. Dentro de dos años, lanzaremos con el mismo cohete los dos vehículos Planck y Herschell. El primero estudiará la formación del Universo y los primeros indicios de su estructuración en las galaxias más lejanas, es decir, los momentos inmediatamente posteriores al Big Bang. El segundo analizará la organización de la materia en cúmulos, la formación de las galaxias, las estrellas y los planetas. Herschell será una herramienta para intentar resolver el misterio del lado oscuro del Universo, en el que la gravedad transforma la masa en calor con el colapso de ciertas estrellas sobre sí mismas. Después, le llegará el momento a la futura misión Gaia, que realizará una verdadera inmersión en el corazón de la “relojería cósmica” de nuestra propia galaxia, en sus miles de millones de estrellas, en su materia negra...

¿Con todos estos proyectos, no descuidan la observación de la Tierra?

No, porque el programa Living Planet (o Planeta Vivo), que agrupa todos los medios de observación de la Tierra, representa aproximadamente la mitad de los trabajos de investigación científica de la ESA para los próximos años. Ahora la investigación espacial intenta comprender el funcionamiento del ecosistema global de la Tierra y de los subsistemas que lo componen, poniendo de manifiesto una serie de fenómenos esenciales imposibles de conocer por otros medios. Desde hace tres décadas, Europa ha ido acumulando prácticas y conocimientos inestimables a través del creciente despliegue de satélites meteorológicos, la puesta en órbita de los satélites ERS 1 y 2 (European Remote Sensing Satellite) y, sobre todo, a través del Envisat, un satélite emblemático de la observación de la Tierra. Desde esta plataforma de satélites, unos diez instrumentos exploran los océanos, los casquetes glaciares, los continentes y la atmósfera, desde el año 2002.

Living Planet constituye la hoja de ruta que se ha fijado la ESA para cumplir su importante misión en el contexto actual del cambio global y del calentamiento climático. Para ello está previsto para 2012 el lanzamiento de una serie de seis satélites, los denominados Earth Explorers, que ahora se están diseñando y construyendo. Cada uno debe realizar una serie de tareas, según las necesidades de los “médicos especializados” de la Tierra, recogiendo datos sobre las grandes corrientes marinas, la salinidad oceánica, el ciclo del agua, la circulación atmosférica, el deshielo de los glaciares, etc. Este trabajo se Ilevará a cabo independientemente del perfeccionamiento de los satélites meteorológicos, así como de los vehículos espaciales que formarán parte del famoso sistema orbital GMES (Global Monitoring for Environment and Security).

El satélite Spainsat situado en el vértice
de la lanzadera Ariane 5.
El satélite Spainsat situado en el vértice de la lanzadera Ariane 5.
© ESA/S.Corvaja
Al visitar la página Web de la ESA, la primera sección que propone atrae al visitante. Se titula Life in Space (o Vida en el Espacio). ¿No es esta cuestión subyacente de “la vida en otro lugar” que hace que el Hombre sienta una atracción irresistible por el espacio?

Sabemos, en todo caso, que “la vida aquí” existe. Cuando observamos la Tierra desde un vehículo espacial ¿no estamos ya observando “la vida en el espacio”? Y ya es hora de que lo hagamos , porque sabemos que el calentamiento climático y los cambios mundiales son procesos que nos llevan a cuestionar la relación que existe entre la vida y el planeta, así como la responsabilidad del ser humano de cara a “su” planeta.

Dicha relación también rige nuestra visión del exterior. La posibilidad de que nuestra Tierra se vuelva inhabitable nos lleva a estudiar las razones por las que el intenso efecto invernadero impide cualquier vida en Venus, y la posibilidad de que Marte, pese a su imagen inhóspita, albergue formas primitivas de vida. Por otro lado, en Titán encontramos hidrógeno, metano, nitrógeno, agua... Ahora bien, si este agua liberase su oxígeno estarían reunidas todas las condiciones para la existencia de seres vivos. Además, ahora tenemos la posibilidad de estudiar planetas de fuera de nuestro sistema solar, lo que hace tan sólo 20 años hubiera sido visto como ciencia-ficción.

En otras palabras, la ciencia intenta comprender el origen del Universo, de la vida en la Tierra y tal vez de la vida en otro lugar. Si el Universo tuviera que renacer, no existe ninguna certeza de que los humanos surgiesen nuevamente en un planeta no más importante que los demás, en una galaxia rodeada por muchas otras hasta donde alcanza la vista...

La ciencia también sabe cómo continúa la historia. Un día, dentro de cinco mil millones de años, el Sol se habrá convertido en un gigante rojo y se habrá tragado la Tierra. Quizá nuestro planeta sea el único lugar con vida de nuestro singular Universo. Pero, a su vez, quizá este Universo esté lleno de vida, lo cual tiene una significación moral. En cierto modo, si somos únicos, esto convierte nuestra supervivencia en un desafío especial. Pero si, por el contrario, sólo representamos un caso entre otros muchos, entonces tendría menos importancia, simplemente podríamos dejar que la luz se apagara, una vez llegado el momento...

    
  Top
Dossier 1 2 3 3