Tren de alta velocidad en Castilla y León

Con el fin de garantizar la continuidad de la línea de alta velocidad Madrid-Valladolid, se construirá una vía de tren de alta velocidad entre Venta de Baños, Palencia y León.

Otras herramientas

 

La línea de alta velocidad, de unos 93 km de longitud, también reforzará las conexiones con el norte y el noroeste de España y, más concretamente, las vías de acceso a León y Asturias. Los tiempos de viaje entre Madrid y León se reducirán en hasta unas dos horas en comparación con lo que se tarda con la línea convencional actual.

Primera fase: allanar el camino

La línea planificada, que forma parte de un importante de eje para la interoperabilidad ferroviaria de alta velocidad en la Península Ibérica, contará con doble vía electrificada en ancho internacional de la Unión Internacional de Ferrocarriles (UIC).

El proyecto se ha dividido en cuatro fases distintas, y solo la primera de ellas está cubierta por esta parte en concreto de los fondos. Esta fase se centra en las medidas para preparar la construcción, como: mover tierra, estructuras y túneles, garantizar el derecho de paso, construir interconexiones para garantizar la permeabilidad de las líneas con respecto a las calzadas y llevar a cabo las obras de desagüe pertinentes.

El proyecto global se ha dividido en ocho secciones: Grijota-Becerril Campos, Becerril Campos-Valle Retortillo, Valle Retortillo-Pozo Urama, Pozo Urama-Río Cea, Río Cea-Bercianos Real Camino, Bercianos Real Camino-Santas Martas, Santas Martas-N601 y, finalmente, N601-Palanquinos.

Un éxito por la vía rápida para Castilla y León

Los habitantes de las provincias que atraviese la nueva línea de alta velocidad se beneficiarán del proyecto a varios niveles.

Al reducir los tiempos de viaje entre Madrid y León de manera tan drástica, el proyecto contribuirá enormemente a reforzar la estructura socioeconómica de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Además, la línea quedará integrada en las ciudades de Palencia y León, lo que estimulará la reconversión urbanística de estas ciudades. El proyecto también tendrá un impacto significativo en la región en materia de empleo, con la creación de 1 847 puestos de trabajo directos durante la fase de implementación.

La seguridad del tráfico ferroviario también aumentará, gracias a la adopción de tecnologías avanzadas de gestión del tráfico y de sistemas de conducción automática de trenes.

Además, el proyecto contribuirá a la sostenibilidad medioambiental aumentando el atractivo del ferrocarril como medio de transporte y reduciendo de manera sustancial el consumo de combustible, las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación acústica y del aire, etc.

Fecha provisional

10/10/2011