Transformación de la recogida de residuos en Barcelona

Un nuevo edificio para la gestión de los residuos de la vía pública recogidos en el barrio de Sarrià-Sant Gervasi de Barcelona aporta beneficios a los 86 000 residentes locales de la zona y a la ciudad en su conjunto. Además de mejorar los servicios de recogida de residuos, la instalación de última generación permite un ahorro gracias a la eficiencia energética, reduce el consumo de agua e incluso proporciona un nuevo espacio urbano de esparcimiento para la comunidad.

Otras herramientas

  •  
  • Reducir texto  
  • Agrandar texto  
Excavación del sitio para la nueva instalación de gestión de residuos. © Ayuntamiento de Barcelona Excavación del sitio para la nueva instalación de gestión de residuos. © Ayuntamiento de Barcelona

" Este proyecto es un buen ejemplo de cómo afrontar el reto de reducir las emisiones de CO2 mediante la incorporación de este tipo de servicios al espacio urbano de una ciudad de forma agradable, sin causar molestias a los ciudadanos o dificultar la movilidad del tráfico urbano, sin ruidos ni olores; por el contrario, contribuye a convertir la ciudad en un lugar atractivo donde vivir, trabajar y disfrutar. "

Jordi Campillo, gerente de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Ayuntamiento de Barcelona

La nueva infraestructura municipal es subterránea y consta de dos plantas con una superficie total de 2 400 m2. La planta baja se utiliza para transferir y compactar las 15 toneladas de residuos que se recogen cada día en las calles, aceras, parques y plazas del distrito.

También dispone de un equipo geotérmico, aparcamientos para los camiones de limpieza viaria e instalaciones de carga para una flota de vehículos eléctricos. La planta superior contiene la sala de control, diversos almacenes y un aula para formación.

Servicios a la comunidad

Asimismo, el edificio cuenta con un «tejado ecológico» de 3 000 m2 en el que se han plantado árboles, flores y arbustos autóctonos, que se ha diseñado como parque urbano para las familias del barrio. El tejado incluye también un parque infantil, bancos y una fuente de agua potable.

El proyecto Torrent dels Maduixers genera amplios beneficios a la comunidad, ya que contribuye igualmente al objetivo estratégico de Barcelona de convertirse en una «ciudad compacta», una medida que la hará más sostenible en términos económicos y medioambientales. En la práctica, el proyecto es un paso adelante, ya que introduce diversas medidas de eficiencia energética y supone una reducción del consumo de recursos como el agua.

Construcción de un futuro más ecológico

El ahorro de energía se consigue gracias al sistema geotérmico del edificio, que se utiliza para el suministro de climatización y agua caliente. Además, la instalación de lucernarios ha permitido reducir la necesidad de iluminación eléctrica. El despliegue de 42 vehículos eficientes (entre los que se incluyen 24 vehículos eléctricos) reduce el consumo de combustibles fósiles. Al mismo tiempo, un sistema de recogida de aguas subterráneas ayuda a ahorrar en el uso de agua potable.

Debido a la ubicación del edificio, los equipos de recogida de residuos emplean ahora menos tiempo en llegar a su destino, lo que, a su vez, contribuye a mejorar la eficiencia y ofrece un mejor servicio a los residentes de la zona. La calidad del servicio ha mejorado también gracias a la reestructuración de las operaciones de limpieza viaria en todo el distrito.

Inversión total y financiación de la UE

La inversión total para el proyecto «Torrent dels Maduixers» asciende a 4 199 529 EUR, de los cuales 3 359 623 EUR corresponden a la dotación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la UE en el marco del programa operativo «Cataluña» para el periodo de programación 2007-2013.

Fecha provisional

12/10/2015