Entrevistas

Breves


© Courtesy European Researchers’ Night – Greece cat.2
© Courtesy European Researchers’ Night – Greece cat.2<

Miguel y Silvana, dos investigadores con dos hijos

“Conocí a Silvana en Suecia, cuando participábamos en una universidad de verano. Éramos los dos post-doctorados en física, yo lo había obtenido en Berlín y ella en París. Un año más tarde, conseguí un trabajo de asistente en Portugal y Silvana obtuvo un puesto fijo en París. Tratamos de encontrar una solución para trabajar en el mismo lugar y, tras haber pasado algunos años viviendo a caballo entre París y Portugal, finalmente obtuve un puesto en Lyon y nos fuimos allí.

El ser una pareja de investigadores tiene sus complicaciones, puesto que generalmente hay que cambiar de ciudad o de país cada dos años antes de conseguir un puesto fijo – y antes de obtenerlo en el mismo lugar… Suele ocurrir en torno a los 35 años y la mayoría de las veces (como ocurre en muchas otras profesiones) son las mujeres las que siguen a sus maridos y se ocupan de los niños. En nuestro caso no ha sido así. Silvana y yo hemos conseguido trabajar en el mismo laboratorio y en la misma oficina. Colaboramos en muchos proyectos y en numerosas publicaciones, aunque queremos seguir siendo independientes en algunas líneas de investigación específicas.

Nos estimula el poder hablar de nuestro trabajo, aunque mi mujer opina que exagero a veces y que sólo hablo de física en casa… En nuestro caso, no creo que pudiéramos hacernos la competencia ya que trabajamos juntos. Es más interesante colaborar y ayudarnos recíprocamente. Samuel tiene tres años y cursa preescolar en el colegio inglés de Lyon. Sara tiene un mes y medio, pero irá a la guardería infantil cuando tenga tres meses. Desde que Samuel nació, nos hemos mudado seis veces. Habla cuatro lenguas, aunque todavía no las hable muy bien… No podemos decir que sea una vida tranquila. Viajamos mucho, no tenemos familia ni amigos en Lyon que puedan ayudarnos con los niños, así que les llevamos a veces al trabajo o a conferencias… Me ocupo de ellos tanto como su madre.

Miguel Marques, LPMCN, Universidad de Lyon

Integración en Zurich

Si acaban de nombrarle profesor en la ETH de Zurich (Escuela Politécnica Federal) y llega desde el extranjero con su familia, si usted no sabe dónde estarán escolarizados sus hijos y a su esposa o marido le gustaría encontrar trabajo… el servicio Dual Career (DCA) se ocupa de todo. Se esfuerzan por que los profesores puedan conciliar sus horarios con su vida privada y adaptarse a la cultura. No hay ningún problema con los niños: la ETH posee tres guarderías infantiles. “Facilito la integración de toda la familia en Zurich”, señala Madeleine Luethy, responsable del DCA. Aquí no reciben ayudas financieras pero sí un servicio que vale su peso en oro.


La ayuda del tutor

Aparentemente, una de las soluciones más eficaces para que las investigadoras encuentren un valioso asesoramiento en los momentos clave de su carrera es el consejo de un tutor. Aunque los tutores les ayuden a resolver las dificultades prácticas relacionadas con la organización de la vida académica y la realización de su proyecto científico, también esta relación les estimula en su propio trabajo y en su implicación social. Diversas asociaciones de tutoría han creado redes para establecer contactos europeos y tratar las cuestiones planteadas a los tutores y a sus “asesoradas” a través de una visión más internacional.

TANDEMplusIDEA es el primer programa de este tipo y está apoyado por la UE durante el periodo 2007-2010. Reúne a universidades británicas, holandesas, suizas, alemanas y francesas. Pretende promover el alto potencial científico de las investigadoras y aumentar su número en los puestos estratégicos, particularmente como profesoras. Acabará con una evaluación de sus objetivos de desarrollo de carrera y con la difusión de buenas prácticas sacadas de sus conclusiones.

EUMENT-NET (European network of mentoring programmes for women in academia and research), proyecto más reciente, está formado por cuatro socios (Austria, Bulgaria, Alemania y Suiza). En él se refuerza este aspecto de “red” para favorecer las conexiones entre los tutores, así como las relaciones entre investigadoras de distintas generaciones.


TOP