Editorial

¿Caricaturas?

Michel Claessens
Michel ClaessensRedactor jefe

Muchos científicos recuerdan que las ciencias y los medios de comunicación no van a la par. La “mediaciencia”, esta ciencia mediatizada, con sus simplificaciones excesivas, exageraciones y errores no tendría mucho que ver con la “auténtica” ciencia y, en el mejor de los casos, se trataría de una caricatura…

Sin embargo, al situar las investigaciones dentro de un contexto, la “mediaciencia” contribuye a dar a la ciencia una imagen más completa, viva y humana, entre otras cosas, proyectando los focos de la actualidad sobre investigaciones en curso y expertos de estos campos.

Lo vemos en particular en el tema central de este número: el calentamiento climático. La “mediaciencia” aporta a los trabajos de los científicos lo que actualmente más les falta: una visibilidad pública y política. Sin mediatización y sin tratamiento “mediacientífico”, el IPCC (Panel Intergubernamental de expertos sobre el Cambio Climático) quizás no habría sido escuchado por los políticos. Su presidente actual, Rajendra Kumar Pachauri, lo ha reconocido explícitamente la página web SciDev (Red de Ciencias y Desarrollo) del pasado mes de junio, en la que se publicó su opinión: “En el transcurso de estos dos últimos años, los medios de comunicación han desempeñado un papel esencial en la sensibilización a gran escala sobre el cambio climático. Esto es muy positivo. Por lo tanto, se puede afirmar que los medios de comunicación han contribuido a hacer que la opinión pública apoye la adopción de medidas contra el cambio climático…”.

Todos los investigadores aspiran a que su trabajo no se quede en papel mojado y que aporte a la sociedad lo mejor, sin consecuencias negativas. La “mediaciencia” ofrece esta posibilidad a la comunidad científica.


TOP