Robótica para ayudar a las plantas a proliferar en entornos urbanos

Las ciudades abarrotadas no son el mejor lugar para que proliferen las plantas. Un equipo de investigadores financiados con fondos europeos emplea la robótica para que las plantas adapten automáticamente su morfología a los entornos urbanos. Así las ciudades podrían beneficiarse pronto de una infraestructura verde y robusta multiuso: desde la producción de alimentos hasta el control climático.

Countries
Countries
  Algeria
  Argentina
  Australia
  Austria
  Bangladesh
  Belarus
  Belgium
  Benin
  Bolivia
  Bosnia and Herzegovina
  Brazil
  Bulgaria
  Burkina Faso
  Cambodia
  Cameroon
  Canada
  Cape Verde
  Chile
  China
  Colombia
  Costa Rica
  Croatia
  Cyprus
  Czechia
  Denmark
  Ecuador
  Egypt
  Estonia
  Ethiopia
  Faroe Islands
  Finland
  France
  French Polynesia
  Georgia

Countries
Countries
  Algeria
  Argentina
  Australia
  Austria
  Bangladesh
  Belarus
  Belgium
  Benin
  Bolivia
  Bosnia and Herzegovina
  Brazil
  Bulgaria
  Burkina Faso
  Cambodia
  Cameroon
  Canada
  Cape Verde
  Chile
  China
  Colombia
  Costa Rica
  Croatia
  Cyprus
  Czechia
  Denmark
  Ecuador
  Egypt
  Estonia
  Ethiopia
  Faroe Islands
  Finland
  France
  French Polynesia
  Georgia


  Infocentre

Published: 13 July 2020  
Related theme(s) and subtheme(s)
Artificial intelligence
EnvironmentBiodiversity  |  Clean technology and recycling  |  Climate & global change  |  Health & environment  |  Sustainable development  |  Urban living
European Innovation Council (EIC) pilotEIC Pathfinder Pilot
Success stories in other languagesSpanish
Countries involved in the project described in the article
Austria  |  Denmark  |  Germany  |  Poland
Add to PDF "basket"

Robótica para ayudar a las plantas a proliferar en entornos urbanos

Image

© willyam #297885268, source:stock.adobe.com 2020

A estas alturas, todos sabemos que los robots son el futuro. De hecho, los robots y los sistemas robóticos ya están cambiando nuestra forma de trabajar y de conducir. Los científicos están incluso desarrollando abejas robóticas para ayudar a polinizar los cultivos. Pero, ¿qué hay de las plantas robóticas? Eso sí que parece algo sacado del último superventas de ciencia ficción.

Sin embargo, son precisamente lo que el proyecto financiado con fondos europeos flora robotica pretende hacer.

«Con más de la mitad de la población mundial viviendo actualmente en ciudades, la sociedad está perdiendo con rapidez el contacto con la naturaleza», afirma Heiko Hamann, catedrático de Robótica de servicios en la Universidad de Lübeck. «Pero incluso en entornos urbanos “no naturales”, las plantas podrían utilizarse para todo, desde la producción de alimentos hasta el control climático».

Por ejemplo, si se cultivaran las plantas en vertical en una pared interior, podrían ayudar a controlar la temperatura del edificio. Del mismo modo, si las plantas pudieran crecer en espacios pequeños (o incluso en zonas con una falta sustancial de luz solar), las ciudades podrían aprovechar todo el potencial de la agricultura urbana. «Por desgracia, las plantas naturales no están programadas para proliferar en estos tipos de entornos urbanos», comenta Hamann. «Por esa razón, hemos recurrido a la robótica».

Combinar tecnología con naturaleza

Al combinar tecnología y naturaleza, el proyecto flora robotica está construyendo un ecosistema híbrido en el que la robótica ayuda a las plantas a crecer automáticamente en los tamaños, formas y configuraciones no naturales que requieren los entornos urbanos. Según Hamann, el equipo ha identificado, creado y probado con éxito varios métodos de cultivo de plantas a escalas diferentes y con distintos niveles de precisión, lo que incluye una planta capaz de cubrir sola toda una pared.

Gracias a la integración de sensores y otras tecnologías inteligentes entre las plantas, los investigadores también están aprendiendo sobre la capacidad de estas para crecer en interiores. «Con la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, ahora podemos predecir cómo se comportará una planta en un entorno específico y, en función de eso, controlar su movimiento y su dirección de crecimiento», explica Hamann.

Cybertronica, uno de los socios industriales del proyecto, ya ha comercializado esta tecnología. Su aplicación permite a los usuarios detectar el bienestar de una planta y realizar los ajustes necesarios para mejorar la fotosíntesis. Hamann señala que, en el futuro, esta misma tecnología podría utilizarse para orquestar el movimiento de las hojas de una planta. «Al igual que con las persianas, podríamos controlar desde fuera la posición de las hojas para hacer que una pared verde sea transparente u opaca», añade.

El futuro es verde

Según Hamann, el futuro es verde y las tecnologías y los métodos desarrollados por el proyecto flora robotica representan un gran paso hacia ese futuro. «Los métodos desarrollados en este proyecto darán confianza a arquitectos y urbanistas para que incorporen plantas vivas a sus diseños», afirma. «Los ciudadanos también se beneficiarán, ya que la robótica regará automáticamente las plantas y se asegurará de que reciban suficiente luz solar».

Aunque el proyecto ya ha concluido, el trabajo continúa. El equipo de flora robotica no solo sigue desarrollando sus tecnologías, sino que también trabajan para presentar esta tecnología «en acción» con la construcción de una pared exterior a gran escala. La pared, que se cubrirá con plantas cultivadas mediante el sistema de flora robotica, puede exhibirse en ferias de arquitectura y otros eventos.

Detalles del proyecto

  • Acrónimo del proyecto: FLORA ROBOTICA
  • Participantes: Alemania (coordinador), Austria, Dinamarca y Polonia
  • Numéro de proyecto: 640959
  • Coste total: EUR  3 641 782
  • Aportación de la UE: EUR  3 641 781
  • Duración: De abril de 2015 a marzo de 2019

See also

 

Convert article(s) to PDF

No article selected




loading
Print Version
Share this article
See also
Más información sobre el proyecto FLORA ROBOTICA