EUROSTARS

Descubrir los tesoros ocultos

Apoyar a las PYMEs implicadas en la investigación tecnológica con vistas a promover el crecimiento económico: ésa es la finalidad del nuevo programa EUROSTARS, fruto de una colaboración entre la Unión Europea y Eureka. Una iniciativa que hará brillar las perlas de la innovación europea.

Los medicamentos, un área en la que las PYMEs pueden desempeñar un papel importante. En la fotografía aparecen microesferas a base de ciclodextrina. Estas moléculas de origen natural que, a modo de jaula, permiten encapsular moléculas diversas, se utilizan con frecuencia en la farmacología.© CNRS Photothèque/Hubert Raguet
Los medicamentos, un área en la que las PYMEs pueden desempeñar un papel importante. En la fotografía aparecen microesferas a base de ciclodextrina. Estas moléculas de origen natural que, a modo de jaula, permiten encapsular moléculas diversas, se utilizan con frecuencia en la farmacología.
© CNRS Photothèque/Hubert Raguet
© Shutterstock
© Shutterstock
© Shutterstock
© Shutterstock

Las células cancerosas tienen una insidiosa capacidad de “rechazar” los fármacos utilizados contra ellas; ésa es una de las razones por las que la medicina pierde la esperanza de encontrar la curación completa del cáncer. Uno de los métodos más sutiles empleados por este tipo de célula contra los ataques terapéuticos consiste en envolver y destruir la molécula medicamentosa en vesículas celulares denominadas endosomas. Hasta ahora, los intentos de contrarrestar este mecanismo sólo han tenido un éxito relativo. Pero un grupo de científicos de la empresa noruega PCI Biotech creen que están siguiendo una buena pista: además del medicamento, inyectan fotosensibilizadores en la zona afectada. La membrana del endosoma los absorbe y al ser iluminada, se deshace. Sin este obstáculo, la molécula terapéutica puede llegar al núcleo de la célula.

La innovación de PCI Biotech se podría convertir en un tratamiento milagroso que podría salvar miles de vidas, pero la comercialización de ese tipo de terapias es muy costosa y la competencia en el campo de la tecnología médica es muy dura. No obstante, PCI Biotech, financiado por el nuevo programa EUROSTARS (un fondo de innovación europeo especialmente destinado a las PYMEs), está a punto de llevar su producto a los hospitales. EUROSTARS financiará investigaciones clínicas, con las que los científicos investigarán cómo iluminar el tumor insertando una fibra óptica a través de la piel o de las cavidades del cuerpo.

“Ya tenemos experiencia en la utilización de fotosensibilizadores en las terapias contra el cáncer, pero no en la liberación de la molécula del endosoma. Nuestra técnica de iluminación del endosoma es completamente original”, explica Anders Høgset, director científico de la empresa. Uno de los principales efectos de la técnica será la mejora de la precisión con la que las terapias contra el cáncer se pueden ser dirigir hacia el tumor.

Un estreno arrollador

PCI Biotech es una de las 200 empresas europeas que se han beneficiado del fondo EUROSTARS, recibiendo 1,1 millones de euros. “Para una empresa como la nuestra, es muchísimo dinero”, comenta Anders Høgset. Esta PYME, como la mayoría de las beneficiarias de EUROSTARS, ya funciona desde hace algunos años pero pretende crecer más. Da empleo a nueve personas y empezó a ser cotizada en la Bolsa de Oslo en el año 2008. Al no tener por ahora ingresos, funciona únicamente gracias a las subvenciones de investigación y a los inversores. Cuando su tecnología esté lista, esta PYME venderá sus licencias a empresas farmacéuticas.

Para crecer, las pequeñas empresas pueden obtener fondos de inversores o accionistas privados, de empresas especializadas en el capital de riesgo, o mediante una cotización en Bolsa, pero cuando más ayuda necesitan es en sus inicios. Según Bernd Reichert, jefe de la unidad PYMEs en la Dirección General de Investigación de la Comisión Europea, constituyen uno de los resortes fundamentales del desarrollo económico europeo, ya que representan el 99% de las empresas. “Son responsables de la creación de muchos empleos y constituyen uno de los motores de la innovación”. Por esta razón, se lanzó el programa EUROSTARS, dirigido por Eureka. Su éxito ya asombra a sus creadores. La Comisión Europea proporcionó el 25% de sus fondos (con un presupuesto de 100 millones euros hasta el 2013). El resto proviene de los 32 países participantes.

