Conseguir una integración con éxito

En el CERN, más de 1.000 científicos de 94 institutos y 28 países trabajan en el experimento ALICE. Para llevarlo a cabo, el LHC provocará la colisión entre sí de iones de plomo con el fin de recrear en laboratorio las condiciones que se dieron justo después del Big Bang. Los datos obtenidos permitirán estudiar la evolución de la materia desde el nacimiento del Universo hasta nuestros días.© CERN
En el CERN, más de 1.000 científicos de 94 institutos y 28 países trabajan en el experimento ALICE. Para llevarlo a cabo, el LHC provocará la colisión entre sí de iones de plomo con el fin de recrear en laboratorio las condiciones que se dieron justo después del Big Bang. Los datos obtenidos permitirán estudiar la evolución de la materia desde el nacimiento del Universo hasta nuestros días.
© CERN

© ITER
© ITER
© Shutterstock
© Shutterstock

Aún queda mucho camino por recorrer para lograr un Espacio Europeo de la Investigación (EEI) unificado y atractivo, que garantice la quinta libertad de circulación, la de los investigadores, los conocimientos y las tecnologías. Siete años después del nacimiento del proyecto del EEI en Lisboa, la Comisión Europea ha evaluado el camino recorrido y el que queda por delante. Este trabajo a largo plazo, que se ha ido alimentando de reflexiones provenientes de toda Europa, empezó en el año 2007 con la publicación de un Libro Verde sobre el EEI, sometido a una amplia consulta pública durante varios meses. Se identificaron en este trabajo común los avances obtenidos, pero sobre todo los retrasos y las lagunas que socavan su desarrollo, así como las pistas a explorar para colmarlas.

¿Qué consecuencias ha tenido este trabajo? Un proceso de impulso del EEI, que fue lanzado en la primavera del 2008 en Ljubljana, la capital eslovena, y dio pie a una “Visión 2020” para el EEI, adoptada por la Unión Europea en diciembre del 2008. En paralelo, la UE lanzó cinco iniciativas que abarcan áreas cruciales: las carreras y la movilidad de los investigadores, las infraestructuras de investigación, la transferencia de los conocimientos entre los organismos de investigación públicos y la industria, la programación conjunta y la cooperación internacional. Se trata de un trabajo colosal, pero de él depende el futuro del EEI.


TOP