AVISO JURÍDICO IMPORTANTE: La información que se ofrece en estas páginas está sujeta auna cláusula de exención de responsabilidadet d'une una declaración sobre derechos de autor
  Comisión Europea > Política Regional


Newsroom Newsroom Comisario Debate Temas Direccion General

Glosario | Busqueda | Dirección de contacto | Mailing lists
 
Inforegio/Panorama

La revista trimestral de los agentes del desarrollo regional

Indice
1 / 10

Entrevista : Konstantinos Hatzidakis

La política regional en el Parlamento Europeo

 

Konstantinos Hatzidakis
Konstantinos Hatzidakis, presidente de la Comisión del Parlamento Europeo encargada de política regional, transportes y turismo.

 

¿Cuáles son los mecanismos oficiales de intervención del Parlamento Europeo en la aplicación de la política regional comunitaria?

En lo que atañe a la adopción del Reglamento del FEDER, gozamos de la prerrogativa de codecisión. También ejercemos una importante influencia en la adopción del Reglamento general relativo a los Fondos Estructurales a través del procedimiento del dictamen conforme. Así pues, la inclusión de la iniciativa Urban ha sido en gran parte el resultado de la labor y de la presión del Parlamento. Lo he experimentado personalmente en la medida en que he sido uno de los dos ponentes en el procedimiento de adopción del Reglamento general.

Sin embargo, la función del Parlamento Europeo es aún más amplia, ya que, por un lado, tenemos una responsabilidad especial en materia de adopción del presupuesto y, por otro, nombramos a algunos de los miembros de la autoridad presupuestaria. También hemos adoptado con la Comisión un código de buenas prácticas que nos permite recibir toda la información sobre la aplicación del Reglamento general relativo a los Fondos Estructurales y sobre la ejecución de los programas.

En síntesis, tenemos cierta influencia en la aprobación del Reglamento y controlamos lo que ocurre posteriormente durante su aplicación mediante el seguimiento de la actividad de la Comisión.

Si bien la ayuda regional ha aumentado notablemente entre 1989 y 1999, el presupuesto permanecerá estable hasta el año 2006. ¿Cree Ud. que los 30 000 millones de euros aportados anualmente por los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión serán suficientes para el desarrollo de las regiones menos favorecidas?

Los Estados miembros y las regiones más pobres esperan como es natural una cantidad más importante.

Sin embargo, es obvio que la ayuda proporcionada por los Fondos Estructurales representa una contribución muy importante a la reducción del desfase entre ricos y pobres. El desafío más importante que se plantea a los beneficiarios de las ayudas europeas es la utilización eficaz de los fondos, sin mala gestión ni retraso en la aplicación de los programas.

Ud. participó en las dos conferencias de la Comisión sobre la gestión de los Fondos Estructurales. ¿Cree Ud. que el enfoque de gestión descentralizada propuesto contribuirá a una mayor eficacia de las medidas estructurales?

Creo que los mecanismos implantados por el Reglamento anterior eran demasiado complejos. Por este motivo hemos decidido con la Comisión que es preciso descentralizar. Para ser sincero, temo que el régimen de administración pública de algunos de los Estados miembros más pequeños resulte poco eficaz. No obstante, estamos en principio a favor de la simplificación, la descentralización y una mayor responsabilidad de los Estados miembros.

El Parlamento Europeo examina periódicamente la utilización de las ayudas regionales en los Estados miembros. ¿Cuáles son las conclusiones de esos exámenes?

La mayoría de los Estados miembros han presentado sus nuevos programas con retraso. Cuando adoptamos inicialmente el nuevo Reglamento, pensábamos que los programas se iniciarían a principios del año 2000. Algunos programas han sido aprobados por la Comisión, si bien parece ser en la práctica que no podrán iniciarse antes del comienzo del 2001. Aunque la situación no es catastrófica, es evidente que existe un problema de calendario.

La ampliación va a plantear una serie de desafíos considerables en materia de cohesión económica y social, ya que el desarrollo de muchos Estados candidatos sufre cierto retraso. ¿De qué manera va a influir este hecho en la política regional europea en el futuro?

Todo el mundo está a favor de la ampliación, como es natural. Es prematuro tomar postura sobre todos los aspectos de la ampliación, si bien nadie pone en tela de juicio el principio mismo de la ampliación de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, numerosos miembros del Parlamento han expresado su preocupación por las repercusiones negativas que podría tener la ampliación en los países beneficiarios del Fondo de Cohesión. Es evidente que la admisión de nuevos países en la Unión no debe realizarse en detrimento de las regiones más pobres de los Estados miembros actuales.

En calidad de presidente de la Comisión de política regional, soy miembro del grupo de trabajo sobre las repercusiones de la ampliación en la política de cohesión. El grupo está integrado por diez miembros entre los que figura la antigua comisaria, Sra. Wulf-Mathies. Aunque no constituye un grupo de reflexión oficial, este grupo de trabajo examina las distintas opciones de la política de cohesión después de la ampliación. Teniendo en cuenta la situación, está claro que el presupuesto de la cohesión comunitaria deberá incrementarse de aquí al año 2006. Sin embargo, no sería prudente esperar hasta el final de 2006 para decidir lo que se hará después. Por este motivo apruebo la iniciativa del Comisario Barnier de iniciar ya las conversaciones.

¿Cuál es la particularidad de la iniciativa Urban respecto a las demás medidas aplicadas en zonas urbanas o en zonas rurales?


Hemos recibido numerosas reacciones positivas de las regiones acerca de los programas Urban de 1994-1999, por lo que somos favorables a la ampliación de esta iniciativa, además de las otras medidas rurales y urbanas que ya se están aplicando.

Urban II es una de las cuatro iniciativas comunitarias para el período 2000-2006, siendo las demás Equal para la igualdad de oportunidades, Leader+ para el desarrollo rural e Interreg III para la cooperación transfronteriza. Al mismo tiempo, se incluirá en los programas de los Objetivos nos 1 y 2 una serie de medidas relativas a las zonas urbanas y rurales, si bien el planteamiento es distinto en cada caso.

Al debatirse las orientaciones de la iniciativa Urban para el período
2000-2006, acordamos con la Comisión limitarnos a programas concretos a fin de evitar la dispersión de las cantidades disponibles. Los objetivos de los nuevos programas Urban son bastante distintos de los de las medidas urbanas corrientes en la medida en que esos programas fomentan medidas nuevas e innovadoras destinadas a revitalizar las ciudades.




La política regional en el Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo cuenta con 17 comisiones parlamentarias encargadas de prepapar el trabajo de la asamblea, en el marco de sus competencias. Una de esas comisiones, integrada por 59 miembros y presidida por el diputado griego Konstantinos Hatzidakis, está encargada especialmente de política regional, transportes y turismo.

Esta comisión parlamentaria controla la gestión de los Fondos Estructurales, del Fondo de Cohesión y del nuevo Instrumento estructural de preadhesión (ISPA). En el año 2000, el Parlamento ha sido consultado por la Comisión Europea sobre las orientaciones relativas a las nuevas iniciativas comunitarias Interreg III (cooperación entre las regiones) y Urban II (desarrollo de zonas urbanas en crisis), y sobre distintos Reglamentos de aplicación de la normativa de los Fondos Estructurales en materia de información, control financiero y gastos.

 


 

Last modified on