Por el bienestar de los animales y la conciencia del consumidor

IMPRIMIRWELFARE QUALITY

WELFARE QUALITY
Las encuestas indican que los europeos están cada vez más preocupados por el bienestar de los animales que acaban en su plato. Lo que es más, los consumidores se están dando cuenta de que las condiciones en que se crían los animales de granja repercuten de forma directa en la calidad de los productos alimentarios.

Ahora el proyecto WELFARE QUALITY se ha hecho eco del deseo de los consumidores y está desarrollando herramientas para evaluar el grado de bienestar de toda una serie de animales de granja y poner esta información a disposición de los consumidores.

El consorcio del proyecto reúne a cuarenta y cuatro socios de diecisiete países, incluidos trece Estados miembros de la UE. Entre los socios se encuentran especialistas en zoología y comportamiento de los animales, sociología y filosofía, así como expertos en los ámbitos de la ganadería y la genética.

El proyecto ya ha arrojado luz sobre las actitudes del consumidor respecto al bienestar animal y, por ello, está elaborando estrategias exhaustivas para mejorar la calidad de vida de los animales de granja. Además de esto, WELFARE QUALITY se propone desarrollar sistemas de información sobre los productos de fácil comprensión para toda la gente, de modo que los consumidores interesados en el bienestar de los animales de granja puedan elegir a sabiendas lo que compran.

Los investigadores no han limitado sus actividades a la granja, y prueba de ello es que están investigando los aspectos del bienestar animal en los mataderos. También trabajan en estrecha colaboración con otras partes interesadas que se integran en las sucesivas etapas de la cadena alimentaria, entre ellas ganaderos, industria de la transformación de alimentos, minoristas, el sector de los servicios alimentarios, además de universidades, autoridades públicas y organizaciones no gubernamentales (ONG).

Por otra parte, la participación en el proyecto WELFARE QUALITY de socios de países tan diversos como Brasil, Chile, México y Uruguay es una garantía de que los animales de granja europeos no serán los únicos en beneficiarse de todo esto.

Con el propósito de avanzar hacia los objetivos del proyecto, se fundó la Plataforma Europea del Bienestar Animal («European Animal Welfare Platform»), que reúne a un amplio abanico de partes interesadas del sector de la alimentación. Esta entidad ha asumido el compromiso de mejorar el bienestar de los animales de granja, a la vez que apoya la puesta en práctica de los resultados del proyecto WELFARE QUALITY.

MÁS INFORMACIÓN

Una nueva forma de evaluar el bienestar animal

La meta global del proyecto era crear métodos prácticos y normalizados para evaluar el bienestar de los animales de granja, ya sea en la propia granja o en cualquier otro lugar, como por ejemplo en el matadero. Un grupo de biólogos y especialistas en ciencias sociales acordó un enfoque común basado en cuatro principios básicos: buena alimentación (ni hambre ni sed); alojamiento confortable (comodidad, temperatura, facilidad de movimientos); buena salud (ausencia de lesiones y enfermedades, así como ausencia del dolor en los procedimientos de manejo de los animales); y comportamiento apropiado (posibilidad de que los animales expresen sus comportamientos sociales y otros factores, como las buenas relaciones entre humanos y animales y la ausencia de miedo).

Para atender cada uno de estos principios, se diseñaron medidas específicas para diversas especies y categorías de animales: cerdas y cochinillos, cerdos de engorde, terneros, terneras para leche y terneras para carne, gallinas ponedoras, pollos de engorde y búfalos.

Ya se ha comprobado la validez, fiabilidad y viabilidad de las medidas de la evaluación, y ahora se están realizando pruebas en condiciones reales en seiscientas granjas y sesenta mataderos de toda Europa.

WELFARE QUALITY ha diseñado estas herramientas para que los resultados de sus investigaciones puedan ser de utilidad a una amplia gama de usuarios. Las cadenas productivas pueden hacer uso de este sistema para tener informado al consumidor. A los ganaderos y empresas de transformación de alimentos todo esto puede servirles de gran ayuda como herramienta de autoevaluación con la que identificar los riesgos y problemas potenciales relacionados con el bienestar animal. Por su parte, los investigadores pueden utilizarlo para comparar el bienestar de los animales que viven en distintas condiciones.

Una mejor calidad de vida en las granjas de Europa

Los socios también han asumido el compromiso de buscar maneras prácticas de mejorar las vidas de los animales de granja europeos. Hasta el 30 % de los pollos que se crían para engorde sufre problemas de articulaciones y huesos cuyo origen es el rápido ritmo de crecimiento durante las primeras semanas de vida. El proyecto WELFARE QUALITY elaboró un régimen de alimentación especial con el que se desacelera el ritmo al que crecen las aves durante las primeras semanas, para luego retomarlo una vez que se han desarrollado sus huesos. El nuevo régimen no sólo ha reducido los casos de cojera, sino que, además, ha permitido que los pollos alcancen el peso a la canal estándar sin añadir más días de alimentación.

Criterios de selección y hábitos de compra de los consumidores

Otro subproyecto está investigando las opiniones y conocimientos de los consumidores sobre el bienestar animal, así como en qué medida influyen los mismos en sus hábitos de compra. Los investigadores realizaron encuestas en Francia, Hungría, Italia, Noruega, Países Bajos, Reino Unido y Suecia. Si bien los resultados variaron de un país a otro, una amplia mayoría de los encuestados declaró que las condiciones del bienestar animal eran importantes o muy importantes para ellos.

Sin embargo, esto no siempre influye en su comportamiento a la hora de comprar ya que, si bien alrededor del 80 % de los encuestados húngaros consideraba importante el bienestar animal, sólo un tercio de ellos realmente lo tenía en cuenta al comprar carne de vacuno. Otros encuestados señalaron que, simplemente, el hecho de buscar productos «respetuosos con los animales» les hacía perder demasiado tiempo.

La mayoría de los encuestados manifestó que el etiquetado era un recurso útil para informarse y evaluar el respeto al bienestar animal en los productos alimentarios. Sin embargo, muchos parecían no querer saber nada de las condiciones en las que se habían criado los animales, y otros pensaban que la responsabilidad del bienestar animal debe recaer en los ganaderos y las administraciones públicas, más que en los propios consumidores.

Lo cierto es que estos resultados proporcionan una información valiosa sobre la opinión de los consumidores y contribuyen a desarrollar el sistema de información sobre productos desarrollado en el marco del proyecto. En dicho sistema se propone la utilización de estrellas o colores que ayuden a los compradores a reconocer con facilidad los productos respetuosos con los animales.

La presión ejercida por los consumidores preocupados por esta cuestión ya ha propiciado drásticas mejoras en las condiciones de vida de los animales de granja en Europa. Gracias al proyecto WELFARE QUALITY, el bienestar de los animales de granja de todos los países europeos y del resto del mundo va a seguir experimentando constantes mejoras. Sin duda, las nuevas condiciones de bienestar suponen ventajas claras, no solamente para los animales, sino también para el conjunto de los ganaderos y los consumidores.