EUROSTARS es el primer programa que da prioridad absoluta a las PYMEs que se dedican a la investigación y el desarrollo. Sus objetivos están definidos conforme a las necesidades y los deseos de las PYMEs”, explica Bernd Reichert, añadiendo que, aunque las PYMEs pueden participar en los programas marco de investigación, los trámites de los mismos generalmente son caros y requieren demasiado tiempo. De ahí la importancia de EUROSTARS, cuyo principal objetivo es ayudar a las PYMEs a comercializar sus productos lo antes posible para acelerar el desarrollo de las mismas. “Las PYMEs de alta tecnología no pueden perder tiempo esperando porque sus mercados evolucionan con mucha rapidez”, manifiesta Bernd Reichert. “EUROSTARS, con trámites más ágiles, puede ayudar a las PYMEs a innovar a un ritmo más rápido y constante”.

Prioridad a las nuevas estrellas

Los proyectos duran tres años como máximo con el objetivo de que las empresas comercialicen sus productos en el plazo de dos años, una vez acabado el proyecto. Las start-ups no tienen la prioridad, sino las empresas que empleen hasta 35 personas y que ya hayan recorrido una buena parte del camino que lleva al desarrollo de un producto o a su comercialización. Los proyectos también se centran en las empresas implicadas en la investigación tecnológica y que dedican a la misma al menos el 10% de su volumen de negocios. Los beneficiarios trabajan sobre todo en sectores de la alta tecnología como la informática, las telecomunicaciones, la tecnología biomédica y los materiales de fabricación industrial.

“Cuando lanzamos la primera convocatoria, en el año 2008, no esperábamos recibir tantas solicitudes de PYMEs especializadas en tecnología. Hasta ignorábamos que existieran tantas”, recuerda Michel Vanavermaete, responsable del programa EUROSTARS en la Secretaría de Eureka. Ambos ciclos de financiación atrajeron a centenares de candidatos, con un promedio de 3,5 socios y una solicitud de financiación media de 2,9 millones de euros por proyecto. Michel Vanavermaete y sus colegas también se asombraron de las buenas candidaturas de numerosas PYMEs de los países más pequeños y más desfavorecidos de la Unión Europea.

Una de las principales características del programa EUROSTARS consiste en adoptar una filosofía “ascendente”, evaluando cada caso según sus propios méritos. Un objetivo primordial es también ayudar a estas entidades locales o nacionales a convertirse en empresas de alcance internacional, dentro y fuera de Europa. “Nos gustaría detectar a las empresas que se transformarán en el Google del mañana. Tenemos la ambición de que la Unión Europea tenga grandes empresas a partir de empresas de tamaño medio. Pensamos que es el enfoque que hay que adoptar”, explica Luuk Borg, director de Eureka. “Las empresas cuyo volumen de negocios tiene un índice de crecimiento elevado (llegando a alcanzar hasta el 180%) tendrán una especial importancia para nosotros”.

Innovación en el Este de Europa

El programa también ayuda a las PYMEs del sector del medio ambiente, que avanza a pasos agigantados. La energía eólica, que se está extendiendo por toda Europa, desde Dinamarca hasta Portugal, genera miles de empleos: no sólo dentro de las empresas que llevan a cabo los proyectos sino también en las implicadas en la fabricación y el suministro de palas o de piezas de recambio, por ejemplo. Una de estas PYMEs es EC Electronics, con sede en Polonia. Trabaja en la puesta a punto de aparatos capaces de identificar los defectos de los generadores eólicos y forma parte de un consorcio más importante, Smart Embedded Sensor System (SESS), fundado por el programa EUROSTARS e implantado en Polonia, Estonia y Dinamarca.

En este consorcio, EC Electronics suministra el material necesario para las tecnologías de comunicación y de señalización que se usan para el control de las palas de los generadores eólicos. Dicha empresa ya ha hecho posible el desarrollo de productos necesarios para el control de otros “segmentos” de los generadores eólicos, como cajas de cambio o pernos, cilindros móviles utilizados para guiar el movimiento de rotación.

SESS pretende detectar los daños que se puedan dar en las palas de los generadores eólicos. Los análisis efectuados permitirán predecir si una grieta o cualquier otro daño puede agravarse, y de qué forma lo hará”, explica Artur Hanc, director de EC Electronics. “Un aspecto único de SESS es que dependerá de sistemas de detección a la vez activos y pasivos. Así podremos no sólo detectar problemas en cuanto aparezcan, sino también ‘ordenar’ a los sensores que analicen los puntos frágiles de la pala. De este modo, podremos evaluar mejor el estado estructural de estos puntos sensibles”.

Aunque ninguna de las empresas que ha participado en EUROSTARS haya brillado con luz propia en la escena internacional, algunas podrían resplandecer en los próximos años…

Elisabeth Jeffries

TOP

Para saber más