Centro de investigación biomolecular europeo respalda el desarrollo de tratamientos para la COVID-19

Cuando la OMS declaró la pandemia de COVID-19, un proyecto de investigación financiada con fondos europeos aceptó el reto de inmediato. BioExcel, un centro líder de investigación biomolecular computacional de Europa, dio acceso prioritario a sus instalaciones de supercomputación y «software» de vanguardia. Esto ayudará a los investigadores e innovadores de Europa en la lucha contra el coronavirus.

Countries
Countries
  Algeria
  Argentina
  Australia
  Austria
  Bangladesh
  Belarus
  Belgium
  Benin
  Bolivia
  Bosnia and Herzegovina
  Brazil
  Bulgaria
  Burkina Faso
  Cambodia
  Cameroon
  Canada
  Cape Verde
  Chile
  China
  Colombia
  Costa Rica
  Croatia
  Cyprus
  Czechia
  Denmark
  Ecuador
  Egypt
  Estonia
  Ethiopia
  Faroe Islands
  Finland
  France
  French Polynesia
  Georgia

Countries
Countries
  Algeria
  Argentina
  Australia
  Austria
  Bangladesh
  Belarus
  Belgium
  Benin
  Bolivia
  Bosnia and Herzegovina
  Brazil
  Bulgaria
  Burkina Faso
  Cambodia
  Cameroon
  Canada
  Cape Verde
  Chile
  China
  Colombia
  Costa Rica
  Croatia
  Cyprus
  Czechia
  Denmark
  Ecuador
  Egypt
  Estonia
  Ethiopia
  Faroe Islands
  Finland
  France
  French Polynesia
  Georgia


  Infocentre

Published: 29 June 2020  
Related theme(s) and subtheme(s)
Health & life sciencesMajor diseases  |  Medical research  |  Molecular biology  |  Public health
Special CollectionsCoronavirus
Success storiesInformation society
Success stories in other languagesSpanish
Countries involved in the project described in the article
Germany  |  Netherlands  |  Spain  |  Sweden  |  United Kingdom
Add to PDF "basket"

Centro de investigación biomolecular europeo respalda el desarrollo de tratamientos para la COVID-19

Image

© kentoh #276922236, source:stock.adobe.com 2020

La actual pandemia de COVID-19 está teniendo un efecto devastador en la sociedad. Para superarla, las comunidades investigadoras deben tomar medidas coordinadas y compartir esfuerzos, conocimientos especializados y tecnologías. Esto es especialmente importante conforme Europa trabaja hacia el desarrollo de posibles tratamientos y vacunas para la enfermedad. «Tanto el sector público como el privado están realizando unos esfuerzos concertados ingentes para hacer frente a esta crisis», afirma Rossen Apostolov, director ejecutivo de BioExcel. «Sin duda, el descubrimiento de una vacuna o cura será de vital importancia para el control a largo plazo de la propagación del SARS-Cov-2, así como la de los patógenos relacionados».

Como uno de los centros para la investigación biomolecular computacional líderes en Europa, BioExcel desarrolla aplicaciones de software de vanguardia y presta ayuda experta en ámbitos como la modelización biomolecular integradora, simulaciones dinámicas moleculares, cálculos de energía libre y acoplamiento. Estos conocimientos especializados únicos y este paquete de aplicaciones hacen que el centro esté bien posicionado para responder rápidamente a una pandemia.

Cuando estalló la crisis de la COVID-19, BioExcel lanzó inmediatamente una serie de iniciativas de investigación para el SARS-CoV-2. En concreto, se establecieron numerosas colaboraciones, se amplió la ayuda a los usuarios y se proporcionó acceso prioritario a las instalaciones de supercomputación del centro. «La colaboración internacional es fundamental para hacer frente a este enorme desafío», añade Apostolov. «Si queremos tener éxito, necesitamos agrupar a la comunidad investigadora internacional».

BioExcel participa en numerosos proyectos en beneficio de la investigación de la COVID-19, algunos de los cuales se destacan a continuación.

