RECURSOS

El hombre mineral

Dentro de las rocas, los minerales son los pilares de la tecnología y la economía. Para garantizar cierta independencia, Europa tiene que ampliar sus actividades de extracción, particularmente de minerales metálicos. Una prospección que requiere tecnologías punteras tanto como investigación.

Explotación artesana de oro a lo largo del río Mekong, en Houay-Gno, en la región de Luang-Prabang (Laos). © BRGM im@gé/Valérie Laperche
Explotación artesana de oro a lo largo del río Mekong, en Houay-Gno, en la región de Luang-Prabang (Laos). © BRGM im@gé/Valérie Laperche

Fuente de civilización

El hombre, desde siempre, ha explotado las propiedades de las rocas y los minerales. La edad de piedra, hace 2,5 millones de años, estuvo marcada por la creación de herramientas de sílex para la caza, después se utilizó la piedra para las casas y las prácticas religiosas. Siguió la edad del cobre, hacia el 2500 a. C., en la que nació una artesanía secundaria y la explotación de los metales a partir de su forma nativa, por martilleo de las pepitas en frío o en caliente.

Con la edad del bronce apareció la metalurgia, técnica de extracción de los metales que emplea hornos a alta temperatura, para fundir cobre a 1.084°C y obtener bronce, aleación a 90/10 de cobre y estaño. Y finalmente, la edad del hierro apareció hacia el año 1100 a. C. con la reducción de los óxidos de hierro a temperaturas superiores al punto de fusión del hierro. A igual peso, el acero ofrece armas y herramientas mucho más resistentes que el bronce. Las aleaciones de hierro y los objetos de acero han desempeñado un papel determinante en el desarrollo de las civilizaciones y las tecnologías humanas, y aún seguirá desem - peñándolo durante mucho tiempo.

Minerales por todas partes

Hoy en día, los productos de la industria de los minerales se encuentran en todos los sectores de nuestras sociedades. Los microprocesadores de nuestros ordenadores están hechos de silicio, galio, germanio. No puede haber prospección de petróleo o túneles sin la bentonita, una arcilla que posibilita la perforación. El papel debe su blancura al talco y al caolín. Los dentífricos tienen caliza pulverizada. Los edificios están hechos de arena, grava y cemento.

Además de las fuentes de energía como los elementos radiactivos, existen tres categorías principales de minerales. Primero los metalíferos como la calcopirita (cobre), la hematita (hierro), la pentlandita (níquel) y la esfalerita (zinc). Algunos existen en estado puro, como el oro y la plata. Después vienen los minerales industriales, como el talco, el silicio, la sal, los fosfatos, el grafito, la potasa, por citar tan sólo los más corrientes. Y finalmente, en el campo de la construcción, se encuentran la caliza (cemento, piedra de talla), la arena y la grava (terraplenado, hormigón), la arcilla (ladrillos), así como el granito, el mármol, la pizarra y el esquisto (piedra de talla). Todas las obras de ingeniería civil dependen de estos componentes agregados: alrededor de 3 mil millones de toneladas de arena, grava y de piedras trituradas satisfacen las necesidades de la construcción en Europa.

Numerosas industrias de productos finales (automóvil, aeronáutica, vidrio, cerámica, plástico, papel, los cosméticos…) dependen del sector de los minerales, que afecta a millones de empleos en Europa. Pero el crecimiento de la economía mundial y la llegada de nuevos países con una gran demanda intensifican la competencia para acceder a los recursos. China, entre otros, ha multiplicado sus importaciones de minerales y metales por un factor de 2 a 10 en esta última década, todo ello llevando a cabo políticas comerciales de restricción de las exportaciones con cuotas e imuestos.

Resultado: en estos últimos cuatro años, el precio de todos los minerales se ha disparado, en particular el del níquel, el cobre, el zinc y el mineral de hierro. Por ejemplo, un gramo de oro valía de media menos de nueve dólares en 2001, mientras que llegaba a valer unos 32 dólares en los primeros meses de 2008, lo que significa que su valor casi se ha cuadruplicado en siete años. En cuanto al zinc, su precio ha aumentado en más del 300 % entre 2004 y 2007.

Dependencia europea

Esta demanda creciente pone en peligro el abastecimiento de la Unión, que consume aproximadamente el 25-30 % de la producción mundial de metales, mientras que apenas extrae el 3%. La desaparición de las actividades mineras en numerosos países comunitarios fragiliza también las exportaciones europeas de tecnologías, equipos y servicios que se derivan de ellas, así como los conocimientos acumulados y su sector de investigación. Huelga decir que las políticas industriales y de investigación son determinantes para encontrar y mantener un equilibrio entre el consumo y la producción de los recursos minerales.