Ampliación de la comprensión mediante simulaciones

HADDOCK, una de las aplicaciones de software básicas de BioExcel, es una herramienta esencial desarrollada por la Universidad de Utrecht y empleada por más de 17 000 investigadores de todo el mundo. Permite a los científicos el estudio de las interacciones complejas entre el virus y las proteínas humanas y la predicción de cómo las pequeñas moléculas atacan a las proteínas clave del virus.

«Estas simulaciones son fundamentales para nuestra comprensión de, por ejemplo, cómo bloquear la proteasa de la COVID-19, la enzima responsable de la descomposición de la cadena polipeptídica viral expresada en unidades funcionales», explica Alexandre Bonvin, desarrollador principal de HADDOCK.

El equipo de HADDOCK, con los recursos de computación de alto rendimiento disponibles a través de la Nube Europea de la Ciencia Abierta, cribó más de 2 000 fármacos aceptados contra la proteasa del SARS-CoV-2 en tan solo tres días. «Nuestra esperanza es identificar posibles inhibidores», añade Bonvin. «Los resultados iniciales han revelado compuestos interesantes, para algunos de los cuales ya se están realizando ensayos clínicos, lo que respalda la validez del método de cribaje».

RdRp como diana farmacológica ideal

Antes de que las vacunas estén disponibles, los antivíricos pueden utilizarse para detener la replicación vírica, minimizar los efectos sobre la salud y disminuir la propagación del virus. Los coronavirus dependen de una ARN replicasa (RdRp, por sus siglas en inglés), una enzima que crea cadenas largas de ácidos nucleicos para replicar su genoma viral de ARN. Debido a que los humanos carecen de dichas proteínas, la RdRp constituye una diana farmacológica ideal.

Por desgracia, de momento solo se han desarrollado un puñado de antivíricos contra los coronavirus, entre los que se incluyen el remdesivir, el favipiravir y el EIDD-2801. Sin embargo, debido a la naturaleza del SARS-CoV-2, puede que estos fármacos no sean efectivos. Ese es el motivo por el que HADDOCK realizó un segundo cribaje frente a la RdRp. «Los cócteles de fármacos aprobados que actúan con varias proteínas víricas pueden ofrecer una solución atractiva a corto plazo para combatir el virus mientras esperamos una vacuna eficaz», afirma Bonvin.

El papel de los superordenadores

BioExcel también está desarrollando y respaldando algunas de las herramientas más populares que los grupos de investigación utilizan para simular proteínas en superordenadores. «Los superordenadores ofrecen nuevas posibilidades para comprender cómo el SARS-CoV-2 se une e infecta a la célula, lo que nos ayuda a identificar candidatos antivíricos que puedan evitar el proceso», afirma Erik Lindahl, director científico de BioExcel. «Nuestras aplicaciones, como GROMACS, nos permiten utilizar centenares de miles procesadores informáticos al mismo tiempo para simulaciones extremadamente rápidas de sistemas biológicos».

Por ejemplo, socios del Instituto Max Planck, del Instituto de Investigación Biomédica y del Real Instituto de Tecnología KTH están usando simulaciones por superordenador para obtener la información estructural que falta y que es necesaria para comprender la forma de acción de un fármaco, predecir los efectos de las modificaciones químicas y diseñar mejores inhibidores.

«Solo mediante esfuerzos coordinados y colaboraciones estrechas entre el sector académico y el industrial seremos capaces de superar pandemias como la de la COVID-19», añade Lindahl. «Los centros como BioExcel desempeñan un papel vital al facilitar esta colaboración y crear los conocimientos especializados que necesitamos para tener éxito». El trabajo de BioExcel también ha proseguido en un proyecto de continuación, BioExcel-2, el cual está previsto que dure hasta diciembre de 2021.

Detalles del proyecto

  • Acrónimo del proyecto: BioExcel
  • Participantes: Suecia (coordinador), Alemania, los Países Bajos, España, el Reino Unido
  • Proyecto número: 675728
  • Costes totales:EUR 4 782 286,25
  • Aportación de la UE: EUR 4 782 286
  • Duración: De noviembre de 2015 a diciembre de 2018

See also

 

Convert article(s) to PDF

No article selected




loading
Print Version
Share this article
See also
Más información sobre BioExcel