Como en los demás sectores, la industria mineral necesita la investigación y el desarrollo para seguir siendo competitiva, particularmente en materia de teledetección de recursos, metalogenia, geofísica, geoquímica, SIG (Sistemas de Información Geográfica) y de técnicas de modelización. “No hay que dormirse en los laureles, si bajáramos de nivel las consecuencias serían muy serias. Bruselas se está concienciando de ello y tiene previsto relanzar la investigación geológica, del tratamiento de los minerales, la metalurgia y la extracción”, señala Pär Weihed, de la Universidad Tecnológica de Luleå (Suecia), responsable de la sección de exploración de la Plataforma Tecnológica europea de Recursos Minerales Sostenibles(1).

Destaca que: “Aunque los recursos estén distribuidos de forma desigual, el nivel actual de extracción de la Unión Europea es demasiado bajo. El potencial geológico existe en varias regiones que no explotan lo suficiente sus tierras por razones legislativas o ecológicas. Ahora bien, dependemos del 80 al 100% de las importaciones de cobalto y de los elementos del grupo del platino, níquel e hierro mientras que existen yacimientos europeos que contienen estos metales”.

La extracción, poco rentable en los años ochenta y noventa, se tendría que replantear teniendo en cuenta la fulgurante subida de los precios. Pär Weihed prosigue: “Creo que nuestra cuota de mercado en la producción global podría pasar del 3 al 5-6%, lo que corresponde más con nuestro peso demográfico. La exploración moderna y la investigación geológica aumentarán la producción doméstica de todos los metales ferrosos y de base, así como de los metales preciosos”.

Nuevas tecnologías de exploración

En todo caso, ésta es la dirección mostrada por la Agenda Estratégica de la Plataforma Tecnológica, que tiene como prioridad las nuevas tecnologías de exploración que hagan posible la representación de los recursos en cuatro dimensiones. PROMINE, un proyecto multidisciplinario europeo, va a optimizar los datos de evaluación de los minerales para aumentar las capacidades de inversión de la industria.

La nueva generación de información geoló - gica estará almacenada en bases de datos de SIG en tres dimensiones. Los mapas geológicos actuales en dos dimensiones se harán redundantes en un futuro cercano. La representación geoló gica en 3D empezará por las regiones en las que exista ya suficiente información sub terránea, como las provincias mineras históricas.

Seguidamente, PROMINE tendría que modelizar en cuatro dimensiones esas regiones, integrando datos como su historia geológica que incluyan los sistemas hidrotermales, las zonas metalíferas, las deformaciones tectónicas, la hidrogeología, la geoquímica, el magnetismo, la gravedad, los seísmos, el electromagnetismo, la conductividad eléctrica natural y la radiactividad natural. Esta modelización representará la evolución geológica de estas provincias hasta unos 5.000 metros de profundidad, en una duración de varios centenares de millones de años. Servirá de guía para descubrir nuevos yacimientos, profundos y escondidos. El proyecto de 30 millones de euros estará financiado en un 50% por el Séptimo Programa Marco de investigación.

Este tipo de representación geográfica existe ya con el nombre de CEM (Common Earth Models) en Australia o en Canadá, países que siempre han apoyado la investigación geológica. En Europa, la cobertura integral en cuatro dimensiones tan sólo se terminará dentro de cuatro a cinco años por razones logísticas.

Delphine d’Hoop

  1. European Technology Platform for Sustainable Mineral Ressources (ETP-SMR), www.etpsmr.org

TOP

Para saber más

Su peso en minerales

¿Usted duda de la importancia de los recursos minerales en su vida? Pues bien, tome aproximadamente 730 toneladas de piedra, arena y grava, 30 toneladas de cemento, 15 toneladas de mineral de hierro, algo menos de sal, 9 toneladas de rocas fosfatadas, así como 9 toneladas de arcilla, 2,7 toneladas de bauxita (mineral de aluminio), 600 kilos de cobre, 420 kilos de plomo, 300 kilos de zinc y 50 kilos de oro. Añada unas 30 toneladas de minerales y metales diversos, y obtendrá el consumo estimado en minerales de un solo estadounidense a lo largo de toda su vida, es decir, 840 toneladas en total.

www.mii.org



TOP

Más información